Lunes, 23 Octubre 2017

ART. 37 - [INTERPRETACIÓN]
Sin perjuicio de la validez del contrato, se tendrán por no convenidas:

a) Las cláusulas que desnaturalicen las obligaciones o limiten la responsabilidad por daños;

b) Las cláusulas que importen renuncia o restricción de los derechos del consumidor o amplíen los derechos de la otra parte;

c) Las cláusulas que contengan cualquier precepto que imponga la inversión de la carga de la prueba en perjuicio del consumidor.

La interpretación del contrato se hará en el sentido más favorable para el consumidor. Cuando existan dudas sobre los alcances de su obligación, se estará a la que sea menos gravosa.

En caso en que el oferente viole el deber de buena fe en la etapa previa a la conclusión del contrato o en su celebración o transgreda el deber de información o la legislación de defensa de la competencia o de lealtad comercial, el consumidor tendrá derecho a demandar la nulidad del contrato o la de una o más cláusulas. Cuando el juez declare la nulidad parcial, simultáneamente integrará el contrato, si ello fuera necesario.

 

REGLAMENTACIÓN DEL DECRETO 1798/94
Se considerarán términos o cláusulas abusivas las que afecten inequitativamente al consumidor o usuario en el cotejo entre los derechos y obligaciones de ambas partes.

Jurisprudencia

37.1. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Derecho a la Salud. Empresa de medicina prepaga. Acción de Amparo. Procedencia. Provisión de medicamentos. Única terapéutica posible para menguar la dolencia severa e irreversible que porta el amparista –enfermedad de Darier o genodermatosis–. Cobertura de dosis diaria. Empresas o entidades destinadas a prestar servicios de medicina prepaga: Obligación de brindar asistencia médica integral a las personas asociadas con discapacidad. Contratos de Adhesión y de Consumo. Contratos regulados por la Ley 24.240


"Se alza la parte demandada contra la sentencia de fs. 185/193 que hizo lugar a la acción de amparo tramitada bajo las normas del proceso sumarísimo (art.321, inc.2º, del CPCC) y le ordenó garantizar la entrega al actor de la dosis diaria de Sufadiazina de plata Vitamina A Lidocaina de 400 grs. (Platsul A) sin que ello implique desatender el resto de las prestaciones que el tratamiento de su dolencia requiere."

"Se recuerda que la Ley 24.754 determina que las empresas o entidades destinadas a prestar servicios de medicina prepaga deberán cubrir en sus planes de cobertura médico asistencial, como mínimo, las mismas prestaciones obligatorias dispuestas para las obras sociales conforme lo establecido por las Leyes 23.660 y 23.661 y sus respectivas reglamentaciones, ya que entre sus obligaciones se encuentra -a modo de una especie de seguro- la de brindar asistencia médica integral a las personas asociadas con discapacidad (CSJN, Fallos 324:754)."

"Por lo demás, cabe añadir que los contratos de la naturaleza del que se analiza son regulados por la Ley 24.240, como también señala con acierto la Sra. Juez de grado. Se trata de típicos contratos de adhesión y de consumo, pues además que el asociado se limita a adherir a cláusulas predispuestas por la entidad, el servicio es prestado para un destinatario final, por lo que las disposiciones de esa normativa resultan plenamente aplicables al caso, como así también las pautas jurisprudenciales elaboradas a propósito de aquélla. De manera que entre todos los sentidos posibles, debe buscarse cuál de las interpretaciones favorece más al consumidor (arts. 3 y 37), que no es precisamente la que se indica en las quejas; más aun cuando está en juego en la especie la cobertura de prestaciones que devienen inexcusables y que tienden a remediar -en lo posible- la minusvalía que el amparista sufre."

"En efecto, no repara la agraviada que la provisión del medicamento se inserta en el marco de la única terapéutica posible para menguar la dolencia severa e irreversible que porta el amparista –enfermedad de Darier o genodermatosis- la cual afecta el 70% de su cuerpo y que consiste en la realización de curaciones asépticas diarias, que debe efectuar un profesional con aplicación del medicamento requerido de manera permanente, es decir, éste forma parte inescindible de la terapia requerida y se revela como indispensable para el suministro del tratamiento que de por vida deberá llevarse a cabo para siquiera aminorar los efectos de la queratinización tegumentaria que, con cronicidad, pone de manifiesto el padecimiento del afectado; en este aspecto y dados los ribetes particulares que el caso evidencia, mal podría afirmarse una utilización inadecuada o ineficiente del medicamento en cuestión como para exigir como indefectible -a los fines de resguardar la calidad de vida del demandante- esa normalización complementaria y subsidiaria que reclama."

 

“C. G., E. c/ Swiss Medical SA s/ amparo” – CNCIV – 06/08/2009

 

 

37.2. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Gastos de Conservación - Propiedad Horizontal - Administrador del Consorcio - Boleto de Compraventa - Relación de Consumo - Consorcio de Hecho - Prehorizontalidad - Venta de Inmuebles Fraccionados en Lotes - In Dubio Pro ConsumidorRendic Ión de Cuentas.

 

4.-Existe en el caso una relación de consumo dada entre la demandada -dueña del predio-, desarrolladora del complejo y vendedora de los lotes por boleto de compraventa, quien se ocupó todos los meses de afrontar gastos de conservación que luego liquidaba a los compradores, de modo que en caso de duda, la interpretación debe ser favorable a los actores. La Ley 26.361 dejó intacto el artículo 37 de la Ley 24.240 que dispone que en caso de duda debe aplicarse la regla ´in dubio pro consumidor´, regla que ha sido reiteradamente aplicada por la jurisprudencia en los supuestos en que la situación de duda se plantea, ya no en relación a la ley aplicable o a las cláusulas del contrato, sino también a la prueba de los presupuestos fácticos de la pretensión esgrimida por el consumidor. A su vez, el artículo 4 de la Ley 24.240, modificado por la Ley 26.361, dispone: ´El proveedor está obligado a suministrar al consumidor en forma cierta, clara y detallada todo lo relacionado con las características esenciales de los bienes y servicios que provee, y las condiciones de su comercialización. La información debe ser siempre gratuita para el consumidor y proporcionada con claridad necesaria que permita su comprensión´. Por lo expuesto, corresponde hacer lugar a la demanda por la cual los actores reclaman que se les rinda cuenta de lo gastado por el período determinado en la demanda..”. “.. A mayor abundamiento, señalo que en el caso hay una relación de consumo, aún bajo la redacción original del art. 1° de la Ley 24.240, de modo que, en caso de duda, la interpretación debe ser favorable a los actores. Dispone también esta legislación que "Cuando existan dudas sobre los alcances de su obligación, se estará a la que sea menos gravosa" (art. 37). La Ley 26.361 dejó intacto el artículo 37 de la Ley 24.240. La regla "in dubio pro consumidor" ha sido reiteradamente aplicada por la jurisprudencia en los supuestos en que la situación de duda se plantea, ya no en relación a la ley aplicable o a las cláusulas del contrato, sino también a la prueba de los presupuestos fácticos de la pretensión esgrimida por el consumidor.

 

“Gómez Hugo Néstor y otros c/ Magin S.A. s/ rendición de cuentas”. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. Sala:H. 13/05/09

 

 

37.3. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguros:   Disposiciones   Generales.   Celebración   (art.   1). Interpretación. Conducta de las partes. CCIV: 1198. Buena Fe.

 

“Cuando  en un contrato se trata de interpretar la conducta de los contrayentes   al   celebrarlo,   cobra   significación,   máxime tratándose   de  un  contrato  de  seguros  en  el  que  adquiere preeminencia  el  principio  de  ubérrima Bona Fide, el precepto del  CCIV: 1198, en cuya virtud los contratos deben interpretarse de  buena  fe  y  de  acuerdo  a  lo que las partes entendieron o pudieron  entender,  obrando con cuidado y previsión (CNCOM, Sala B,  8.4.03,  "Merchant  Bankers  asociados SA c/ Philco Argentina SA");  a  lo cual debe aditarse la previsión de la Ley de Defensa del  Consumidor: 37, en cuanto establece que la interpretación de los contratos se hará en el sentido más favorable al consumidor.”

 

“Araujo  Giménez,  Oscar c/ la Economía SA de Seguros Generales s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala E. Bargalló - Caviglione Fraga. 12/11/08

 

 

37.4. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de Adhesión. Autonomía de la voluntad. Límites. Cláusula de prórroga de jurisdicción. Provincia de Chubut como domicilio de las partes y de lugar de cumplimiento del contrato. Prórroga de jurisdicción. Cláusula abusiva. Nulidad. Violación al principio de la buena fé. Artículo 37 de la Ley 24.240. Restricción a los derechos del consumidor

 

"El contrato base de disputa en autos, conforme surge de la documentación reservada (Cfr. fs. 13 y vta. de dicha documentación) es un contrato instrumentado en un formulario, encuadrable arquetípicamente dentro de los denominados "contratos de adhesión" o contratos con cláusulas predispuestas o condiciones generales negociales, en terminología más propia (Cfr. REZZÓNICO, Juan Carlos, "Contratos con cláusulas predispuestas", Edit. Astrea, Bs. As., 1987)."

"En tal situación, la autonomía de las partes para pactar cláusulas en sus contratos tiene límites tangibles, legalmente establecidos. Uno de esos límites lo da el principio de la buena fe. Sólo los contratos que cumplen acabadamente con este principio puede ver mantenida la validez de sus cláusulas. En cambio, cuando se acredite la violación de este principio, la o las cláusulas que se demuestren violatorias de él serán anuladas."

"Y, verdaderamente, no parece que se haya respetado la dignidad del contratante más débil de la relación ni el estipulante haya cumplido con su deber de actuar de buena fe al imponer una cláusula cuyo única finalidad es tornar más dificultoso y oneroso que se le reclame a él por un incumplimiento suyo o por un daño que él causare a su cocontratante. No parece el summun de la buena fe una norma así. Un criterio contrario pecaría de candidez."

"En el caso que nos ocupa, no existe óbice alguno para que esta Sala analice el contenido del contrato, toda vez que lo que se cuestiona no son sus términos económicos, sino una cláusula accesoria al mismo, que establece una jurisdicción para actuar en justicia ante su incumplimiento, lo que aleja de este caso el fantasma de pretender revertir malos negocios en sede judicial. Y una cláusula de prórroga de la jurisdicción en un contrato como el de autos, donde ella no tiene otra función que atar las manos del actor o, al menos, dificultar su reclamo debe juzgarse gravosa y abusiva, desde el hontanar de la buena fe."

"La cláusula que se analiza aquí también vulnera el art. 37 inc. b) de la Ley 24.240. Dicha norma establece que "Sin perjuicio de la validez del contrato, se tendrán por no convenidas: a) Las cláusulas que desnaturalicen las obligaciones o limiten la responsabilidad por daños; b) Las cláusulas que importen renuncia o restricción de los derechos del consumidor o amplíen los derechos de la otra parte;- c) Las cláusulas que contengan cualquier precepto que imponga la inversión de la carga de la prueba en perjuicio del consumidor. La interpretación del contrato se hará en el sentido más favorable para el consumidor. Cuando existan dudas sobre los alcances de su obligación, se estará a la que sea menos gravosa...."

"Ello así, toda vez que la cláusula de prórroga restringe los derechos del consumidor limitando su acceso a la justicia en tutela de sus derechos (en igual sentido, Corte Suprema de Justicia de la Nación, 18/10/2006, "Plan Óvalo S.A. de Ahorro para Fines Determinados c. Giménez, Carmen Elida", en La Ley Online, dictamen de la Procuradora Fiscal subrogante que la Corte hiciera suyo)."

"Desde ya, en la especie, el excepcionante no ha acreditado tal extremo, máxime en el caso en el que tanto el domicilio de las partes en el juicio como el lugar de cumplimiento del contrato son en la Provincia del Chubut. De tal modo es este otro argumento para disponer la invalidez de tal cláusula y revocar la resolución apelada, que la convalida."

"No parece muy leal una cláusula impuesta en un contrato de adhesión con el sólo fin de restringir o dificultar las posibilidades del adherente de actuar en justicia en reclamo de sus derechos. Y dable es recordar que el excepcionante no ha esclarecido qué otro objetivo legítimo pudo tener la inclusión de tal cláusula en el contrato."

"Todos los fundamentos anteriores militan en pro de la declaración de nulidad parcial del contrato base de autos, debiendo tenerse por no escrita la cláusula de prórroga de la jurisdicción obrante en el contrato de adhesión de fs. 13 de la documentación reservada y debiendo revocarse la resolución de grado, motivo por el cual declárase la competencia del Juzgado Civil nº 1 de Trelew para entender en autos."

 

"H., M. N. c/ M., J. R. s/ Daños y Perjuicios" - Cámara de Apelaciones de Trelew (Chubut) - 20/06/2008

 

 

37.5. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de Locación. Defensa del Consumidor. Ley 24240. Servicio  de  Medicina  Prepaga.  Nulidad  de Cláusulas Abusivas. Improcedencia.  Aumento  de  Cuota  Mensual por Salto de Rango de Edad.  Ley  24240: 37 y 38. Aplicación de la Resolución 09/04 de Cláusulas Abusivas.

 

“Cabe  revocar  la  resolución de grado que dispuso que la empresa de  medicina  prepaga  demandada  deberá abstenerse de aplicar el aumento  de  la  cuota  mensual  correspondiente  a  la actora en virtud  de  la cláusula de salto de rango por edad incorporada en el  reglamento  a  partir  del  1  de  mayo  de 2004, y ordeno la restitución  de  los  importes  abonados  en  exceso  con mas sus intereses.  en  ese contexto, cabe aclarar que dicho convenio, en tanto  regula  una prestación de servicios asistenciales médicos, se  encuentra  comprendido  en  el ámbito de aplicación de la ley 24240  (CNCOM,  Sala  C,  in  re  "Revello  Llerena,  Ricardo  c/ Quilitas  Medica SA s/ sumarisimo", del 8.3.05; razón por la cual en  virtud  de lo establecido en los arts. 37 y 38 de la referida ley,  también  le  resulta  aplicable  la resolución 09/04 (en su anexo  i),  que  tiene  por  fin  vigilar  que  los  contratos de adhesión  o  similares  no  contengan  cláusulas  que  puedan ser consideradas  abusivas  en  los  términos del art. 37. sentado lo anterior,  cabe  discernir que la cláusula que permite el aumento de  las  cuotas a los afiliados al momento de cumplir determinada edad  no parece, en este caso donde no esta discutido que existía desde  el  momento mismo en que la actora contrato con la empresa demandada,  encuadrar  en  lo  que  la  normativa citada tilda de cláusula  abusiva.  véase  que:  a)  el  contrato  se celebro por tiempo  indeterminado,  lo que otorga al proveedor la facultad de modificarlo;  b)  el  cambio se halla expresamente previsto en el contrato;  c) la modificación es de carácter general pues no esta referida  a  un  consumidor  en  particular  sino a todos los que vayan  cumpliendo  las  edades  establecidas;  y  d) el cambio no altera  el  objeto  del  contrato  ni  importa  un desmedro en la calidad  del  servicio.  es  así  que  la cláusula en cuestión no desnaturaliza  las obligaciones de la demandada, la cual tiene la obligación  de  mantener  la prestación de sus servicios según lo convenido  inicialmente  (Ley  24240:  19)  y así fue en el caso, pues  ya se contaba con esta cláusula en el reglamento anterior y bajo  el  cual  contrato  la actora (ED. 1999) y no se soslayo el deber  especifico  de  información  (Ley  24240:  4)  en tanto se notifico  específicamente  la  modificación  del  reglamento a la beneficiaria  mediante  carta,  modificación  que se realizo para adaptar  la  cláusula  respectiva  a  la nueva normativa vigente; esto  es la resolución 09/04. y si bien no se desconoce que en el caso  de  duda  corresponde estar siempre a la interpretación mas favorable  para  el  consumidor (art. 3º Ley 24240), lo cierto es que  aquí  no  hay  duda  que  la cláusula no aparece prima facie abusiva  a  la  luz  de la normativa vigente, ni se ha probado en este  caso concreto la alteración de las condiciones establecidas inicialmente”.

 

“Sánchez, Susana c/ OMINT SA de Servicios s/ Sumarisimo”. Cámara Comercial: Sala B. Díaz Cordero - Bargallo. 30/05/08

 

 

37.6. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de Turismo. Contrato de Viaje. Cláusula Abusiva. No Convenida. Ley 24240: 37.

 

“El  contrato  de  consumo  es  aquel que celebran un proveedor de bienes  y  servicios  profesionales  y  un  adquirente  a  titulo oneroso  que  contrate  para  destinar  dichos bienes o servicios para  consumo  final  o beneficio propio o de su grupo familiar o social.  en  ese  marco, dicha definición se aplica al caso, pues se  trata  de  un  contrato  celebrado  por un matrimonio con una empresa  organizadora  de  viajes,  por  el cual esta se obliga a prestar  un  servicio  (la organización de un viaje) en beneficio de  los  contratantes a cambio de una suma de dinero (CFR. Borda, Alejandro  "el  contrato  celebrado  con  organizadores de viajes turísticos   es   un   contrato   de   consumo",  LL  2003-b-213. responsabilidad   civil   doctrinas  esenciales, VI,  979,  fallo comentado CNCOM, sala c, 20.9.02, "Fontanellaz, Marta c/ Furlong empresa  de  viajes").  Ubicado así el contrato -en el caso- como una  obligación  de consumo, es de aplicación lo dispuesto por la ley 24240: 37”.

 

“López,  Raúl  y Lucci, Norma c/ Viajes ATI SA Empresa de Viajes y Turismo s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala A. Kölliker Frers - Miguez - Uzal. 22/05/08

 

 

37.7. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguros: Seguro de Daños Patrimoniales. Automotores. Destrucción Total. Resolución SSN 20614.

 

“A  fin  de  establecer  la  configuración  del  riesgo  asegurado -destrucción  total-  debe comprobarse, según lo dispuesto por la resolución  SSN  20.614 -de cuya aplicación ninguna de las partes se  agravio,  sin  perjuicio  de  que  ante  la existencia de una cláusula  contractual  no autorizada por el organismo de control, correspondería  estar  a  la  que  resulte  mas ventajosa para el asegurado  (Ley 17418: 24, 25 y 28 y Ley 24240: 37)-, si el valor de  realización de los restos del vehiculo es inferior al 20% del precio  de  venta  del  automotor  en  condiciones normales en el mercado,  pues  solo  en ese caso, surgiría la responsabilidad de la aseguradora”.

 

“Zuchet,  Andrés c/ Federación Patronal Coop. de Seguros ltda. s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala E. Arecha - Sala - Ramírez. 10/03/08

 

 

37.8. DEFENSA DEL CONSMUMIDOR. Contratos  Bancarios.  Contrato  de Cuenta Corriente. Certificado de Saldo Deudor. Excepciones. Excepción de Inhabilidad de Titulo. Improcedencia. Ley 24240: 37. Improcedencia.

 

“Cabe  rechazar la excepción de inhabilidad de titulo opuesta a la ejecución  de  una constancia de saldo deudor en cuenta corriente que  cumple  con  los requisitos previstos por el CCOM: 793; toda vez  que,  si  bien alegan que se trataba de una cuenta corriente subsumible  en  la  Ley 25065: 42, de las constancias de la causa surge   que   no  solo  podría  ser  utilizada  para  operaciones concernientes,  exclusivamente,  a  tarjetas de crédito, sino que además  se incluían en ella otras prestaciones; asimismo, tampoco puede  invocarse  la Ley 24240, pues si  bien esta reconoce en el consumidor  su situación de debilidad estructural en el mercado y construye  un  sistema  de soluciones que lo eleva a una posición de  igualdad real y de seguridad jurídica a la hora de informarse sobre  los  productos  o servicios ofrecidos (Ley 24240: 4 y 37), ello  no  lo  excusa  de  actuar  y realizar las indagaciones con diligencia  pues  tiene el deber de informarse; en este contexto, no   se  advierte  que  la  excepcionante  hubiera  exteriorizado disconformidad  previa  con los resumenes de cuenta remitidos por el  banco  actor  en los términos del CCCOM: 793; por lo demás, la aplicación  del  principio consagrada por el art. 37 de la Ley de Defensa   del   Consumidor,   excede   ampliamente  el  marco  de conocimiento  del  proceso  ejecutivo;  por  cuanto no resulta el ámbito  procesal  para  analizar  la  validez  e  interpretar las estipulaciones contractuales”.

 

“HSBC Bank Argentina c/ Taiariol, Victor s/ Ejecutivo”. Cámara Comercial: Sala D. Vassallo - Dieuzeide - Heredia. 3/03/08

 
 

37.9. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de Turismo. Cláusula  Abusiva. No Convenida. Ley 24240: 37. Resolución 256/00  de la Secretaria de Turismo.

 

“Cabe  tener   por  no  convenida  la  cláusula  prevista  en  las condiciones  generales  de  un  contrato de servicios turísticos, según  la  cual "...una  vez  comenzado  el viaje, la suspensión, modificación  o  interrupción de servicios por parte del pasajero por  razones  personales  de  cualquier  índole,  no dará lugar a reclamo,   reembolso  o  devolución  alguna...";  toda  vez  que, teniendo  en  cuenta que  el contrato de viaje esta regido por lo dispuesto  por   la  Ley de Defensa del Consumidor", 24240, (Cfr. Lorenzetti, R.,  "tratado  de los contratos", Santa Fe, 2000.T.III, Pp.  199,  Nº   4;  borda,  a.,  "el  contrato celebrado con organizadores  de  viajes  turísticos es un contrato de consumo", ll  2003-b,213),  la  referida   cláusula  es constitutiva de una renuncia  o  restricción a   los  derechos  del  consumidor  que, en   la   especie,   y  de conformidad  con  la  Ley  24240:  37, no  puede  ser admitida pues desequilibra la justicia conmutativa pags.   206/207;  del  mismo autor, "tratamiento de las cláusulas abusivas   en   la  Ley  de  Defensa del Consumidor", rdpc, Nº 5, pags.  175/176;   y "principios  generales  de calificación de la cláusula  abusiva  en  la   Ley  24240",  ll  1994-c-920/921), ya que   ella   conduciría  a  establecer   a   favor  del  operador turístico  un  valladar  apto  para  impedir  la  restitución  de las    sumas que hubiera recibido de parte  de  un  pasajero, aun en  el  caso  de  que,  en  los  hechos, no las  hubiera aplicado efectivamente   para   el  pago  de  los  servicios  de   turismo contratados   ni  los tuviera que aplicar en el futuro por causa, precisamente,  de  la  suspensión,   modificación  o interrupción del  viaje  decidida por aquel por  motivos personales,  lo  cual constituiría  un inaceptable enriquecimiento sin  causa;  además, resulta  de  aplicación  la resolución 256, del 30.6.2000  de  la secretaria   de  turismo  de  la  presidencia  de la Nación,  que prevé   el   derecho   del  pasajero de desistir de los servicios contratados,    aun    cuando    estuvieren   en  firme,  con  la consiguiente   posibilidad   de   reembolso,  pero  teniendo  que soportar    el   descuento   de   gastos   mas   comisiones   que correspondieran según condiciones contractuales”.

 

“PLA Cardenas, Ramon c/ All Season SRL s/ Ordinario”.Cámara Comercial: Sala D. Heredia - Dieuzeide - Vassallo. 06/02/08

 

 

37.10. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de Tarjeta de Crédito. Resúmenes de Cuenta. Impugnación. Procedencia.   Resolución   Unilateral   Arbitraria.   Falta   de Intimación  Fehaciente.  Falta de Suficiencia en los Resúmenes de Cuenta. Cláusulas Abusivas.

 

“Resulta  procedente  la demanda incoada por un usuario de tarjeta de  crédito  contra  la administradora de ese sistema, a causa de la  aplicación  de  intereses  y  cargos  abusivos,  así  como la abrupta  ruptura  del  contrato por parte de la demandada sin una previa  intimación  fehaciente. la omisión de tal requerimiento y la  falta  de  respuesta  a  las observaciones que había hecho la adherente  en  punto a los intereses y cargos excesivos impuestos unilateralmente  y  sin  fundamento  (mediante  carta documento), torno  arbitraria  e intempestiva la ruptura del contrato. en ese sentido,  no  es  admisible  la  pretensión  de  la  accionada de atribuir  los  efectos  del  requerimiento dispuesto por el CCOM: 216  a  ciertas  indicaciones hechas en los estados de cuenta que remitía  a  la  actora.  Es  que, las expresiones insertas en los resúmenes   mensuales   no   hacían  previsible  la  interrupción sorpresiva  y,  al postre, perjudicial, del servicio de tarjeta de crédito.  Tales  expresiones  no  pueden tener el carácter de intimación  a  la  que  se refieren los arts. 1204 del CCIV y 216 del  CCOM,  ni  cabe asignarles los efectos anticipatorios de una resolución   contractual   en   ciernes,   como   esos  preceptos presuponen.  por  otro  lado,  tampoco  resultan inaplicables las cláusulas   del   contrato   que  facultaban  a  la  demandada  a rescindirlo  unilateralmente,  toda vez que resultan contrarias a las  previsiones  de la ley de defensa del consumidor (art. 37) y asimismo, de la propia ley de tarjeta de crédito (art. 14)”.

 

“Escudero  de  Yantoro, Monica c/ American Express Argentina SA s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala C. Monti - Ojea Quintana - Caviglione Fraga. 14/12/07

 

 

37.11. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Daños   y   Perjuicios: Responsabilidad  Contractual.  Contratos Bancarios. Cuenta Corriente. Debitos  Improcedentes. Gestión de Cobro de Cheque Librado Contra Banco  Extranjero.  Error  en  el  Trámite.  Error  del Courier o Corresponsal.  Responsabilidad del Banco. Cláusula de Exoneración de  Responsabilidad.  Inoponibilidad.  Aplicación  de  la  Ley de Defensa del Consumidor.

 

“Resulta  procedente  la demanda de daños y perjuicios incoada por un  cuentacorrentista  contra  una entidad bancaria, por el cobro de  cierta  suma  de dinero que le fuera incorrectamente debitada de  su  cuenta  corriente.  Ello  así, pues el banco demandado se había  obligado  a  gestionar el cobro de un cheque de la actora, librado  contra un Banco extranjero; en ese contexto, el courier, no  remitió  el valor al corresponsal del Banco accionado. pese a ello,   el   Banco  extranjero  igualmente  acredito  los  fondos correspondientes  al  cheque girado, pero le debito su importe al banco  accionado,  quien hizo lo mismo en la cuenta de la actora. el  error  en  la  concreción  de  la  operación fue imputable al courier  o a la corresponsal, no son eximentes de responsabilidad para  la  accionada;  el  argumento  consistente  en  que no debe responder  por  ellos  conforme  las  condiciones  del  contrato, resulta  inviable.  es  que,  desde el plano de las relaciones de consumo  (Cn:  43,  Ley  24240),  cabe  tener por no convenida la citada  cláusula  inherente  a  la exoneración de responsabilidad por  los  errores  del  corresponsal o courier contratados por la institución  bancaria.  la  Ley  24240:  37  establece  que no se tendrán  por  convenidas  las  cláusulas  que  desnaturalicen las obligaciones  o  limiten la responsabilidad por daños (inciso a). ello,   pues  se  trata  de  un  contrato  sometido  a  cláusulas predispuestas  fijadas  por  el  banco,  quien se ha reservado la exclusiva  facultad  de  redactar  las  condiciones generales del contrato.   la   especialidad  técnica  que  ostenta  la  entidad bancaria  (CCIV: 902) exigió que la demandada actuara de modo que las  cláusulas que predispuso no generaran un desequilibrio entre sus    derechos   y   obligaciones   y   los   de   su   cliente, desnaturalizando  el  mismo  contrato;  maxime teniendo en cuenta que esta percibió cierta comisión por el servicio prestado”.

 

“Varela, Viviana c/ Bankboston SA s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala C. Ojea Quintana - Monti - Caviglione Fraga. 6/11/07

 

 

37.12. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguros: Seguro  Colectivo  (arts. 153/5). Principios Generales. Beneficiario (art. 153). Cobertura.   Riesgo  de  Despido  Involuntario.  Rechazo.  Empleo Alternativo.  Aasantia Docente en una Universidad. Interpretación de  las Cláusulas. Principio de Buena Fe. Sueldo Mínimo. Reclamo. Cumplimiento Contractual. Procedencia.

 

“Resulta  procedente la demanda por cumplimiento de un contrato de seguro  colectivo  de  vida,  ante  el  rechazo  de  la cobertura pactada  por despido involuntario, toda vez que la aseguradora se negó  al pago de la suma asegurada con fundamento en que el actor poseia  otro  empleo  en  relación  de  dependencia,  el  cual se trataba  de  una  pasantita  como  docente  universitario, y según cierta  cláusula  contractual el actor debía hallarse desempleado sin  percibir  dinero alguno como contraprestación por su trabajo personal.  sin  embargo,  dicha cláusula debe entenderse a la luz del  principio  de  buena  fe  contractual  (CCIV:  1198),  y por tratarse   de  un  contrato  de  adhesión,  ha  de  evaluarse  la existencia  de  abusividad en el ejercicio de sus cláusulas y, en su  caso,  interpretarse  contra  el predisponente (Cn: 42, y Ley 24240:  37).  no  se  puede  escapar que las remuneraciones en el ejercicio  de  la  docencia  en  muchos  casos  son  virtualmente simbólicas  y  pesa  cualitativamente  mas  la  vocación  que las magras  remuneraciones  abonadas.  lo  cierto es que el principal ingreso  patrimonial  del  accionante,  que  era el que además le permitía  enmarcarse  en  la  calidad de "personas asegurables" y acceder  a  la cobertura, lo constituía el sueldo recibido por su labor  en  la  empresa  empleadora.  en  tales  condiciones,  sin desconocer  que como regla en materia de seguros la extensión del riesgo  debe  interpretarse literalmente, corresponde admitir una interpretación  mas  amplia  cuando,  si bien el asegurado poseía otro  empleo,  el dinero recibido como contraprestación por aquel no   representaba   ni  un  10% de los ingresos percibidos por la relación laborativa de la que fue despedido involuntariamente”.

 

“Klein, Walter c/ Zurich Argentina Cia. de Seguros s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala C. Ojea Quintana - Caviglione Fraga - Monti. 6/11/07

 

 

37.13. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Derecho Procesal: Competencia. Prorroga (art. 2). Improcedencia. Cláusula Abusiva.

 

“Del dictamen fiscal 116988: cabe  confirmar  la incompetencia declarada por el juez de grado, toda   vez   que,   la   cláusula   de  prorroga  de  competencia territorial,  inserta en un contrato de adhesión, en virtud de la cual  la  entidad  accionada  por  daños  y perjuicios en extraña jurisdicción,  planteo  solicitud  de inhibitoria, es abusiva, en los  términos  de  la Ley 24240: 37, ya que su existencia importa un  desequilibrio entre los derechos y obligaciones del adherente y  el predisponente, pues deja a elección única del accionante la opción  de  demandar ante los tribunales ordinarios de la capital federal;   y,  si  bien  en  otros  precedentes  se han rechazado excepciones  fundadas  en  tales argumentos, ello no es aplicable en   la   especie   y   corresponde   declarar   ineficaz   dicha estipulación,  atenta  la  distancia  advertida entre la sucursal del  banco  requirente  de  inhibitoria,  ubicada  en  una lejana localidad,  que  es  sede  de la operatoria del contrato base del reclamo y también de la ubicación del domicilio de la accionante”.

 

“Banco Piano SA s/ Diligencia Preliminar (inhibitoria)”. Cámara Comercial: Sala E. Ramírez - Sala - Arecha. 10/09/07

 

 

37.14. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguros: Denuncia del Siniestro. Contrato  de Adhesión. Libertad de Formas. Interpretación a Favor del Asegurado. CCIV: 902.

 

“La  libertad de formas a la cual recurrió la aseguradora en punto a  la  vía  utilizable   para denunciar el siniestro, mediante un contrato  con  cláusulas  predispuestas,  no  puede perjudicar al asegurado,  en  caso  de  mediar dudas sobre la suficiencia de un llamado  telefónico  para  dar por cumplido tal recaudo; ello así en  tanto  la  aseguradora  es un profesional en la materia (arg. CCIV:  902);  además  como  consumidor  que  es  el  tomador,  se arribaría a tal conclusión (arg. Ley 24240: 37)”.

 

“Argenpower SRL c/ Aon Risk Services Argentina SA s/ Ordinario”. Camara Comercial: Sala E. Sala - Arecha - Ramírez. 12/07/07

 

 

37.15. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguros: Seguro de Responsabilidad Civil (arts. 109/20). Alcance (Art. 109). Franquicia  Elevada.  Inoponibilidad  al Damnificado. Contrato de Concesión de Servicio Público.

 

“1  -  En  los  contratos  de  seguro  de responsabilidad civil de vehículos   automotores   destinados  al  transporte  publico  de pasajeros,  la  franquicia  como  limite  de cobertura -fijada en forma  obligatoria  por  la  autoridad de control de la actividad aseguradora  conforme  la resolución SSN 25429/97- no es oponible al damnificado (sea transportado o no). 2  -  Si bien la institución de la franquicia tiene -entre otras- la  finalidad  de  estimular  el  compromiso  del asegurado en la prevención  del  siniestro,  cuando su cuantía es irrazonable, al punto   de   privar   de   utilidad  al  servicio  asegurativo  y desnaturalizar  el objeto del seguro contratado, cabe decretar la nulidad  aun  cuando  no medie una especifica determinación legal en tal sentido. 3  -  Corresponde declarar la nulidad absoluta, parcial, de pleno derecho  de  la  cláusula  contenida  en el contrato de seguro de responsabilidad  civil  de  vehículos  automotores  destinados al transporte   publico   de  pasajeros,  en  cuanto  establece  una franquicia  cuantitativamente  irrazonable  que  desnaturaliza el vinculo  contractual  y  contraria el orden publico, la moral, la buena  fe,  perjudicando  la posición contractual del asegurado y de  los  terceros  damnificados.  Nulidad,  esta,  que  puede ser declarada  incluso  de oficio por configurarse una afectación del interés general y del orden económico social. 4  -  Puesto  que  al  contrato de seguro, por ser un contrato de consumo,  se  le  aplican  las  normas  de  la  Ley  24.240, cabe concluir  que,  habiendo  sido  declarada  la  nulidad absoluta y parcial  de la cláusula de franquicia contenida en el contrato de seguro   de   responsabilidad   civil  de  vehículos  automotores destinados    al    transporte    publico   de   pasajeros,   por considerársela    cuantitativamente    irrazonable,   corresponde aplicar  el  art.  37  in  fine  de  dicha  Ley, que establece la posibilidad  de  que  en estos casos el juez integre el contrato. por  lo  cual,  cabra  por  tener  por  desplazada la cláusula de franquicia  pactada  y  proceder  a la integración prudencial del contrato,  disponiéndose  que  el  asegurado  participara  en  el siniestro  con  un  10%  de  la   indemnización  que resulte de la sentencia  judicial,  incluyendo honorarios, costas e intereses a su  cargo,  en  tanto  no  supere  el  1% de la suma asegurada al momento del siniestro, por cada acontecimiento. (Revocado por la corte suprema, 13.5.08)”.

 

“Laquis, Luís c/ Línea 146 Copla s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala A. Uzal - Kölliker Frers - Miguez. 14/06/07

 

 

37.16. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguros: Cláusulas Abusivas. Reclamo. Oportunidad. Prueba.

 

“Si  bien  el  accionante  impugno  en su expresión de agravios la validez  de la cláusula contractual que exime a la aseguradora de pagar  la  indemnización,  cuando  el  valor  de  los  restos del vehiculo  supera  el 20% del valor de venta al publico al contado en  plaza  del  vehiculo  asegurado al momento del siniestro, por considerar  que  constituye una infracción a las exigencias de la buena  fe  contractual,  mas  sin  especificar  a que disposición aludía  y,  con  citas  doctrinarias  y jurisprudenciales también insuficientes  -en  virtud  de  que  si  en ellas la solución fue diversa  porque  los  hechos  también lo eran; sin embargo, ello no  fue  propuesto  a estudio del juez de grado lo cual impide su análisis   en  la  alzada;  y, pese a que conforme a lo dispuesto por  la  Ley  24240: 37, los jueces podrían declarar de oficio la nulidad  o ineficacia de las cláusulas que entendieran claramente abusivas  (Farina, J., "Defensa del Consumidor y del usuario", p. 386),   ello   no   procede  si  tal  circunstancia  no  ha  sido debidamente acreditada por el peticionante”.

 

“Carnevale,  Eduardo  c/  AGF  Allianz  Argentina  Cia.  de Seguro Generales SA s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala D. Vassallo - Dieuzeide – Heredia. 16/05/07

 

 

37.17. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguros: Contrato    de    Adhesión.   Seguros   de   Personas.   Cláusula Predispuesta.  Exclusión  de Cobertura por Pluralidad de Seguros. Desnaturalización  del  Contrato. Aplicación de la Ley 24240: 37. Supresión de la Cláusula.

 

“Celebrado  un  contrato  de seguro de accidentes personales, cabe tener   como   no escrita la cláusula del contrato que dispone la exclusión   de  la  cobertura  cuando el asegurado no denuncie la existencia   de   otro   seguro   del   mismo carácter. ello así, pues  dicha   cláusula  refleja  la  exigencia legal prevista por la  Ley  17418:  67,  mas  tal prescripción refiere a los seguros de   daños  patrimoniales,    que    no    participan    de    la naturaleza   no  resarcitoria   de   los  seguros de personas. En consecuencia,  desde  el   plano  de  las  relaciones de consumo, con  tutela  supra legal (CN:  43)  y  específicamente  en la Ley 24240,  cabe  tener  por  no convenida  la  citada  cláusula.  El articulo  37  de la ley citada provee   la   solución   al  caso, teniendo   en   cuenta  que  la interpretación  del  contrato  ha de   realizarse   en   el   sentido   mas  favorable    para   el consumidor.   ello,   pues   nos  hallamos  en presencia   de  un contrato  de  seguros  sometido  a  cláusulas predispuestas   fijadas   por   el asegurador -predisponente- que es  quien  se  ha  reservado  la  exclusiva  facultad de redactar las   condiciones    generales   del   contrato.  en  conclusión, corresponde  tener   por  no  escrita  la cláusula, aun cuando su texto  se  asimila  al   de   la  ley 17418: 67, toda vez que, su aplicación  en  materia  de  seguros  de vida desnaturalizaria el vinculo asegurativo”.

 

“Gutman, Beatriz c/ Caja de Seguros de Vida SA s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala C. Ojea Quintana - Monti. 13/04/07

 

 

37.18. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato  de  Garage.  Derechos  y  Obligaciones  de  las Partes. Cláusulas de Exoneración de la Responsabilidad. Playa  de  Estacionamiento de Supermercados. Aplicación de la Ley.

 

“Resulta  analógicamente  aplicable  lo previsto por la Ley 24240: 37-a  -que  establece   que   se   tendrán  por  no  establecidas las   condiciones   que   desnaturalicen   las   obligaciones   o limiten  la  responsabilidad    por    daños-   con   respecto  a los   carteles  indicativos  de  exoneración  de  responsabilidad ubicados  en  la  playa   de  estacionamiento  de un supermercado demandado,  ante  el  robo   de  un  automóvil.  ello  así,  pues el  objetivo  de  dichas  cláusulas   radica   en  fortalecer  la posición   de   la   empresa,  calculando   con   antelación  los riesgos   y   responsabilidades asumidos,  lo que implica agravar la  posición  del  consumidor  para  acceder   a   los   bienes y servicios   que   necesite.  La  inclusión  de  estas   cláusulas abusivas    no   lleva   necesariamente  implícita  una  conducta ilícita, pero si una manipulación del consumidor. (en  igual  sentido:  Sala  A,  27.11.07,  "Omega  Cooperativa de Seguros LTDA. S.A. c/ Carrefour Argentina S.A. s/ Ord.")”.

 

“Omega  Cooperativa  de Seguros LTDA. c/ Carrefour Argentina SA s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala A. Uzal - Miguez. 10/11/06

 

 

37.19. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Defensa del Consumidor: Interpretación. Contrato de Medicina Prepaga. Cláusulas Abusivas.

 

“El  carácter  conmutativo  del  contrato de medicina prepaga debe interpretarse  mediante  un  concepto relacional y dinámico, pues debe   proporcionarse   una  prestación   de   servicios  médicos relacionada  con  el precio pagado; sin embargo, en el planteo de la  relación  de  fuerzas en el contrato, quien tiene mayor poder de  negociación puede imponer a la otra sus condiciones, mediante una  modificación unilateral de las condiciones del contrato  que opere  la  traslación  de  riesgos sobre la parte mas débil en la contratación  por  medio  de cláusulas que se tornan abusivas, lo que  es  capaz de acarrear la nulidad parcial; pues las cláusulas que  desnaturalicen las obligaciones o limiten la responsabilidad por  daños deben tenerse por no convenidas (Ley 24240: 37-a), sin perjuicio  de  la  validez  del  contrato; además, cabe la licita modificación   unilateral   de  un  contrato  por  circunstancias sobrevivientes  extraordinarias  e  imprevisibles, fuera del alea normal,  que  hacen  excesivamente  onerosa  la prestación (CCIV: 1198),  ante  lo  cual la otra parte siempre tiene la facultad de plantear la revisión o la resolución del contrato”.

 

“Titiro,  Ricardo  c/  Sociedad Italiana de Benef. en Buenos Aires Htal. Italiano s/ Sumarisimo”. Cámara Comercial: Sala A. Kölliker Frers - Miguez - Uzal. 7/11/06

 

 

37.20. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contratos Innominados. Contrato  de  Medicina  Prepaga.  Derecho  de  Salud. Protección. Contrato  de  Larga Duración. Modificación de Limites.  Cláusulas Abusivas. Desconocimiento.

 

“Si  bien  el  derecho  a la salud es un derecho personalísimo que tiene  expreso  reconocimiento  y  posee jerarquía constitucional (v.  Constitución  Nacional: 75-22°; antes de la reforma de 1994, CN: 14-bis; pacto internacional de derechos económicos, sociales y  culturales:  12-ap.  1  y 2; declaración universal de derechos humanos:  25.1  y  la  declaración  americana  de  los derechos y deberes  del  hombre:  xi),  por  lo que las personas deben tener acceso  a  la  asistencia  y  a  los servicios médicos y, caso de enfermedad  o  accidente,  corresponde  al  estado velar para que ello  se  cumpla  (vease:  Stein,  Enrique,  "la  pertenencia  al sistema  de  medicina  prepaga",  ll  1999-b-936);  frente  a  la deficiente  acción   del estado en materia provisional en nuestro país,  los  contratos de medicina prepaga se han desarrollado con fuerza;  se hace un esfuerzo económico cuando se es joven, cuando se  tiene cierta solvencia económica o cuando se esta sano, a fin de  ser  compensado  cuando llegue la vejez, o cuando no se tenga dinero  o  se  carezca de salud; son contratos de larga duración, aleatorios,  pero  debe  serlo para las dos partes; por tanto, no es  admitida  una cláusula que neutralice el riesgo, lo excluya o lo  limite,  quedando el alea a cargo de una sola de las partes y en  tanto  la  otra  tiene  una certeza de ganar, pues importa la calificación  de  abusiva  (CCIV: 1071) y desnaturalizadora de la relación  (Ley  24240:  37-a),  y en consecuencia, la cláusula es nula”.

 

“Titiro,  Ricardo  c/  Sociedad Italiana de Benef. en Buenos Aires Htal. Italiano s/ Sumarisimo”. Cámara Comercial: Sala A. Kölliker Frers - Miguez – Uzal”. 7/11/06

 

 

37.21. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contratos Innominados. Contrato     de    Medicina    Prepaga.    Cláusulas    Abusivas. Desconocimiento. Modificación. Procedencia. Limites.

 

“El  desconocimiento,  en los términos de la Ley 24240: 37, de una cláusula  no  pactada  originariamente en un contrato de medicina prepaga,  no  implica preconizar la inmutabilidad absoluta de las prestaciones,   pues   sabido  es  que,  siendo  el  contrato  de prestación  de  servicios  médicos  de tracto sucesivo y dado que los  avances  tecnológicos  pueden determinar la incorporación de tratamientos  mas  complejos,  que exigen mayores erogaciones que las  previstas  al  comienzo  de  la  relación,  siempre cabra el ajuste   de  aranceles  de  acuerdo  a  la estratificación de los distintos  planes  de  servicios  y  de  acuerdo con la capacidad económica  de  los  adherentes;  mas,  cuando  se  trata  de  una cláusula  que impone a quienes arriban a cierta altura de su vida a  afrontar  un  acrecentamiento  sustancial y diferenciado de su cuota  al  margen de las condiciones de incrementos generales que son  propias  de  la  índole  de  las  prestaciones  y  que pesan parejamente  sobre  todos los afiliados, se trata de una cláusula discriminatoria  en  razón de la edad del adherente y no se puede pretender  fundarlo  en  la  mayor  utilización  del servicio por parte  del afiliado, resultando inaceptable, por cuanto supone un traslado  injustificado  de  riesgos,  que  ya  deben  haber sido previstos  estadísticamente  al efectuar la prospectiva económica del  contrato; por otro lado, dicho adicional pone al asociado en una   situación   inequitativa,   al  no  poder  contar  con  una prestación  de servicios de similar calidad en caso de rescindir, ya   que   si  los  requiere  de  otra  empresa,  tendrá  escasas posibilidades   de  ser  aceptado  por  su  edad ante la probable existencia  de  restricciones  de  ingreso,  y si fuera admitido, estaría  sujeto  al  periodo  de nueva relación contractual en la que  se  considerarían  situaciones preexistentes en desmedro del nuevo  afiliado  (CFR. "Medicus S.A. c/ Secretaria de Com. e Inv.", resolución  DNCI  39/96,  causa  3966/96, cncont. adm. fed., Sala II)”.

 

“Titiro,  Ricardo  c/  Sociedad Italiana de Benef. en Buenos Aires Htal. Italiano s/ Sumarisimo”. Camara Comercial: Sala A. Kölliker Frers - Miguez - Uzal.  7/11/06

 

 

37.22. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguros: Póliza. Interpretación (art. 11).

 

“La  redacción  de  la póliza de seguro debe ser clara (ley 17418: 11)  y,  en  caso  de  cláusula  contractual  ambigua,   debe ser interpretada  en  el sentido mas favorable al asegurado (CFR. Ley 24240:  37; Meilij - Barbato, "tratado de derecho de seguros", p. 30, editora Rosario, 1975)”.

 

“Angélica, Susana c/ Provincia Seguros SA s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala E. Sala - Ramírez - Arecha. 12/10/06

 
 

37.23. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguros: Seguro Colectivo (arts. 153/5). Incapacidad. Responsabilidad. Interés Asegurable. Siniestro. Configuración.

 

“ En el  contrato  de seguro de personas la definición contractual de  riesgo  cubierto  debe  ser   interpretada  literalmente;  el interés  asegurable  debe  ser determinado de manera precisa y el siniestro  se  configura recién cuando las consecuencias del daño se  producen en la persona del asegurado -en el caso de seguro de vida  e  incapacidad  total  y  permanente,  ante  la perdida del derecho  a  la  percepción  de  haberes  y  la  imposibilidad  de realizar   una  actividad  remunerada similar a la que realizaba- (Cfr. halperin  -  barbato, "seguros", cap. IV, Nº 52 A. P., Cap. VII Nº 2  y Cap. VIII Nº 1. pags. 386, 891 y 949, ed. 2001); estas pautas  hermenéuticas del contrato de seguro desplazan las pautas de  interpretación genérica previstas por la Ley 24240: 37-b, sin perjuicio  de  puntualizar  que la cláusula que precisa el riesgo no restringe los derechos del asegurado sino que los define”.

 

“Patiño Bonifacio, Ramón c/ Caja de Seguros SA s/ Ordinario”. Dieuzeide - Vassallo - Heredia.  11/10/06

 
 

37.24. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato  de Tarjeta  de Crédito. Derechos y Obligaciones de las Partes. Tarjeta adicional. Responsabilidad.   Deuda  del  Conjunto.  Cláusula  Abusiva. Inaplicabilidad.   Contrato   Anterior.   Validez. Autonomía de la Voluntad.

 

“No  cabe  calificar  de  abusiva en los términos de la Ley 24240: 37,  a  la  cláusula  de  un  contrato  de tarjeta de crédito que dispuso  que  todos  los  poseedores  de  las  tarjetas, tanto el titular  como  los  adicionales,  respondían  por  la  deuda  del conjunto,  cuando  ese  contrato se celebro diez años antes de la promulgación  y  publicación  de aquella Ley, por lo que no puede ser  cotejada  con  los parámetros fijados por ella; además no se advierte  que  la  convención  hubiere excedido los limites de la autonomía  de  la voluntad; tampoco por el mero hecho de tratarse de  un  contrato  de  adhesión  puede calificárselo como lesivo o abusivo;  por  tanto,  no  existe  merito  para calificar a dicha convención  en  tal  sentido;  pues,  la circunstancia de que una persona  asuma la obligación de un tercero, mas cuando interviene en  el mismo negocio jurídico,  no permite presumir una situación irregular;  maxime,  cuando  tanto en el derecho tradicional como en   las  modernas  formas  de  contratación,  existen  numerosos ejemplos  en  que  es  pactada  la  solidaridad  entre  dos o mas sujetos respecto de obligaciones determinadas”.

 

“Banco Francés SA c/ Semeria, Juan s/ Ordinario. Cámara Comercial: D. Vassallo - Dieuzeide - Heredia. 21/09/06

 
 

37.25. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguros: Seguro   de  Responsabilidad  Civil  (arts.  109/20). Sentencia. Franquicia.  Cláusula  Abusiva. Nulidad. Asegurador. Extensión de la Sentencia. Asegurado. Participación.

 

“Corresponde  declarar  la  nulidad  absoluta,  parcial,  de pleno derecho  de  la franquicia deducible estipulada en un contrato de seguro  tomado  por  una  empresa  de  transporte ferroviario, en tanto  se  trata de una franquicia irrazonable (u$s 300.000), que desnaturaliza   el  vinculo  contractual  y  contraria  el  orden publico,  la  moral,  la  buena  fe  y sus derivados, como ser la doctrina  del  acto propio, el ejercicio regular de los derechos, las  normas  legales  relativamente  imperativas,  los principios esenciales  que  informan  y gobiernan el derecho dispositivo, la finalidad  económica y jurídica del tipo contractual seleccionado por  las  partes, en tanto perjudican la posición contractual del asegurado  y  de  los  terceros  damnificados; y en consecuencia, procede  hacer  extensiva, la condena dispuesta, a la aseguradora citada  en  garantía,  con  participación  del  asegurado en cada siniestro  de  un  10%  de  la  indemnización  que  resulte de la sentencia  judicial,  incluyendo honorarios, costas e intereses a su  cargo,  en  tanto  no  supere  el  1% de la suma asegurada al momento del siniestro, por cada acontecimiento (Ley 24240: 37)”.

 

“Barreiro,  Jorge c/ Transportes Metropolitanos Belgrano Sur SA s/ Ordinario. (ja 13.9.06). Cámara Comercial: A. Miguez - Kölliker Frers - Uzal. 20/07/06

 
 

37.26. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguros: Seguro Colectivo (arts. 153/5). Incapacidad. Denuncia  al  Empleador.  Cláusula  Expresa. Alcances. ls 48.

 

“Aun  cuando  en  un  contrato  de  seguro de vida colectivo no se hubiese   convenido   específicamente  que  la  denuncia ante  el empleador  surtiría los mismos efectos que la estipulada en la ls 48,   no   puede  mas  que  otorgársele  dicho  sentido,  cuando, expresamente,  se  estableció que la denuncia del siniestro debía hacerse   por  intermedio  del  empleador,  quien  debería  luego derivarla  a  la  aseguradora;  pues  en  caso  de duda sobre los alcances  de  las cláusulas contractuales, su interpretación debe hacerse del  modo  que  sea mas favorable para el consumidor (Ley 24240:  37) ya que en este tipo de contratos rigen los principios contemplados en la Ley de Defensa del Consumidor.

 

“Flores, Esteban c/ Caja de Seguros SA s/ Ordinario. Cámara Comercial: A. Vassallo - Dieuzeide - Miguez.  2/05/06

 
 

37.27. DEFENSA DEL CONSUMIDOR Derecho Procesal: Competencia. Prorroga (art. 2). Improcedencia.  Contrato  de  tarjeta  de  crédito.  Ley  25065. Aplicación. Fecha cierta. Omisión.

 

“Cabe  admitir  la  excepción  de  incompetencia  formulada por la accionada,  con  fundamento en las disposiciones de la Ley 25065: 14-I  -en  cuanto dispone que las cláusulas que importen prorroga a  la  jurisdicción  establecida  en  la  norma  antes citada son nulas-,  toda vez que no obstante la inexistencia de fecha cierta o  expresa  en  el  contrato,  que  permita  concluir  cuando fue efectivamente  suscripto  por  las  partes,  y  por  tanto, si se encuentra   alcanzado   por  aquella  norma,  sin  embargo,  cabe considerar  que  por  tratarse  de  un  contrato por adhesión, la falta  de  fecha  en  el convenio permite la aplicación de la Ley 25065,  conforme  lo  establecido  por  la  Ley  24240:  37 en el sentido  de  que la interpretación del contrato debe ajustarse en el  sentido mas favorable al consumidor y, con ello, concluir que la  jurisdicción  competente  para  entender  en  el  objeto  del litigio es aquella que corresponde al domicilio del accionado.

 

“HSBC Bank Argentina S.A. c/ Grassi, Leonardo s/ Ordinario. Cámara Comercial: D. Cuartero – Bargallo”. 24/02/06

 
 

37.28. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de Tarjeta de Crédito. Interpretación. Fecha   del  Contrato.  Omisión. Interpretación  a Favor  del Consumidor.

 

“Si  un  contrato  de  tarjeta de crédito carece de fecha cierta o expresa  y  en virtud de ello al no poder determinarse cuando fue efectivamente  suscripto  por  las partes, no puede precisarse si se  encuentra  alcanzado  por  la Ley 25065 o no, cabe considerar que  en el marco de contratos de adhesión la falta de fecha en el convenio  permite  la  aplicación  de  la  norma  que resulta mas favorable  al  consumidor,  conforme  a lo establecido por la Ley 24240:  37,  esto es -en el caso-, la Ley 25065 que en materia de competencia   -tema   aquí   cuestionado-,   establece   que   la jurisdicción  competente  para  entender en el objeto del litigio es aquella que corresponde al domicilio del accionado”.

 

“HSBC Bank Argentina S.a. c/ Grassi, Leonardo s/ Ordinario”. Cámara Comercial: D. Cuartero - Bargallo. 24/02/06

 

 

37.29. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de compraventa. Automotores. Círculos cerrados. Cuota. Reintegro.  Renuncia.  Sanción.  Improcedencia.  Modelo  pactado. Modificación. Abuso.

 

“El  suscriptor  de  un  plan  de ahorro para la adquisición de un automóvil  que  renuncio  al  plan,  consecuencia  de  haber sido discontinuada  por  la Terminal la fabricación del modelo pactado originariamente  y sustituido por otro, tiene derecho a que se le reintegre  la  cantidad  de  cuotas pagadas al valor de la ultima abonada,  con  mas  los  intereses  desde  el día en que requirió fehacientemente  el  reintegro  de  esas  cuotas hasta el día del efectivo  pago  de  acuerdo a la tasa que percibe el Banco Nación en  sus operaciones comunes de descuento a 30 días (Cfr cncom. En pleno,  "S.A.  la  razón", 27.10.94); ello así pues, el cambio de modelo,  importo  una  modificación significativa del valor de la cuota,  ya  que  entre  uno y otro modelo existe una considerable diferencia  de precio y, en cuanto a la cláusula penal que impone sanciones  a  los  ahorristas  en caso de deserción, destinadas a paliar  la  incidencia  negativa  de  tal  decisión  respecto del normal  cumplimiento  de  los  planes,  y que regula el importe y modo  de  reintegro de  las cuotas, consistente usualmente en una quita  en la devolución de la cuota, carece aquí de justificación y  por  tanto  resulta invalida, en los términos de la Ley 24240: 37-b)  y sus modificaciones reglamentadas por el decreto 1798/94, pues  tal  renuncia  fue motivada por la decisión de discontinuar la  fabricación  del modelo objeto del contrato y sustituirlo por otro  que  implico  una  significativa modificación del precio de lista.

 

Voto del Dr. Vassallo:

La  conducta  de  la administradora del plan puede ser calificada de  abusiva,  lo  cual  corrobora  la conclusión precedente, y de ello  se  deriva  que  quien  así  procedió  deberá  resarcir  al perjudicado  por  tal  inconducta por los daños que eventualmente hubiera  padecido  (CCIV:  1071 y 1109); pues, en estos contratos cabe  tener  en  cuenta que, el interés individual queda relegado por  el del conjunto; que por la evolución propia del mercado, es necesario   que   las   terminales  automotrices  actualicen  sus modelos,  con  el  objeto  de  no  perder  terreno  frente  a sus competidores;  ello  genera  que,  en  un  contrato que prevé una vigencia  prolongada, deba preverse como contingencia probable el eventual  cambio  del  modelo  ofertado  inicialmente  y hasta su discontinuidad,  por  lo que deben fijarse reglas que aseguren la continuidad  del  vinculo  sin  que  ello  importe una afectación sustancial  de  los  derechos  de  alguna  de  las partes; en tal contexto,  imponer  a  los  adherentes del plan un vehiculo de un notorio  mayor  costo  fundado  en  un  hecho  que  les es ajeno, constituye   un  abuso  que  no  puede  ser  convalidado  por  la justicia;  así, es razonable admitir que tal situación constituye una  causal  de separación del grupo, aunque sin desmedro para el excluido,   y  que  justifica  el  resarcimiento  por  los  daños ocasionados;   mas,   ante  la  ausencia  de  prueba  de  mayores perjuicios,  es  pertinente  imponer a la accionada la obligación de  restituir  las  sumas abonadas en concepto de cuotas, con mas sus intereses, según lo dispuesto.

 

“Molina,  Claudio c/ Circulo de Inversores SA de Ahorro para fines determinados s/ Ordinario”. (ll 3.3.06, f. 110100; JA 24.5.06). Cámara comercial: A. Miguez - Vassallo – Dieuzeide. 15/11/05

 
 

37.30. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de Prenda. Prenda con Registro. Ejecución Prendaría. Reclamo.  Saldo   Impago.  Gastos de Seguros. Inclusión. Cláusula Abusiva. Ley 24240: 37. Improcedencia.

 

“Cabe  desestimar  la  impugnación  efectuada  por  el  ejecutado, respecto  del  reclamo  de  los gastos en concepto de seguros del vehiculo  y  de  vida, con fundamento en que la obligatoriedad de su  contratación  comporto una cláusula leonina y abusiva, en los términos  de  la  Ley 24240: 37, toda vez que, si la garantía del préstamo  dinerario  que  se ejecuta era un automotor, no resulta irrazonable   la   exigencia   de  contratación  del  seguro  del vehiculo,  así  como  tampoco la contratación del seguro de vida, con  el  que  la  entidad  financiera  ejecutante, pudo pretender evitar  el  riesgo  de  una  eventual  muerte  de  su deudor y la imposibilidad  de  cobrar el saldo de lo prometido; y, si bien no pudo  discutir  su  procedencia  por  tratarse  de un contrato de adhesión,   tampoco  demostró  que  los  seguros  no  hayan  sido atendidos  o  que la contratación con otra aseguradora o mediante otra  modalidad  hubieran  significado  menores  costos o mayores prestaciones;  en  atención  a ello y a que, contractualmente, se previo  que la deudora cargaría con los costos de los seguros, la solución a que se arribo es la adecuada”.

 

“Toyota  Credit  Argentina  S.A.  c/ Salsini,  Valeria s/ Ejecución Prendaria. Cámara Comercial: E. Sala - Arecha - Ramírez.  6/10/05

 

 

37.31. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguro:   Moneda  del  Contrato.  Prestaciones  Dinerarias  entre Particulares. Riesgo Asumido por la Aseguradora.

 

“La  póliza  del  expediente  indica  que  la  obligación de autos existe   con   anterioridad  al  dictado  de  la  legislación  de emergencia.  Ha  dicho  al  respecto el Tribunal que la Ley 25561 declaró  la  emergencia  pública  en  materia  social, económica, administrativa,  financiera  y  cambiaria (art.1) y dio las bases en  el capítulo III del título IV para la reestructuración de las obligaciones  originadas  en los contratos entre particulares, no vinculadas  al  sistema  financiero.  Si  bien  el artículo 11 de dicha  norma  -modificado  por  el  artículo  3  de la Ley 25820- atinentes  a  prestaciones dinerarias existentes al 6 de enero de 2002,  originadas  en  contratos  celebrados  entre particulares, dispone  que la obligación será cancelada en pesos, a la relación de  cambio  "un dólar estadounidense igual a un peso", resultando aplicable   la  normativa  vigente  en  cuanto  al  CER,  también establece  que  los  jueces llamados a entender en los conflictos que  pudieran  suscitarse deberán arbitrar las medidas tendientes a  preservar  la relación contractual de modo equitativo para las partes.  (Causa 7605, del 23/3/04). Teniendo en cuenta el tipo de seguro  de  que  aquí  se  trata,  el único modo de resguardar el derecho  de  la  actora  al  mantenimiento  del valor del capital asegurado,  (y en función de la interpretación que cabe asignar a los  contratos  de acuerdo con lo dispuesto por el artículo 37 de la  Ley  24240)  consiste  en  respetar  la  moneda pactada en el contrato   original.   Ha   dicho  también  el  Tribunal  que  el asegurador  no  puede ampararse en una suerte de imprevisión ante la   emergencia   para  abstenerse  de  cumplir  un  contrato  de naturaleza  aleatoria,  cuando la causa de la excesiva onerosidad está  insita  en el riesgo propio del contrato y debió haber sido contemplada  en  las previsiones técnicas de quien se desenvuelve profesionalmente  en  la  materia  de  seguros  (causas 5886, del 13/7/04 y 6616, del 25/11/04, entre otras)”.

 

“Boti  Oscar  Guillermo c/ Alico Compañía de Seguros SA s/ Proceso de Conocimiento”. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal – Sala 1. Dr.  Francisco  de  la Carreras - Dr. Martín Diego Farrell – Dra. María Susana Najurieta. 26/04/05

 

 

37.32. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguros: Seguro Colectivo (arts. 153/5). Principios Generales. Cobertura  y  cláusula  de exclusión. Interpretación. Contrato de adhesión.

 

“Si  en  un  contrato de seguro de vida colectivo que cubre, entre otros  rubros,  el  riesgo  de incapacidad total y permanente por accidente  o  enfermedad,  la cláusula referida a los alcances de esa  invalidez  total  o  permanente,  establece  directivas  que acotan  el  riesgo  cubierto, esa cláusula exige una inteligencia acorde  con  los  principios  disponibles  que  rigen  la materia contractual  en  supuestos  de  contratos por adhesión a formulas predispuestas  por  una  de  las  partes y, debe interpretarse en favor  de  la  otra  parte  -no  predisponerte-,  excluyendo  las estipulaciones  que  cabe considerar ineficaces conforme a la ley (CCIV: 1198 y Ley 24240: 37).

 

“García,  Ricardo  c/  Aseguradora Industriales S.A. Cia. de Seguros s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala D. Monti - Cuartero - Díaz Cordero (sala integrada). 2/11/04

 

 

37.33. DEFENSA DEL CONSUMIDOR  Contratos Bancarios. Condiciones. Modificación. Improcedencia.

 

“Cabe  rechazar  la demanda promovida contra una entidad bancaria, a  fin  de  que  se  modifique  el  plazo  de  amortización de un préstamo  garantizado  con  hipoteca,  que el accionante solicito con  un  plazo  de  360  cuotas y en la escritura constitutiva se fijo  en  240  cuotas;  toda  vez que, en el acto escriturario el peticionante  callo  su  disconformidad  y consintió expresamente los  términos  en  que  se  concedió  el préstamo al percibir los fondos  que  constituían  el principio de ejecución del contrato; no  pudiendo  alegar  publicidad  engañosa,  pues  la  propaganda efectuada  por  el  banco  hacia  referencia  al  otorgamiento de créditos  de  hasta  360  cuotas,  lo  que no significaba que ese plazo  fuera  vinculante  y su propuesta efectuada a través de la solicitud  podía  ser  aceptada  o  no  por  aquella  entidad; ni tampoco  resulta  aplicable  lo  previsto en la Ley 24240: 37, ya que  el  contrato  de  mutuo  se  celebro  conjuntamente  con  la constitución  del  gravamen, concediéndose el préstamo dentro del plazo   de  360  cuotas  anunciado  y  se  cumplió,  en  el  acto escriturario,  con el deber de información al dar integra lectura al  texto de lo que se llevo a la calidad de instrumento publico; además,  si lo que se pretende es la nulidad del acto por haberse incurrido   en   falsedad   ideológica,   debió   procederse   de conformidad  con  lo  previsto  por  el  código civil respecto de estos instrumentos.

 

“Capon, Diego c/ Banco francés S.A. s/ Sumario”. Cámara Comercial: Sala E. Guerrero - Ramírez - Arecha. 9/06/04

 

 

37.34. DEFENSA DEL CONSUMIDOR Derecho  Bancario y Financiero: Banco. Responsabilidad del Banco. Cuenta Corriente. Cierre. Aviso Previo. Omisión.

 

“Si  bien  el  requisito  de previo aviso en caso de cierre de  la cuenta   corriente  bancaria,  por  exigencia  del  banco  o  del cliente,  es  facultativo (CCOM: 792), esa facultad es para ambas partes,  por  lo  que su ejercicio debe llevarse a cabo de manera que   su   resultado  no  atribuyera  a  una  de  las  partes  la prerrogativa  de  desvincularse ad nutum, sin ninguna restricción ni  sujeción  a  un aviso previo razonable, a fin de no causar un perjuicio  incausado  a la otra; la cláusula que así lo disponga, sin  perjuicio  de  la  validez  del  contrato,  se tendrá por no convenida  (Ley  24240:  37,  aplicable dado su carácter de orden publico  -CCIV:  3   y  Ley  24240: 65-, y  Ley 25065: 14  -CCIV: 16-),  lo  que  no  implica  negar  al  banco  la  posibilidad de disponer  el  cierre  de  la  cuenta, sino evitar que ese derecho provoque  una  situación  de  abuso en su ejercicio (CCIV: 1071); ello  así,  y  considerando  que en la ejecución de los contratos las  partes  deben  obrar  de  buena  fe (CCIV: 1198), incurre en responsabilidad  el  banco que no hiciera conocer su decisión con la  antelación necesaria para evitar que su cliente atraviese por las  perturbaciones  propias  derivadas  del cierre abrupto de su cuenta  bancaria, maxime en estos tiempos en que disponer de ella ha  dejado  de ser un recurso útil para pasar a ser prácticamente indispensable”.

 

“Luraschi, Osvaldo Enrique c/ Citibank NA s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala C. Monti - Di Tella - Caviglione Fraga. 27/09/02

 

 

37.35. DEFENSA DEL CONSUMIDOR.  Derecho  Bancario y Financiero: Banco. Responsabilidad del Banco. Caja de Seguridad. Cláusulas de Exoneración. Improcedencia.

 

“Toda  vez  que la esencia del contrato de caja de seguridad es el deber  de  custodia  y vigilancia por parte del banco, carecen de valor  las  cláusulas  mediante  las  cuales  la entidad pretende librarse  de responsabilidad ante el hurto, robo o destrucción de su  contenido,  pues  se  trata  de  una  renuncia  anticipada de derechos  por  parte  del  cliente que desnaturaliza la finalidad del  convenio,  mas  aun  teniendo  en  cuenta  que las mismas se encuentran  alcanzadas  por  la ineficacia que dispone el art. 37 de la Ley 24.240.

 

“Martin,  Raúl  c/  Banco de la Provincia de Buenos Aires. (la Ley 2002-d, 560)*. Cámara Comercial: C. 1/02/02

 

 

37.36. DEFENSA DEL CONSUMIDOR.  Cláusulas abusivas. Entidades financieras. Tarjeta de crédito. Seguro.

 

“La entidad bancaria viola el deber de información si no se pone en conocimiento del usuario el costo del seguro a contratarse a los efectos de la cobertura del siniestro, ni el gasto que importará la reposición de la tarjeta”. (Consid. XXXIII).

 

Causa Nro. 24.787/99 “HSBC Banco Roberts SA. c/ Secretaría de Comercio e Inversiones -Disp. DNCI N° 622199”. C. NAC. CONT. ADM. FED., Sala II., Damarco, Garzón de Conte Grand, Herrera. 25/10/2001

.

 

37.37. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Cláusulas abusivas. Entidades financieras. Cajero automático. Modificación de operaciones. Baja del servicio.

 

“Es abusiva la cláusula que determina que las operaciones que el usuario puede realizar a través de la red de cajeros automáticos son aquellas que el banco determine, pudiendo éste variarlas cuantitativa y cualitativamente en cualquier momento y quedando el banco autorizado para dejar sin efecto el servicio de cajeros automáticos sin aviso previo”. (Consid. LII).

 

24.787/99 “HSBC Banco Roberts SA. c/ Secretaría de Comercio e Inversiones -Disp. DNCI N° 622/99”. C. NAC. CONT. ADM. FED., Sala II., Darnarco, Garzón de Conte Grand, Herrera. 25/10/2001

 

 

37.38. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Cláusulas abusivas. Entidades financieras. Cajero automático. Ampliación de derechos del banco.

 

“La cláusula que implica una ampliación de los derechos del predisponente en desmedro del consumidor, quien carece de medios idóneos a los efectos de cuestionar los gastos adicionales que eventualmente les sean impuestos, queda tipificada en la nulidad estipulada en el art. 37, inc. a) y b) de la Ley 24.240”. (Consid. XLIX).

 

Causa Nro. 24.787/99 “HSBC Banco Roberts S.A. c/Secretaría de Comercio e Inversiones -Disp. DNCI N° 622199” C. NAC. CONT. ADM. FED. , Sala II., Damarco, Garzón de Cante Grand, Herrera. 25/10/2001

 

 

37.39. DEFENSA DEL CONSUMIDOR.  Cláusulas abusivas. Entidades financieras. Responsabilidad. Eximición.

 

 “Resulta abusiva la cláusula por la cual el banco no se hace responsable bajo ningún concepto de daños, robos, hurtos, accidentes, errores, mal funcionamiento del equipo o cualesquiera otra contingencia que impidiera la normal prestación del servicio, de manera que todo perjuicio resultante queda a cargo del cliente”. (Consid. XXIV).

 

Causa Nro. 24.787/99 “HSBC Banco Roberts S.A. c/ Secretaría de Comercio e Inversiones -Disp. DNCI Nº 622/99” C. NAC. CONT. ADM. FED. , Sala II., Damarco, Garzón de Conte Grand, Herrera. 25/10/2001

 

 

37.40. DEFENSA DEL CONSUMIDOR Seguros. Disposiciones Generales. Celebración. Interpretación. Cláusulas Predispuestas.

 

“Es abusiva en los términos de la reglamentación de la Ley 24240: 37, y por lo tanto inoponible al asegurado, una cláusula que en su primera parte contemplaría una "responsabilidad civil genérica", y en la segunda, una "responsabilidad particular" para el supuesto que se presenten "daños parciales" tras un vuelco o impacto del rodado objeto del seguro con otro automotor, en cuyo caso, para efectivizar la cobertura seria requisito la identificación del conductor del otro vehiculo que intervino en el accidente y que se haya efectuado la denuncia policial; ello así pues, aun cuando se encuentre entre las llamadas "condiciones particulares" de la póliza, dicha cláusula integra el contrato de adhesión prerredactado por la aseguradora, de manera que esta no puede invocarla para liberarse, pues tratándose de una cláusula de contenido predispuesto debe interpretarse en favor del no predisponente (CCOM: 218-7used); por lo tanto el requisito exigido no puede ser mantenido como condición irrefragable para efectivizar la cobertura, pues ante el hecho, no solo posible sino frecuente, de la fuga de automovilistas negligentes que eluden afrontar las consecuencias de un choque, tal exigencia importaría una injustificada limitación a la responsabilidad por daños que estirilizaria la primera parte de la cláusula, con el consiguiente deterioro de los derechos del consumidor -aquí el asegurado- en beneficio de la aseguradora -art. 37-a) y b)-”.

 

“Villalba, Gladys Isabel c/ Vanguardia Compañía Argentina de Seguros s/ Sumario”. Cámara Comercial: Sala C.  Monti - Di Tella - Caviglione Fraga. 16/10/01

 

 

 37.41. DEFENSA DEL CONSUMIDOR Seguros. Seguro de Daños Patrimoniales. Automotores. Indemnización. Accidente. Mecánica. Dudas. Informe técnico. Cláusula de eximicion de responsabilidad. ignorabilidad. Reparación. Costo. Asunción. Concurrencia.

 

“Cabe hacer lugar parcialmente al reclamo efectuado por el asegurado contra su aseguradora a fin de que le pague el costo de las reparaciones que debieron efectuarse en su automóvil a raíz de un accidente, pues si bien es cierto que la aseguradora no puede liberarse de su obligación basándose en cierta cláusula -según la cual para efectivizar la cobertura seria requisito la individualización del otro rodado que intervino en el hecho denunciado-, que por tratarse de una cláusula predispuesta, y abusiva en los términos de la reglamentación de la Ley 24240: 37, resulta inoponible al asegurado, dado que la información técnica producida en la causa suscita cierta duda acerca de la mecánica del accidente, podría aparecer diferente en su desencadenamiento y producción a lo expresado por el reclamante, presentando el caso, así una situación de duda razonable, que puede gravitar en la solución del litigio, resultando, en consecuencia, ajustado a los antecedentes de la causa condenar a la aseguradora al pago a la mitad del costo de las reparaciones del vehiculo”.

 

“Villalba, Gladys Isabel c/ Vanguardia Compañía Argentina de Seguros s/ Sumario”. Cámara Comercial: Sala C.  Monti - Di Tella - Caviglione Fraga. 16/10/01

 

 

37.42. DEFENSA DEL CONSUMIDOR, Seguros. Disposiciones generales. Riesgo. Restricción. Cláusula expresa.

 

“Así como la extensión del riesgo debe ser interpretada literalmente y en caso de duda, debe estarse por la obligación del asegurador, pues su ampliación producirá un grave desequilibrio en el conjunto de las operaciones de la aseguradora; cuando la responsabilidad fue asumida en términos generales, solo puede ser restringida, también, por una cláusula expresa; así lo dispone igualmente la Ley 24240 al establecer que la interpretación del contrato debe hacerse en el sentido mas favorable al consumidor y cuando exista duda sobre los alcances de la obligación, se estará a la que sea menos gravosa.

 

Química Medical Argentina S.A. c/ Parana S.A. Seguros s/ Ord. Cámara Comercial: A. Miguez - Viale – Peirano. 7/09/01

 

 

37.43. INC.b Contrato de Tarjeta de Crédito. Derechos y Obligaciones de las partes. Defensa del Consumidor. Cláusulas Abusivas. Limitación de Responsabilidad. Exclusión. Ley 24240: 37-b y Ley 25065: 14 y cc.

 

“La doctrina primero y luego la Ley de tarjeta de crédito se ocuparon de las cláusulas contractuales abusivas para evitar que la posición dominante de las entidades emisoras frente al contratante individual le provoque perjuicios innecesarios. Es por ello que los jueces deben interpretar las cláusulas del contrato de modo que su aplicación no genere un resultado disvalioso, a la buena fe, o sea irrazonable. La limitación de responsabilidad se encuentra fulminada por la Ley 24240: 37-b, y la Ley 25065: 14 y CC. Por ende las cláusulas contenidas en la Ley de tarjeta de crédito deben integrarse en su interpretación, dispuesto por la Ley 24240, en especial en su articulo 37(Moeremans, Daniel, "cláusulas abusivas en materia de contrato de emisión de tarjeta de crédito", diario "la Ley" del 20 de abril de 2001, pagina 1/5). (En el caso, se declaro ineficaz la cláusula inserta en un contrato de tarjeta de crédito que estipulaba que: a falta de aviso de perdida de la tarjeta, el usuario responderá por los gastos hasta tanto la misma haya sido recuperada).

 

Schpak de Siculer, Dora y Otro c/ Diners Club Argentina SAC y de T s/ Sum. y Diners Club Argentina SAC y de T c/ Schpak de Siculer, Dora s/Ord. Camara Comercial: B. Diaz Cordero – Piaggi. 23/08/01

 

 

37.44. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Daños y Perjuicios. Responsabilidad contractual. Otros supuestos. Contrato de tarjeta de crédito. Rescisión contractual. Indemnización. Improcedencia. Incumplimiento del usuario. Responsabilidad compartida.

 

“Cabe rechazar el reclamo efectuado por el usuario de una tarjeta de crédito, a fin de que se lo indemnice por los daños y perjuicios derivados de la pretendida rescisión sorpresiva del contrato por parte de la administradora, toda vez que existió responsabilidad por ambas partes en tal ruptura, no correspondiendo, en consecuencia, disponer ninguna sanción (Ramella, "la resolución por incumplimiento", Bs. As. 1975, aplicación 91, pag. 247; etc.); el lo así pues si bien la administradora incurrió en responsabilidad, ya que la existencia de cláusula contractual autorizándola a rescindir el contrato por incumplimiento del tomador de la tarjeta -en el caso, mora reiterada en el pago de los montos mínimos incurriendo finalmente en incumplimiento definitivo-, no la relevaba del cumplimiento de las formalidades y comunicaciones exigidas para tal acto, al no expresar en forma clara y precisa las causales por las que procedería a cancelar la tarjeta, limitándose a hacer saber el hecho consumado y a intimar su devolución, tal omisión lleva a considerar que los pasos seguidos para obtener el fin de la relación contractual no fueron totalmente correctos y pudieron provocar confusión en su Contraparte y su consiguiente dificultad para ejercer sus derechos; también existió responsabilidad del usuario quien incurrió en la referida mora reiterada en el pago de los montos mínimos hasta haber incurrido en incumplimiento definitivo. Disidencia del dr. Monti: # si bien pudo existir mora en el pago de los montos mínimos de la tarjeta, la ausencia de reservas al pago del usuario solo puede entenderse como una purga o extinción de los efectos de aquella (v. Llambias, jorge j., "tratado de derecho civil. Obligaciones", T. I, Perrot, Bs. As., Nused 135, p. 167). Por lo tanto, la cancelación de la cuenta comunicada mediante carta al deudor mientras estaba vigente el contrato, importo un proceder disfuncional de la acreedora, pues hallándose pagado el monto mínimo en las condiciones señaladas, carecía de justificación la intimación a pagar las sumas indicadas en el resumen bajo apercibimiento de iniciar acciones judiciales y trabar medidas cautelares; incurriendo en un proceder abusivo, contrario a la buena fe (CCIV: 1071 y 1198), e incompatible con la CN: 42, pues aun cuando exista previsión contractual que prevea la posibilidad de una rescisión ad Nutum, esta resulta manifiestamente ineficaz a la luz del CCIV: 1198-parr. 1used y Ley 24240: 37-a y b; ello así, corresponde mantener la indemnización conferida por el a quo, resultando adecuado el monto por este fijado, y congruente con la doble finalidad que cabe atribuir al resarcimiento por daño moral, vale decir, por un lado, sancionar el proceder reprochable y, por el otro, reparar a quien padeció las aflictivas consecuencias de dicho proceder”.

 

“Baca Castex, Juan Ignacio c/ Diners Club Argentina S.A. s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala C. Di Tella - Caviglione Fraga – Monti. 16/03/01

 

 

37.45. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de compraventa. Derechos y Obligaciones de las partes.. Automotores. Círculos cerrados. Entrega del bien. Incumplimiento. Modelo diferente. Reajuste. Improcedencia. Restitución de lo ahorrado.

 

“Procede hacer lugar a la restitución del dinero ahorrado por la suscriptora de un plan de ahorro para la adquisición de un rodado, en razón del incumplimiento en que incurriera la administradora al resultar este adjudicado por sorteo, ya que puso a su disposición -en los últimos días del plazo previsto para la entrega-, otro modelo, alegando que el convenido se encontraba en "proceso de refacturacion", y exigiendo un pago adicional por dicho cambio; ello así pues no puede -como pretende- ampararse en una cláusula contractual que le permitía ese cambio en caso de que el fabricante cesara en la producción del modelo pactado, pues el cese de fabricación se produjo luego de vencido el plazo de entrega, y aun aceptando la posibilidad de mejoras en la producción automotriz, debió entregar el modelo convenido, o bien, ante la posibilidad de cambio debió arbitrar los medios para asegurar a la suscriptora la entrega exacta y oportuna del modelo y variante solicitados; pues la oportuna entrega del rodado como las previsiones destinadas a preservar el cumplimiento según lo pactado, son impuestas por el deber genérico de cumplimiento de los contratos (CCIV: 1197), y el de ejecutarlos de buena fe(CCIV: 1198 in limine), además, la aplicación al caso del mecanismo de reajuste de precio pretendido por la administradora, importaría desnaturalizar sus obligaciones y excluir indebidamente su responsabilidad (Ley 24240: 37), a la vez que conculcar el designio constitucional (CN: 42), que reconoce a los consumidores y usuarios de bienes y servicios el derecho a la protección de sus intereses económicos y a condiciones de trato equitativo y justo.

 

“Maidana de Garcia, Nelva Doly c/ Circulo de Inversores Sociedad Anónima de ahorro para fines determinados y otro s/ ordinario. Cámara Comercial: C. Mmonti - Caviglione Fraga. 9/02/01

 

 

37.46.  DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contratos bancarios.  Contrato de caja de seguridad. Aplicación.

 

“Toda vez que los contratos de caja de seguridad son contratos de adhesión, sus cláusulas deben interpretarse restrictivamente -y en el sentido mas favorable al adherente, la parte débil del contrato- y tener por no escritas las que desnaturalicen las obligaciones, limiten la responsabilidad o importen renuncia o restricción de sus derechos (Ley 24240: 37 y conc.); resultando plenamente aplicable al caso la Ley de Defensa del Consumidor y los principios de ella derivados”.

 

“Piatigorsky, Martha c/ Banco Mercantil Arg. S.A. s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala A. Miguez - Viale – Peirano. 20/12/00

 

 

37.47. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato    de    adhesión.   Prestación  de  servicios  médicos. Medicina  prepaga.  Condiciones.  Cuota.  Alteración  unilateral. Interpretación.

 

“La   alteración   unilateral   del   precio  de  la  cuota  o  de las  condiciones  previstas  para   la  prestación  de  servicios médicos  por  una empresa de medicina  prepaga,  desnaturalizaría  las  obligaciones  de  esta (Ley  24240:  37),  la  cual  tiene  el  deber   de  mantener  la prestación   de  sus  servicios conforme lo convenido inicialmente (ley   CIT.:   art.  19),  además  de  un  deber  especifico  de información  (art.    4),    y   que  constituye  el  presupuesto lógico   de   la  conformidad que ha de requerirse  del  afiliado ante   la alteración de las condiciones establecidas inicialmente; correspondiendo    en   caso   de   duda   estar   siempre  a  la interpretación  mas   favorable  para  el  consumidor (art. 3, in fine;  esta  Ssala,  22.8.96, "a. y j.  c/ Medical Cover Cobertura Medica  Privada  S.A."), acorde con la tutela impuesta expresamente por la CN: 42. (en   igual   sentido:  sala c, 8.3.05, "Revello Llerena, Ricardo c/  Qualitas Medica S.A. s/ Sumarisimo"; Sala E, 29.8.05, "Murillo, Rafael  c/ SPM  Sistema de Protección Medica S.A. (Galeno TIM-Life)s/ Amparo").

 

“Montorfano,  Oscar  Luciano  c/ Omaja Sociedad Anónima s/ Amparo”. Cámara Comercial: Sala C. MontI - Di Tella  - Caviglione Fraga. 23/11/00

 

 

37.48. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contratos. Interpretación. Cláusula abusiva. Conceptualizacion.

 

“La cláusula general es abusiva cuando causa un desequilibrio importante entre las obligaciones de las partes en perjuicio del consumidor, que se apreciara tomando en cuenta la naturaleza de los bienes y servicios que sean objeto del contrato y las circunstancias que concurran en su celebración y todas las demás cláusulas. Conferir una "ventaja exagerada" que ofende a los principios fundamentales del sistema jurídico al que pertenece. La que es "excesivamente onerosa para el consumidor", considerando la naturaleza y contenido del contrato, intereses de las partes u otras circunstancias peculiares del caso. el criterio de la Ley 24240 es aplicar estas reglas a los contratos de consumo, con independencia de si son redactados con cláusulas generales o no.

 

“Liotta, Leonardo Fabián c/ Compañía Argentina de Seguros Vision s/Ordinario. (ll 21.3.01, fused 101.716). Cámara Comercial: A. Miguez - Peirano – Viale. 21/11/00

 

 

37.49. DEFENSA DEL CONSUMIDOR -aseguros. Seguro de daños patrimoniales. Principios generales. Automotores. Indemnización. Monto. Póliza. Destrucción total. Configuración. Restos del vehiculo. Valor de venta al público al contado. No superación del 20%. Cláusula abusiva y nula. Procedencia. Desnaturalización del vínculo obligacional.

 

“La cláusula de una póliza de seguros que establece que la destrucción total se configura cuando el valor de realización de los restos del vehiculo no supere el 20% del valor de venta al publico al contado del rodado asegurado, constituye una infracción a las exigencias de la buena fe contractual, siendo por tanto abusiva o nula, en tanto desnaturaliza el vinculo obligacional (Ley 24240: 37-a). No obsta a lo expuesto, el previo control o autorización administrativo, por cuanto no excluye el control judicial de equidad del contenido del contrato por adhesión, equivalente al control de la justicia contractual. En efecto, este puede sustentarse en el principio de la buena fe, que constituye argumento suficiente, frente a la autonomía de la voluntad, a los fines de la invalidez de las cláusulas contractuales, ya que importa una verdadera regla de derecho, con poder de creación jurídica y por ende no subordinada, ni de inferior jerarquía, a la del CCIV: 1197, y con la virtualidad -entre otras- de aliviar o hasta dejar sin efecto las obligaciones asumidas en el contrato. La nulidad de las cláusulas abusivas es consecuencia necesaria de su ilicitud -CCIV: 18-. Pero no solamente son ilícitos los pactos que contrarían prohibiciones expresas de la Ley (ilicitud formal), lo ilícito es algo más que la violación de lo prohibido legalmente. No debe confundirse ilegalidad -CCIV: 1066-, con ilicitud, que también puede presentarse en sentido material. Las cláusulas que aun no prohibidas expresamente por la ley, generan un quebrantamiento intolerable del equilibrio contractual vulneran el orden publico, la equidad, la buena fe, el ejercicio regular de los derechos, etc.

 

“Liotta, Leonardo Fabian c/ Compañia Argentina de Seguros Visión s/ Ordinario. (ll 21.3.01, fused 101.716). Cámara Comercial: A. Miguez - Peirano – Viale. 21/11/00

 

 

37.50. DEFENSA DEL CONSUMIDOR.  Seguros.  Riesgo. Cláusula predispuesta por el asegurador. Extensión de la garantía. Ambiguedad. Interpretación contractual. Favorecimiento del asegurado. Procedencia.

 

“Cuando la redacción de una cláusula predispuesta por el asegurador, dada su ambigüedad, ofrece dudas en punto a la extensión de su garantía, la interpretación del contrato debe favorecer al asegurado (Ley 24240: 37), trasladándose al asegurador (predisponente) las consecuencias que derivan no solo de su imprecisión o vaguedad empleados en el lenguaje y en los conceptos, sino porque asumió los riesgos de la redacción de la póliza en su condición de profesional y bajo la presunción irrefragable de contar con experiencia y aptitud técnica. Ello presupone que es la compañía de seguros, quien se encuentra en mejores condiciones para fijar con la mayor precisión y de manera indubitada la extensión de sus obligaciones (Stiglitz, Rubén, "derecho de seguros", T. I, Nused 117). Por tanto, cuando exista duda acerca de la extensión del riesgo, debe estarse por la obligación del asegurador, pues se trata de quien redacta las condiciones del contrato y esta en mejores condiciones que el asegurado para fijar precisa, clara e indubitablemente la extensión de la obligación asumida, sin que pueda permitírsele crear en el espíritu del tomador la falsa creencia de una garantía inexistente”.

 

“Nexoil S.A. c/ la Buenos Aires Compañía de Seguros S.A. s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala A. Miguez - Viale – Peirano. 9/11/00

 

 

37.51. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contratos bancarios. Cuenta Corriente. Certificado de saldo deudor. Composición. Ambigüedad. Interpretación favorable al consumidor.

 

“A los efectos de determinar en que medida corresponde hacer lugar, al pedido de rectificación de un saldo deudor en cuenta corriente, atento a la existencia de un crédito en descubierto en ella que determino su cierre por parte del banco, considerando que el descubierto puede provenir de la existencia de un contrato de apertura de crédito en cuenta corriente bancaria o de un adelanto transitorio, cuando el banco omite explicitar en forma clara y concreta, con base a cual de estos supuestos concedió crédito al cliente, ante tan ambigua e indefinida situación cuando tiene el deber de hablar claro (CPR: 356), cabe interpretar que fue generado por un adelanto transitorio, ya que en caso de duda se estará siempre a la interpretación mas favorable para el consumidor (Ley 24240: 3 y 37-parr. 2used), y en base a ello establecer la fecha en que debió cerrar o clausurar la cuenta (opasi-2 regla 1.3.8.1.1.), y así determinar la procedencia o no del reclamo.”

 

“Podesta, Pedro Miguel c/ Banco del Buen Ayre S.A. s/ Ordinario”. Cámara Comercial: A. Miguez – Peirano. 30/08/00.

 

 

37.52. DEFENSA DEL CONSUMIDOR.  Contratos bancarios. Cuenta corriente. Cláusulas abusivas. Decreto reglamentario 1798/94. Nulidad. Consentimiento. Improcedencia.

 

“Mas allá de cualquier criterio tradicional, la cláusula del reglamento de un banco para cuentas personales que establece que "el cliente no podrá cerrar la cuenta corriente mientras subsisten obligaciones con el banco sin cancelar..." sin fijar un limite temporal para ello, en tanto se trata de un contrato de consumo -y no simplemente de un contrato de adhesión a condiciones generales- resulta abusiva en los términos del decreto 1798/94 reglamentario de la Ley 24240: 37; dado el carácter de la nulidad absoluta y parcial de la estipulación no puede ser materia de una renuncia anticipada, ni cabe considerarla subsanada por una suerte de consentimiento tácito del obligado (CCIV: 21, 872, 953, 1047, 1058), ya que importan una injustificada renuncia o restricción a sus derechos, por lo que se la tendrá por no convenida, y en tanto la ilicitud radica en el exceso de la obligación accesoria, cabe reducir la tasa de interés, pues el resultado alcanzado excede la razonable expectativa de lucro”.

 

“Podesta, Pedro Miguel c/ Banco del Buen Ayre S.A. s/ Ordinario”. Cámara Comercial: Sala A. Miguez – Peirano. 30/08/00

 

 

37.53. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Cláusulas abusivas. Entidades bancarias. Débito automático.

 

“Es abusiva por encuadrar en los incs. a) y b) del art. 37 de la Ley 24.240, la cláusula del sistema de débito automático bancario por lo cual la entidad emisora se reserva la facultad de resolver la relación contractual en forma incausada y arbitraria ampliando los derechos del predisponente y limitando la responsabilidad por daños”.

 

43.834/99 “Lloyds Bank (BL 5.A) Ltd. c/ Secretaría de Comercio e Inversiones -Disp.DNCI. 1025/99”.C.NAC.CONT.ADM.FED., Sala II., Damarco, Garzón de Conte Grand, Herrera. 22/08/2000

 

 

37.54. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguros. Seguro sobre la vida. Cláusula. Interpretación Ley 17418: 5, 7, 11-parr. 2plicacion y 15-parr. Aplicacion. Buena Fe.

 

“Atento a que, de conformidad con lo establecido por la ley 17418: 11-parr. aplicación, el texto de la póliza debe ser de fácil lectura y comprensión, además de las directivas genéricas de buena fe que es una regla de capital importancia (CCIV1198), especialmente en contratos de esta naturaleza (Ley 17418: 5, 7, 15-parr. 2plicacion), si de los términos de la póliza resultara dudoso que el siniestro acaecido se encuentra cubierto por el seguro contratado, cabe adoptar la interpretación contra el predisponente, no solo por tratarse de un contrato de adhesión, sino especialmente por encontrarse la aseguradora indudablemente en mejores condiciones de fijar con precisión la extensión de sus obligaciones ya que es propia de su actuación profesional la realización de las previsiones de los siniestros mediante cálculos actuariales (doctrina de la CSJN in re, "Berlari, Norma E. c/ Omega COOP. de Seg.", 6.12.94, ja 1995-ii-650, recepcionada por Ley 24240: 37).

 

“Buzzo, Luis Pedro c/ La Buenos Aires Compañía Argentina de Seguros S.A. s/ Ord”. Cámara Comercial: Sala A. Peirano - Miguez - Jarazo Veiras. 12/11/99

 

 

37.55. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de publicidad. Accionante. Resarcimiento de daños. Error en la publicidad. Accionado. Oposición. Fundamento. Contrato. Cláusula limitativa de responsabilidad. Improcedencia. Inoperancia de la cláusula. Omisión. Probatoria de su inaplicabilidad al pretensor.

 

“Si se persigue el resarcimiento de los daños originados en un incumplimiento contractual atribuido al accionado, consistente en que cierto aviso publicado en la guía que edita exhibió error en la mención del numero de código asignado al pretensor, resulta improcedente que el defendido invoque subsidiariamente como fundamento de su impugnación de la sentencia, los términos emergentes de una cláusula contractual que limitaba su responsabilidad, toda vez que dicha regla convencional era inoperante en virtud de lo normado por la Ley 24240: 37 (defensa del consumidor). No empecé lo expuesto, que -como en el caso- el reclamado haya procurado degradar la operatividad de dicha norma en orden a regir la cuestión planteada, por estimar que el reclamante se hallaba comprendido en el marco de las "exclusiones" previstas en la Ley 24240: 2, si no demostró la subsuncion del accionante en el ámbito de tales "exclusiones", o sea, no cumplió con la carga de comprobar los supuestos fácticos de su extremo defensivo” (doctrina del CPR  377).

 

“Ledda, Ricardo j. c/ Telinver S.A. s/ Sum”. Cámara Comercial: Sala D. Rotman – Cuartero. 15/10/99

 

 

37.56. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de adhesión. Prestación de servicios médicos. Cláusulas

Abusivas. Invalidez.

 

“El contrato de prestación medica prepaga, es un típico contrato de adhesión, con cláusulas impuestas por el prestador del servicio en forma de plan o reglamento general, frente al cual la única opción a cargo del futuro adherente o afiliado consiste en aceptar o no; por lo tanto, las cláusulas que permitan la rescisión unilateral sin expresión de causa, resultan abusivas e invalidas en si mismas, aun cuando se trate de contratos por tiempo indeterminado. Ello así, debido a la finalidad económica y social de estos contratos; a los valores aquí en juego: la vida y el derecho a obtener la conveniente y oportuna asistencia sanitaria; la buena fe como regla de interpretación; lo que las partes esperan lógicamente del acuerdo celebrado; y lo previsto por la Ley 24240: 1, 3 y 37 que tiene por objeto la defensa de los consumidores o usuarios”.

 

“Metzker, Haydee Perla c/ Optar S.A. Prestaciones y Servicios médicos s/ Sumarisimo”. Cámara Comercial: Sala E. Guerrero - Ramírez – Arecha.  9/09/99

 

 

37.57. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguro de Daños Patrimoniales. Principios Generales. Subrogacion (Art. 80). Aseguradora. Pretensión. Cobro Suma de Dinero. Repetición de lo Pagado A Asegurada. Causa. Acaecimiento del Siniestro. Robo. Accionada. Empresa de Seguridad. Contrato Celebrado con la Victima. Cláusula Predispuesta. Limitación de Responsabilidad. Aplicación. Fundamento. Inaplicabilidad De La Ley 24240: 37-A). Improcedencia.

 

“En una acción en la que una aseguradora demando el pago de cierta suma de dinero en concepto de repetición de lo pagado a su asegurado en cumplimiento de un contrato de seguro contra robo a raíz del siniestro acaecido, resulta improcedente que no obstante juzgarse probado el incumplimiento de la empresa accionada (quien se obligo a prestar un servicio de monitoreo), se limite su responsabilidad al pago de determinada suma, argumentando ser valida una cláusula limitativa de responsabilidad predispuesta en el contrato celebrado con la victima del hecho, con fundamento en que si bien dicho tipo de cláusulas se encuentran fulminadas de nulidad por la Ley 24240: 37-a (vigente al momento del hecho), sin embargo, dicha normativa resulta inaplicable, en tanto la asegurada contrato el servicio de vigilancia integrado a un proceso de comercialización de sus productos y servicios (Ley 24240: 1 y 2.). Ello no es así, cuando -como en el caso- siendo la asegurada una empresa dedicada a la comercialización de computadoras, contrato el referido servicio con el fin de atender sus necesidades de protección, razón por la que el mismo no integra el proceso de comercialización de sus productos y servicios, sino que el asegurado fue un "consumidor final", que adquirió servicios sin intención de lucrar con su enajenación o ampliar un proceso de producción o Comercialización destinado al mercado (confr. Farina, Juan m., "Defensa del Consumidor y del Usuario", ed. astrea, buenos aires, 1995, p. 38-39, 46-47; Stratta, Alicia, "apuntes sobre responsabilidad frente al consumidor", ed aplicación 152, p. 905; Bergel, Salvador Dario y Paolantonio, Martin, "anotaciones sobre la Ley de Defensa al Consumidor", ed. aplicación 155, p. 496”).

 

“Agf Argentina Cia. de seguros c/ Detect Argentina S.A. s/ Ord”.Cámara comercial: Sala B.  Piaggi - Butty - Díaz cordero. 30/04/99

 

 

37.58. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Términos abusivos y cláusulas ineficaces. Contrato de adhesión. Tarjeta de crédito. Baja de servicio. Falta de notificación al titular.


La rescisión intempestiva e incausada del contrato sin notificación al titular de la tarjeta constituye el ejercicio abusivo de los derechos emergentes de las cláusulas contractuales, y la conducta de la actora queda subsumida en los arts. 19 y 37 de la Ley 24.240, en cuanto significa haber incumplido con sus obligaciones emergentes del contrato”.

 

“Diners Club International S.A. c/ Sec. de Com. e Inv., Disp. DNCI 1067/97” Causa nº 21.451/97. C. NAC. CONT. ADM. FED. , Sala II, Garzón de Conte Grand, Damarco, 26/5/98.

 

 

37.59. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Términos abusivos y cláusulas ineficaces. Cláusula abusiva que afecta el deber de buena fe contractual.


Ante esta nueva modalidad de venta de productos o servicios nace una responsabilidad solidaria, por lo cual, resulta ajustada a derecho la resolución que declara inválida la cláusula que determina que Diners Club S.A.C. y T. no es responsable en caso de “promociones especiales Diners” por las obligaciones de los establecimientos adheridos al sistema Diners, respecto de los denunciantes”.

 

“Diners Club S.A.C. y T. c/ Sec. de Com. e Inv., Disp. DNCI 204/97”. Causa nº 21.416/97. C. NAC. CONT. ADM. FED. , Sala V, Gallegos Fedriani, Otero, Grecco, 4/3/98.

 

 

37.60. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de adhesión. Contratos en formularios. Contrato de prestación de servicio médico asistencial. Arts. 4, 37 y 38 de la Ley 24.240.


Tratándose por lo demás de convenciones con cláusulas predispuestas, el deber genérico de información previsto en el art. 4º de la Ley 24.240 está sometido como la propia norma indica a determinados requisitos que no se pueden considerar satisfechos totalmente mediante la simple entrega del reglamento en cuestión, máxime cuando el art. 37 de la Ley indica en su inciso b) una interpretación restrictiva (que lleva inclusive a tenerlas por no escritas) de las cláusulas que importan renuncia, restricción de los derechos del consumidor o amplíen los derechos de la otra parte”. (Cons. III).


“Médicus S.A.A.M.C. c/ Sec. de Com. e Inv., Disp. DNCI 767/97”. Causa nº 17.408/97. C. NAC. CONT. ADM. FED. , Sala V, Gallegos Fedriani, Otero, 23/2/98.

 

 

37.61. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguros. Disposiciones Generales. Concepto. Interpretación. Contrato de Adhesión. Seguro de Vida. Contratación por el Empleador.

 

“A los efectos de determinar los alcances de las cláusulas de un contrato de seguro que cubría el riesgo de incapacidad laboral permanente para el desempeño de tareas remuneradas, tratándose de un contrato de adhesión, la inteligencia del alcance de tales estipulaciones debe hacerse en favor de la parte no predisponente (cn 42 y Ley 24240 37); máxime cuando, como en el caso, no parece factible exigir a quien trabaja en relación de dependencia la revisión de las estipulaciones que rigen un seguro de vida contratado por su empleador; ello complementa el principio de buena fe con que deben celebrarse, interpretarse y ejecutarse los contratos (CCIV 1198-1used parr.)# Disidencia del Dr. Caviglione Fraga: # como regla, en materia de seguros la "extensión del riesgo" debe interpretarse literalmente, salvo que la cláusula deje al contrato "sin función alguna"; Excepcionalmente, puede admitirse una interpretación más amplia cuando, aun siendo parcial el grado de incapacidad, el beneficiario se encontrara imposibilitado de realizar aquellas tareas que le eran habituales u otras similares, lo que no ocurre en el caso.(En igual sentido: "Casir, Omar c/ Caja Nacional de Ahorro y Seguro s/ Ord.", Gutiérrez, Juan c/ la Meridional Compañía de Seguros S.A. s/ Ord.

Cámara Comercial: C.  Sala C, 10.11.98). Caviglione Fraga - Monti - Di Tella. 31/12/97

 

 

37.62. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Seguros. Caducidad. Efectos. Inobservancia de las Cláusulas de la Póliza. Inexistencia de Caducidad.

 

“Aunque no se haya invocado ni demostrado, que la póliza estableciera una forma determinada para recibir la denuncia del acaecimiento del siniestro, su inobservancia no devendría en caducidad, cuando el asegurador obtiene un conocimiento concreto del siniestro, toda vez que la ls 46 no establece forma para la ejecución de la carga, en especial, merituando que la ls 158 prescribe que solo puede modificarse en favor del asegurado, por lo que toda estipulación por la que se predisponga una forma determinada para denunciarlo, tornaría la cláusula en ilícita y al desnaturalizar la relación de equilibrio entre los derechos y las obligaciones de las partes, al restringir los derechos del asegurado, dejaría consagrado un abuso, y por lo tanto correspondería por esta razón, su declaración de ineficacia (Ley 24240: 37-a y b, pags. 116/117). (en el caso, cabe acotar que el siniestro se denuncio, por cuanto la actuación del productor de seguros, dando aviso a la aseguradora dentro del termino legal, basta para tener por acreditado el cumplimiento de esa carga, en especial cuando sus dichos no han sido tachados por la aseguradora y están corroborados en la causa)”.

 

“Cabaña Cardabe S.A. c/ Amparo Cia. Arg. de seguros S.A. s/ Or”. Cámara Comercial: Sala A. Miguez de Cantore - Jarazo Veiras – Peirano. 15/12/97

 

 

37.63. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de Tarjeta de Crédito. Generalidades. Clausula. Ineficacia. CCIV: 1198.

 

“Es ineficaz -a la luz de las directivas contenidas en el CCIV: 1198, 1used parr. y Ley 24240: 37 (en particular incisos "a" y "b")-, la cláusula dispuesta en un contrato de tarjeta de crédito, que concede al banco prerrogativas para cancelar "ad nutum" el uso de tarjeta, sin causa que lo justifique y sin un razonable preaviso al usuario, pues ello lesionaría la buena fe en la ejecución e inteligencia de las cláusulas contractuales, desnaturalizando las obligaciones propias del rol de banco en estos supuestos”.

 

“Cannizzaro, Juan c/ Bco. Mercantil Argentino S.A. s/ Ord. (ed 23.3.98, fused48510; ll 16.4.98, fused 96990). Cámara Comercial: Sala C. Monti - Caviglione Fraga – Di Tella. 30/09/97

 

 

37.64. DEFENSA DEL CONSUMIDOR Contratos bancarios: Contrato de caja de seguridad. Entidad bancaria. Responsabilidad. Robo. Cláusula de exoneración.

 

“Siendo conteste la jurisprudencia respecto de que las cláusulas por la cuales pretenda liberarse de responsabilidad la entidad bancaria en los contratos de caja de seguridad, no tendrán valor alguno, pues se tratara de una renuncia anticipada de derechos por parte del cliente, desvirtuando la esencia del contrato, tales entidades debieran evitar la inserción de estas cláusulas exonerativas de responsabilidad en los formularios que los clientes suscriben para disponer de tal servicio, máxime cuando tales cláusulas se encuentran hoy alcanzadas por la ineficacia que establece la Ley 24240: 37. (en igual sentido: Sala E, 30.4.98, "Paternostro, Mario c/ bco. Mercantil s/ ord.").

 

“Rodo, Jorge c/ Bco. Galicia y Buenos Aires s/ Ord”. Cámara Comercial: Sala C. Monti - Di tella - Caviglione Fraga. 25/08/97.

 

 

37.65. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de prestación de servicio médico asistencial. Aumento no convenido de la cuota a partir de edad elevada.


Como se señaló en la resolución administrativa apelada, el aumento no consensuado de la cuota al cumplir la edad de 70 años, resultó claramente abusivo pues no obstante tratarse de una relación contractual concertada 8 años antes, no se había informado al momento de la afiliación que le correspondería un por demás significativo incremento del arancel al cumplir esa edad, siendo que se trataba de una circunstancia claramente previsible a la fecha del comienzo del contrato. Dicho adicional puso al asociado en una situación inequitativa pues la alternativa de rescindir el contrato no le permitía contar con una prestación de servicios de similar calidad, ya que si los requería de otra empresa, tendría escasas posibilidades de ser aceptado por su edad ante la probable existencia de restricciones de ingresos similares a las consignadas por Medicus S.A. y, si fuere admitido, estaría sujeto al período de carencia y debería declarar enfermedades contraídas en los últimos años, las que a los efectos de la nueva relación contractual se considerarían preexistentes”.

 

Medicus S.A. c/ Sec. De Comercio e Inversiones. Res. 39/96. Causa 23.966/96. Damarco –Garzón de Conte Grand – Herrera. Sala II. 8/10/96.

 

37.66. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de prestación de servicio médico asistencial. Derecho a establecer aranceles adicionales. Alcance.


Considerando que se trata de un contrato de tracto sucesivo y que los avances de la ciencia y de la tecnología médica podrían determinar la incorporación de nuevos tratamientos exigentes de mayores erogaciones que las previstas por el prestador al comienzo de la relación contractual, el derecho a establecer aranceles adicionales pactados contractualmente (art. 1197 del C.C.) no aparecería como violatorio del derecho vigente. Pero la eficacia de dicha cláusula depende de su ejercicio no abusivo con relación a las circunstancias del caso”.

 

“Médicus S.A. c/ Sec. De Com. E Inv. – Res. DNCI 39/96. Causa 3.966/96. Damarco, Garzón de Conte Grand, Herrera. C. NAC. CONT. ADM. FED. , Sala II, 8/10/96.

 

 

37.67. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Término o cláusula abusiva. Concepto.  

 

El decreto 1798 al reglamentar el art. 37 de la Ley 24.240, considera términos o cláusulas abusivas a aquellos que “afecten inequitativamente al consumidor o usuario en el cotejo entre los derechos y obligaciones de ambas partes”.

 

“Médicus S.A. c/ Sec. De Com. E Inv. – Res. DNCI 39/96. Causa nº 3.966/96. Damarco, Garzón de Conte Grand, Herrera. C. NAC. CONT. ADM. FED. , Sala II, 8/10/96.

 

 

37.68. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. In dubio pro consumidor.


Corresponde aplicar la regla de interpretación en el sentido más favorable al consumidor contenida en el art. 37 de la Ley de Defensa del Consumidor”.

 

“Confiable S.A. c/ MIN. E. O.S.P. –Sec. Ind. Y Com. – DNCI Nº 1076/95. Causa 51.697/95. C. NAC. CONT. ADM. FED. , Sala II, Damarco, Herrera, 2/5/96.

 

 

37.69. DEFENSA DEL CONSUMIDOR. Contrato de depósito. Derechos y obligaciones. Cláusula limitativa de responsabilidad del depositario. Exoneración. Improcedencia. Desnaturalización del concepto de obligación de responder. Abuso contra la buena fe contractual (Ley 24.240: 37 y CCIV 3).  Mercaderías destruidas por un incendio. 14.3.

 
Cabe declarar la nulidad de una cláusula limitativa de responsabilidad del depositario de bienes almacenados, que sufrieran destrucción, ante el acaecimiento de un incendio, toda vez que –en el caso- es abusiva al desnaturalizar el concepto de obligación y atenta contra el principio de buena fe que resulta indispensable en el cumplimiento de éstas (Conf. Ley 24.240: 37 y CCIV 3; Stiglitz, “Derecho y Defensa del Consumidor”, Pág. 287; Cazeaux – Trigo Represas, “Derecho de las Obligaciones”, T. I, Pág. 89), al no existir evidencia alguna que dicha cláusula en cuestión haya sido negociada individualmente, por cuanto se halla preredactada y el adherente no ha podido participar o influir en el mentado pacto de exoneración de responsabilidad, siendo una cláusula sorpresiva que se incorpora clandestinamente al dorso de los remitos de ingreso de mercaderías al depósito, tomando desprevenido al depositante, no obstante las consecuencias que apareja, ya que una de las partes –depositario- intenta liberarse totalmente de las consecuencias patrimoniales por las que debería responder, de no existir aquella, importando una renuncia del acreedor a un derecho eventual en los términos del CCIV 872 de ejercer la acción indemnizatoria, provocando un desequilibrio de tal entidad entre los derechos y obligaciones que compromete el principio de equivalencia o de máxima reciprocidad”.

“La Holando Sudamericana Cía. de Seguros S.A. c/ MAVI S.R.L. s/ Sumario”; y “Río Cuarto S.A.C.I.F.I.M.A. c/ Mavi S.R.L. s/ Sumario” (JA 19.03.97). Cámara Comercial. Sala A, Miguez de Cantore, Jarazo Veiras, Peirano, 17/4/96.

 

Ver Jurisprudencia: 1.4., 19.2., 19.22., 37.44., 52.13., 65.1., 

Indice 

10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22   23  24  25  26  27  28  29  30  31  32  33  34  35 

36  37  38  39  40  41  42  43  44  45  46  47  48  49  50  51  52  53  54  55  56  57  58  59  60  61  62  63  64  65  66