Lunes, 23 Octubre 2017

¿QUE ES LA FIEBRE AFTOSA?

Se trata de una enfermedad viral sumamente contagiosa, que afecta a los animales de pezuña partida o hendida y que puede ser transmitida a través de partículas de polvo en el aire, pudiendo ser mortal para los cerdos, el ganado vacuno, las ovejas, las cabras, jabalíes, ciervos y venados, entre otros. Las patas y boca de los animales infectados sufren de ampollas, causan debilidad, exceso de saliva y falta de apetito. Además sufren de pérdida de peso y falta de producción de leche.-

La enfermedad es especialmente severa en los lechones en los cuales se produce elevada mortandad, aún sin observarse lesiones en la madre. Puede presentarse la forma cardíaca con muerte súbita.-

En ovinos y caprinos la fiebre aftosa es una enfermedad más benigna que en los bovinos.-

Es producida por un picorna virus (muy pequeño) perteneciente a la familia Picornaviridae.-

Existen 7 serotipos diferentes del virus, estando presentes en América del Sur solo los serotipos A, O y C.-

¿Se pueden recuperar los animales infectados?

Sí. La fiebre aftosa no es necesariamente mortal. Existe en el mercado una vacuna actualmente disponible.-

A pesar de esto, el carácter altamente contagioso de la enfermedad puede causar serios problemas de producción para los ganaderos.-

Los veterinarios británicos creen que la mejor manera de detener su expansión (el Reino Unido sufre actualmente alrededor de 380 brotes de aftosa detectados), el sacrificar todo el ganado infectado, incinerar los restos de dichos animales y aislar las granjas dentro de un perímetro de 1,5 kilómetros.-

¿Afecta la fiebre aftosa a los seres humanos?

No. Los médicos afirman que la fiebre aftosa no afecta a los seres humanos.

La fiebre aftosa es una infección animal; el hombre es un huésped accidental que rara vez se infecta y enferma. Durante la última gran epidemia en Gran Bretaña, en el año 1967, se informó que un adulto contrajo la enfermedad y se sospecha que un niño pudo ser afectado.-

Es más importante el papel de los humanos en la transmisión mecánica indirecta del virus a los animales a través de vestidos, calzados y manos contaminadas, ya que el virus puede sobrevivir varios días en el medio externo.-

¿Cómo se transmite la enfermedad?

La enfermedad se transmite por contacto con animales infectados y con objetos contaminados.-

Las vías de infección más importantes para el mantenimiento del proceso infeccioso son el aire expirado y la leche.-

El bovino es la especie más importante en la diseminación y mantenimiento de la enfermedad. La máxima actividad infectante por vía aérea en bovinos se encuentra entre 1 a 4 días luego de la infección con un máximo de hasta 14 días.-

El virus aftoso es excretado mucho antes de las lesiones clínicas. Esto significa que los animales que presentan lesiones típicas de fiebre aftosa bien desarrolladas son escasamente peligrosos como transmisores. Lo son, en cambio, cuando esas lesiones aún no han aparecido o cuando recién comienzan.-

El contacto directo entre animales, la transmisión a distancia por corrientes de aire, la transmisión alimentaria por consumo de productos de origen animal (carnes, vísceras y leche), la transmisión sexual, la transferencia mecánica (humanos, pájaros, insectos, viento, residuos, automóviles, etc.) han sido imputados en más de una vez como responsables por el inicio de un brote de fiebre aftosa.-

Se entiende como origen o fuente de infección por virus aftoso al animal en el cual el virus se multiplica y es eliminado en forma tal que permita la infección de otro animal susceptible, independientemente de la vía de transmisión.-

¿Que otros países sufren de esta enfermedad?

Esta enfermedad ha afectado a países de Africa, América del Sur, Medio Oriente y Asia. En Europa se creía que el mal había sido definitivamente erradicado, hasta el año pasado, cuando se produjo un brote en Grecia.-

Tanto América del Norte como las naciones del Pacífico y el Caribe están libres de la enfermedad.-

Situación actual de la República Argentina con respecto a la fiebre aftosa:

Los nuevos focos de aftosa detectados en cinco provincias de la República Argentina, no sólo amenaza con convertirse en una grave crisis económica para el sector ganadero, sino que ha provocado discordias con el gobierno, reprochándole el manejo de la información sobre el tratamiento dado al flagelo. En efecto, sistemáticamente durante los últimos meses, el entonces Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Antonio Berhongaray, negaba enfáticamente la presencia de focos de aftosa en nuestro territorio y desde el SENASA se guardaba silencio de radio, pese a que era un secreto a voces la aparición del brote.-

Luego de negarlo durante seis meses, en un paso de política de sinceramiento, fueron admitidos focos de la enfermedad en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, San Luis, Santa Fe y La Pampa por parte del gobierno nacional a la OIE (Organización Internacional de Epizootias), principal foro veterinario del mundo.-

La distribución geográfica de los brotes coincide con las denuncias realizadas por los productores.-

El Subsecretario de Agricultura, Eduardo Manciana, confesó el 15/03/01 que los campos afectados serían 40.-

El recientemente designado interventor en el Senasa (Servicio de Sanidad y Calidad Agroalimentaria), Héctor Salamanco, no descartó que se amplíe la vacunación obligatoria a "todo el rodeo nacional", estimado en unos 49 millones de vacunos, para frenar la enfermedad. Hasta el momento, el Senasa dispuso la vacunación de 13 millones de cabezas.-

La OIE, no bien recibido el informe antedicho, divulgó el mismo a los 140 países que la componen. Consecuentemente, el 12/03/01 la Argentina comenzó a sufrir el cierre de casi todos sus mercados, entre ellos EE.UU., Taiwán, Canadá, la Unión Europea, Suiza, Chile, Singapur, Colombia y Bolivia, lo que implicaría pérdidas para los frigoríficos exportadores cercanas a los u$s 409 millones.-

 Indice Alimentos