Lunes, 23 Octubre 2017

ART. 18 - [VICIOS REDHIBITORIOS]
La aplicación de las disposiciones precedentes, no obsta a la subsistencia de la garantía legal por vicios redhibitorios. En caso de vicio redhibitorio:

a) A instancia del consumidor se aplicará de pleno derecho el artículo 2176 del Código Civil;

b) El artículo 2170 del Código Civil no podrá ser opuesto al consumidor.

 

REGLAMENTACIÓN DEL DECRETO 1798/94
Sin  reglamentar.

Jurisprudencia

18.1. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de Compraventa. Vicios de la Cosa. Defectos de Fabricación. Obligación de Reparar. Responsabilidad del Fabricante. Responsabilidad del Vendedor. Fundamentos.

 

“La   obligación  de  reparar  que  se  encuentra  en  cabeza  del fabricante   vendedor  de  un  producto,  tiene  sustento  en  el genérico  deber  de  garantía que le incumbe al lanzar al mercado su  producto,  deber  que,  en ultima instancia es una derivación del  Standard  de  buena  fe  que  consagra el art. 1198 CCIV. La cuestión  se encuentra hoy superada por ante las reglas claras de los  artículos 18 y 40 de la Ley 24240. No obstante, no es ocioso señalar  que una óptica basada en los arts. 2164 y siguientes del CCIV   podría   ya  servir  de  base  a  la  responsabilidad  del fabricante  vendedor  de productos elaborados. en efecto, el art. 2176  del  citado  código  acuerda al comprador que optare por la rescisión  del  contrato,  el  derecho  a  ser indemnizado de los daños  y  perjuicios  sufridos  "si  el  vendedor  conoce o debía conocer,  por  razón  de  su oficio o arte, los vicios o defectos ocultos  de  la  cosa  vendida, y no los manifestó al comprador". Explica  bien  Raymundo  m.  Salvat  ("tratado  de  derecho civil argentino"  -fuentes de las obligaciones-, 2º edición anotada por Arturo  Acuña  Anzorena,  Edit.  TEA,  Bs.  As., 1957, T.III, Nº 2364,  Pág.  466),  que la buena fe del vendedor se presume (Arg. art.  2362  código  civil),  pero el principio se invierte cuando por  razón  de  su  oficio o arte debía conocer la existencia del vicio.  según  el  autor  citado,  se  hubo admitido que la regla legal  no  solo  ha  de  aplicarse  al  fabricante directo de los artículos,  sino también al comerciante que los recibe de aquel y los  vende  al publico. Esa solución resulta ahora consagrada por el  art. 18 de la Ley 24240, en cuanto establece la aplicación de pleno  derecho  del  art.  2176  del código civil a instancia del consumidor  (CNCOM,  sala  c,  in  re  "Talleres  Llave  S.A.  c/ Furlanetto  S.A.  s/  Ordinario",  del  29/05/98),  así  como  la inoponibilidad  a  este del art. 2170 del mismo código. asimismo, la  regla consagrada en el art. 40 de la Ley 24240, ratificada en su  vigencia por la Ley 24999, no deja margen de duda en cuanto a la  solidaridad  de  todos  los sujetos allí mencionados respecto del  consumidor,  por los daños provenientes de vicios o defectos en los productos elaborados”.

 

“Hladij, Luís c/ Peugeot - Citroen Arg. SA s/ Ord”. Cámara Comercial: Sala C. Monti - Ojea Quintana - Caviglione Fraga. 19/09/08

 

 

18.2. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Responsabilidad Contractual. Contrato de Compraventa Comercial. Venta de Teléfono Celular. Línea Habilitada a Nombre de Tercero. Relación de Consumo. Ley 24240 y Provincial 2268.  Infracciones Previstas en la Ley. Omisión de Informar que el Aparato Celular Adquirido No era nuevo. Multa. Vicios Redhibitorios. Daño Material. Daño Moral

 

"Sin perjuicio de las adaptaciones que se desprenden de la existencia de una relación de consumo entre las partes (Ley 24240 y provincial 2268), rigen en la especie las normas relativas al cumplimiento de los contratos en general y de la compraventa en particular, en cuanto colocan en cabeza del cumplidor las acciones de cumplimiento, de resolución -más daños y perjuicios- o la "quanti minoris" a la que ocasionalmente puede adicionarse pretensión resarcitoria (arts. 1204, 2164, 2174 y ctes. cód.civ.), que se generan ante el incumplimiento total o parcial de la obligación principal del vendedor, descripta en el art.1409."

"Cabe destacar que se acciona contra el vendedor del teléfono celular, y no contra el prestador del servicio telefónico y que -por ende- son aplicables las normas citadas supra y las previstas por el art. 18 LDC en su remisión a la regulación de los vicios redhibitorios en el código civil."

"La acción de daños y perjuicios es siempre accesoria en materia contractual, ya sea de la acción de resolución o de cumplimiento, o bien puede ejercerse en los supuestos previstos en el art. 2174 si concurriesen los vicios descriptos en el art. 2164, ambos del código civil."

"En el caso que nos ocupa consta que la actora se sirvió, sin inconvenientes serios, del teléfono celular hasta que tomó conocimiento accidental de que la línea telefónica estaba a nombre de un tercero, debiendo realizar gestiones para obtener la rectificación de la titularidad."

"Si el perjuicio se infiere de habérsele vendido como nuevo un artefacto presumiblemente usado (no por mucho tiempo, ya que la habilitación de la línea databa de solo un par de meses anteriores a la compra) le cupo reclamar "quanti minoris", consistente en la restitución parcial de los $157 abonados."

"En ese entendimiento juzgo que las molestias y padecimientos invocados por la actora a partir de la toma de conocimiento de la condición de "usado" del aparato que adquirió como nuevo, no exceden las que normalmente ocasiona el trámite de cambio de titularidad de una línea telefónica."

"La habilitación de la línea a nombre de un tercero con dos meses de anticipación a la compra, no lleva a suponer su "desgaste" o deterioro por el uso de la cosa sino, meramente, la pre-existencia de una compra desistida o frustrada, que sólo pudo habilitar al reclamo estimatorio sobre el precio de venta ($157)."

"Los avatares suscitados por las pretensiones resarcitorias notoriamente excesivas de la actora, con posterioridad a la rectificación de la titularidad de la línea telefónica, deben considerarse excluidos del ámbito de resarcibilidad acotado por el art. 520, ya que no son consecuencias que "acostumbra a suceder según el curso natural y ordinario de las cosas" y que, por ende, puedan tomarse como consecuencia inmediata y necesaria del hecho invocado como dañoso."

 

"León Paola Del Carmen c/ Garbarino S.A. s/ daños y perjuicios" - Cámara Civil de Neuquén - 01/04/2008

 

 

18.3. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Daños y Perjuicios: Indemnización. Automotores. Privación de Uso. Improcedencia.  Responsabilidad  del  Tallerista.  Reparación  de Pieza  Defectuosa.  Aplicación  del  CCIV: 2164.  Improcedencia. Aplicación Ley 24240. Procedencia.

 

“Resulta improcedente responsabilizar al tallerista por los daños que habría sufrido el accionante como consecuencia del supuesto servicio defectuoso prestado por aquel en su automóvil que lo habría obligado a  interrumpir un viaje, cuando -como en el caso-, se tiene dicho que la obligación de garantía que asume todo  tallerista por las labores desempeñadas no pueden resultar sine die, ya que el periodo de un año y dos meses operado entre la prestación del servicio y la supuesta rotura de la pieza dañada excede largamente el termino   de garantía que razonablemente cabria fijar en casos como el presente -en el que no se aprecia la existencia   de un plazo convencional establecido-. Así, la postura del accionante en cuanto a que el daño invocado se  produjo dentro del plazo de garantía -por no ser aplicables al caso los preceptos contenidos en la Ley 24240 sino las normas del Código Civil relativas a los vicios redhibitorios- no puede prosperar. El tallerista no transmitió al actor el dominio, uso y goce de ninguna cosa -CCIV: 2164-, sino que se limito a reparar una pieza usada del motor de su vehiculo -sin siquiera haber sido el encargado de ensamblarla nuevamente en el motor- de manera que son efectivamente aplicables al caso, las disposiciones de la Ley de Defensa del Consumidor referidas a prestación de servicios”.

 

“Mesaglio, Julio c/ Del Torto SA s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala A. Miguez - Uzal - Kölliker Frers. 21/08/07

 

 

18.4. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Derecho Procesal Especial: Procesos de Conocimiento. Proceso Ordinario. Excepciones Previas. Admisibilidad (art. 347). Falta de Legitimación (inc. 3º). Improcedencia. Importador.  Productos  Elaborados. Responsabilidad. Teoría de la Cadena Ininterrumpida de Contratos.

 

“No procede la defensa de falta de acción opuesta por la codemandada importadora, distribuidora y única representante de los productos cuestionados, cuando el reclamo de los accionantes de reintegro de lo pagado   por ellos por encontrarse contaminados, halla sustento en el principio de responsabilidad fundada en la   cadena ininterrumpida de contratos y lo expresamente reglado por la Ley 24240, cuyo art. 18-a, habilita a aplicar la norma del CCIV: 2176”.

 

“Larche, Isabel c/ Inter-rep SRL s/ Ordinario. Camara Comercial: D. Bargallo - Vassallo – Dieuzeide”. 21/06/06

 

 

18.5.  DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de compraventa. Vicios de la cosa. Defectos de fabricación. Responsabilidad del fabricante.

 

“Cabe atribuir responsabilidad al fabricante de un producto, cuando como en la especie, guarda silencio ante el requerimiento cursado por carta documento por el comprador perjudicado quien adquirió un automotor con el fin de servir de medio de transporte a empleados y miembros de una empresa constructora, toda vez que es un producto defectuoso -piezas dañadas, cortocircuito, fallas eléctricas- atento no ofrecer la seguridad a la que una persona tiene legítimamente derecho, teniendo en cuenta inclusive todas las circunstancias:

a) la presentación del producto, y b) el uso que razonablemente pudiere hacerse del mismo y el momento en que es puesto en funcionamiento, conducta esta, que evidencia una inadmisible indiferencia al problema del adquirente afectado, en tanto retacea los deberes de reciproca colaboración y buena fe en el cumplimiento del contrato de compraventa. esto, resulta indudablemente contrario a la diligencia exigible a un profesional avezado en su actividad especializada, que hace presumir su competencia, por ello el CCIV: 2170, establece una presunción "iuris et de iure" universalmente admitida, por lo que no puede ser opuesto al consumidor, toda vez que en su condición de "profano", desconoce las complejidades técnicas del producto. en cambio pesa sobre el "productor" la obligación de resultado, de poner en el comercio los productos que elabora sin defectos ocultos, por lo cual debe, -sin excepciones- ser tratado como conocedor de estos, aunque en realidad los ignorara, siendo por tanto responsable por los daños ocasionados al consumidor (Ley 24240: 18), e inadmisible que el fabricante se excuse invocando que la garantía otorgada (Ley 24240: capitulo IV) cubre todo defecto constructivo o fallas de piezas que afecten su funcionalidad, con el acotado alcance de limitarse el cambio de piezas reconocidas como defectuosas por el constructor o su reparación sin asumir ninguna otra obligación”.

 

“Artemis Construcciones S.A. c/ Diyon S.A. y otro s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala A. Miguez - Peirano – Viale. 21/11/00

 

 

18.6.  DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de compraventa. Automotores. Resolución. Procedencia. Automotor. Adquirido con vicios. CCIV: 2176.

 

“Cabe hacer lugar a la demanda por resolución de un contrato de compraventa cuando como en la especie el vehiculo que adquirió el reclamante destinado a servir como medio de transporte a miembros y empleados de una empresa constructora para supervisar obras y visitar proveedores en varios puntos de esta ciudad y del gran Buenos Aires, presentaba vicios -fallas eléctricas que se detectaron inicialmente en el funcionamiento de la luz stop, con el posterior agravamiento de los problemas, lo que motivo que el vehiculo ingresara al taller y que ante la falta de respuesta se labrara acta de constatación notarial con intervención del jefe de esa área del concesionario, de manera tal que el producto que se entrego al damnificado no es fiable, ni tampoco apto para el cumplimiento de su destino, ni puede aseverarse que con su utilización no resultaran daños a la persona o bienes del consumidor o usuarios, rigiendo en forma imperativa, lo dispuesto por el CCIV: 2176 respecto de los vicios redhibitorios por emisión de la Ley 24240: 18. todo ello, sin perjuicio del deber de seguridad u obligación tacita de garantía emergente de la regla de buena fe, consagrada en el CCIV: 1198, que impone a los empresarios -como en este caso- el deber de no dañar a través de los productos y servicios provistos al consumidor, tanto a su persona como a los demás bienes”.

 

“Artemis Construcciones S.A. c/ Diyon S.A. y otro s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala A. Miguez - Peirano – Viale. 21/11/00

 

 

18.7. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Responsabilidad por daños (art. 40). Garantía del producto. Carácter legal y obligatorio. Modificación Ley 24999. Garantía por vicios redhibitorios (LCD: 18). Deber del empresario.

 

“La garantía voluntariamente otorgada por el fabricante de un producto -Capitulo IV de la Ley 24240-, es actualmente de carácter legal y obligatoria según modificación Ley 24999 (B.O. 30.7.98), lo cual no obsta a la subsistencia de la garantía legal por vicios redhibitorios (LCD: 18). Por ello resulta claro que la protección de los intereses económicos de los consumidores, comprende también que se garantice la calidad de los productos e inocuidad de los bienes y servicios que son provistos en el mercado. De allí, la necesidad de imponer al empresario, un estricto deber de asegurar la eficacia, calidad e idoneidad del bien o servicio, para el cumplimiento de la finalidad a la que están destinados de acuerdo con su naturaleza y características”.

 

“Artemis Construcciones S.A. c/ Diyon S.A. y otro s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala A. Miguez - Peirano – Viale. 21/11/00

 

Ver Jurisprudencia:

 Indice 

10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22   23  24  25  26  27  28  29  30  31  32  33  34  35 

36  37  38  39  40  41  42  43  44  45  46  47  48  49  50  51  52  53  54  55  56  57  58  59  60  61  62  63  64  65  66