Viernes, 15 Diciembre 2017

DENUNCIA.- ORDEN DE CESE.- MAXIMAS SANCIONES.-

Señor Presidente de la

COMISION NACIONAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA (C.N.D.C.):

Ricardo Leandro NASIO y Marcelo FERNÁNDEZ GRASSI, en nuestra condición de Presidente y Secretario, respectivamente, de PROCONSUMER (Asociación Protección de Consumidores del Mercado Común del Sur), lo cual acreditamos con copia de las actas pertinentes y de la constancia de inscripción en el Registro Nacional de Asociaciones de Consumidores, con domicilio en nuestra Sede de la calle Viamonte 885, piso 2º, de esta ciudad, con el patrocinio letrado del Abogado Dardo Marchesini (C.P.A.C.F. Tº 7, Fº 984), y constituyendo conjuntamente con éste el domicilio legal en la Avenida Santa Fe Nº 1.380, piso 1º, “A”, de esta ciudad, respetuosamente nos presentamos y decimos:

I.- CARACTER Y OBJETO DE LA PRESENTANTE

Con el fin de delimitar y precisar los alcances y la procedencia de las actuaciones que promueve la Asociación, a modo de introducción se expresan los fundamentos jurídicos de la pretensión, referidos a la legitimación para actuar.

Conforme lo regulado por el art. 55 de la ley 24.240, “...las asociaciones de consumidores constituidas como personas jurídicas están legitimadas para accionar cuando resulten objetivamente afectados o amenazados intereses de los consumidores...”, en tanto y en cuanto, según el art. 56, hayan requerido “...autorización a la autoridad de aplicación para funcionar como tales...”.

La Asociación que representamos se encuentra autorizada para funcionar como Asociación de Consumidores, bajo el Nº 3, asignado por el Registro Nacional de Asociaciones de Consumidores, dependiente de la Dirección Nacional de Comercio Interior, por lo que está legitimada para promover acciones, tanto judiciales como administrativas, en defensa de los intereses de los consumidores.

Asimismo, en cumplimiento de los fines que persigue la Asociación, y en consonancia a lo prescrito por el art. 56 de la ley 24.240, las actuaciones promovidas se dirigen a:

a) Velar por el fiel cumplimiento de las leyes, decretos y resoluciones de carácter nacional, provincial o municipal, que han sido dictadas para proteger al consumidor.

b) Proponer a los organismos competentes el dictado de normas jurídicas o medidas de carácter administrativo o legal, destinadas a proteger y educar a los consumidores.

c) Defender y representar los intereses de los consumidores, ante la justicia, autoridad de aplicación y/u otros organismos oficiales o privado.

Dentro de este marco que describimos y en cumplimiento de nuestro objeto, se formula esta presentación, tendiente a evitar que se produzca un perjuicio al interés económico general (art. 1º ley 25.156) y en defensa de los derechos de los consumidores, tutelados por el artículo 42 de la Constitución Nacional y la ley 24.240 de Defensa del Consumidor.

Pretendemos que esa Comisión nos otorgue participación en el trámite previsto por la ley 25.156 para esta operatoria y se nos dé vista de las actuaciones y de las futuras presentaciones que realicen las partes, como asimismo de los dictámenes y/o resoluciones que adopte ese organismo.-

La defensa del interés público involucrado en la cuestión meritúa sobradamente nuestro pedido y la defensa de los derechos de los consumidores avalan nuestra presentación.

II.- EXORDIO

En el carácter invocado, conforme a lo estatuido por la Ley Nº 25.156 de Defensa de la Competencia, en adelante LDC, venimos a denunciar (LDC artículo 26º) a: 1) REPSOL YPF, con domicilio en Avenida Presidente Roque Saenz Peña Nº 777; a 2) SHELL COMPAÑIA ARGENTINA DE PETROLEO S.A., con domicilio en Avenida Presidente Roque Saénz Peña Nº 788, y a 3) ESSO S.A. PETROLERA ARGENTINA, domiciliada en C. M. D. Paolera Nº 297/99, todos los domicilios de la Ciudad de Buenos Aires, por haber incurrido en conductas restrictivas de la competencia (LDC artículo 2º), consistentes en: a) concertar y/o manipular en forma directa o indirecta los precios de venta de combustibles derivados del petróleo en ese mercado de nuestro país (LDC artículo 2º, inciso a); b) distribuir y comercializar los productos en cantidades restringidas o limitadas (LDC artículo 2º, inciso b); y c) negarse injustificadamente a satisfacer pedidos concretos en las condiciones vigentes (LDC artículo 2, inciso l), configurando hipótesis del artículo 1º de la LDC. Todo con perjuicio para el interés económico general .

II bis.- DESABASTECIMIENTO

Queremos poner especial énfasis en la conducta de las denunciadas traducida en el DESABASTECIMIENTO, especialmente de gas oil -estrategia remanida desde los tiempos más remotos de las prácticas ilegítimas de la concertación y el abuso de posiciones dominantes-, con lo cual se le suma al perjuicio económico general ya reseñado, el daño tremendo moral del manoseo y la incertidumbre. Lo cual en estos momentos coadyuva con el aumento de una tensión social al borde de las derivaciones trágicas.

III.- SANCIONES

La presente denuncia tiene por objeto (LDC artículo 28, inciso c) impedir que se siga consumando el perjuicio al interés económico general que produce la comisión de los actos detallados en el apartado anterior. Para lo cual, en virtud de lo establecido por la LDC en su artículo 58, penúltimo párrafo, esa Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, en uso de las funciones atribuidas por el artículo 24, incisos a), b), c), k), ll), m) de la LDC, proceda a analizar exhaustivamente los hechos de los que darán cuenta las notas periodísticas cuyos resúmenes se detallan en el Anexo del presente. Pedimos por ello que, previo los trámites de rigor, esa C.N.D.C. aplique las máximas sanciones dispuestas por la LDC en: el artículo 46, incisos a), b), y c); el artículo 48; el artículo 49 en la imposición de multas; y, en su caso, el artículo 50.

III BIS.- DISOLUCION, LIQUIDACION, ETC.

Sin perjuicio de las sanciones solicitadas en el apartado precedente, si esa Honorable Comisión -como entendemos que ocurrirá- verificase que los actos denunciados constituyen abuso de posición dominante, o constatase que se ha adquirido una posición monopólica u oligopólica en violación de la Ley Nº 25.156, las consecuencias socioeconómicas de tanta desaprensión e irresponsabilidad empresarial ameritan que se pida al Juez competente que las empresas infractoras sean disueltas, liquidadas, desconcentradas o divididas.

IV.- ORDEN DE CESE Y RETROCESO DE LOS PRECIOS - como trámite previo-

Sin perjuicio del curso procesal de rigor a los fines de la aplicación de las sanciones solicitadas, para evitar perjuicios luego irreparables al interés económico general, conforme lo autoriza el artículo 35 LDC, pedimos que esa C.N.D.C. disponga, como medida previa, el cese inmediato de las conductas denunciadas.

Por las razones expuestas en esta denuncia y lo que sabrá suplir el elevado criterio de esa honorable C.N.D.C., peticionamos también que de previo y especial pronunciamiento e inaudita parte, se ordene a las denunciadas el retroceso de los precios de venta de los productos indicados a los vigentes al día en que se decretó la devaluación de nuestra moneda. Dicha medida deberá aplicarse en la totalidad de las bocas de expendio que aquellas tienen en el territorio nacional

V.- AUDIENCIA PUBLICA

Como se advierte, las consecuencias y trascendencia que pueden derivar de los hechos denunciados hacen mérito para que solicitemos a esa C.N.D.C. la convocatoria a una urgente audiencia pública, conforme las facultades otorgadas a ella por el artículo 37 LDC.

VI.- HECHOS

Honorable Comisión: La situación socioeconómica para los argentinos derivada de los acontecimientos producidos los días 19 y 20 de diciembre de 2001, muestran a éstos como un punto de inflexión en la tolerancia a las conductas del poder. Nos eximen, por otra parte, de dar mayores explicaciones relacionadas con lo que podemos denominar el hartazgo movilizador. Creemos, en definitiva, que hay derecho a pensar que se han superado los límites de la mayor tolerancia humanamente imaginable.

Es cierto que cualquier ciudadano memorioso podría decir que todos los antecedentes con connotaciones socioeconómicas graves habidos en el país, siempre hicieron pensar que en esa ocasión se atravesaba por el peor momento de la república.

Pero lo que pasa hoy en la Argentina, nos pone sin ninguna duda en el momento más tremendo y difícil de superar que jamás pudimos imaginar, siquiera.

Y eso hace que hoy, más que nunca, en todas las actividades, sin distinción alguna, se haga necesario encausar nuestras conductas en función de acotar las tensiones de una parte mayoritaria de nuestra población que ya ha dado y realizado todos los sacrificios posibles.

De modo que es imprescindible que las instituciones y los organismos rectores, sin excepción alguna, teniendo como único límite la honestidad, se conviertan en denominadores comunes para aliviar rápida y eficazmente la vida diaria de los argentinos, en un ejercicio impensado de la solidaridad.

El nuestro, uno de los pueblos de la tierra denominados mansos, ha soportado ya, con estoicismo a veces, muchos ensayos y experiencias hechos irresponsablemente por malos gobernantes.

Pero ahora, limitando todo lo referido estrictamente al objeto de esta presentación, destacamos que durante más de diez años de economía de libre mercado que llevamos, aquí se omitió la defensa de la competencia. Con lo cual se instaló en los mercados la impunidad del abuso de posiciones dominantes y de las concertaciones empresarias. No solamente perjudiciales para el presente del interés económico general, sino para el hallazgo de la salida que necesitamos.

Por eso, Honorable Comisión, no queremos que el gobierno sobreviniente al colapso generador del golpe cívico del 20 de diciembre encare con negociaciones palaciegas los atropellos a que están siendo sometidos los derechos de los usuarios y consumidores.

Y queremos, entonces, poner en vuestras manos el presente caso, que por la publicidad y notoriedad de las conductas asumidas debería resultar de puro derecho para ese organismo especializado. Ante el cual es, como ocurre en los países desarrollados, donde se deben ventilar para conseguir soluciones, rápidas, eficaces y adecuadas.

VII.-

Sin perjuicio de las consideraciones que posteriormente vertiremos sobre la configuración de las conductas imputadas a las denunciadas, creemos que el contenido de las notas periodísticas cuyos resúmenes brevitatis causae transcribimos y agregamos como Anexo, serán la base suficiente y necesaria para el desarrollo de un proceso que desembocará en la satisfacción del objeto perseguido con esta presentación.

Y finalmente agreguemos que según una opinión periodística relevante y suficiente para el juzgador (Página 12 del 24-02-02), “los aumentos en el precio de los combustibles no tienen otra explicación que el intento de las petroleras por perpetuarse como el único sector dolarizado de la economía”.

La devaluación ha mejorado la ecuación económica tanto de la explotación como de la refinación de petróleo (upstream y downstream en la jerga).

Los costos operativos de ambas actividades disminuyeron en dólares y su componente importado no llega al 10 por ciento. Para los refinadores, el petróleo implica las dos terceras partes del costo, pero su precio de transferencia es acordado dentro del oligopolio petrolero.

Como dato, en el país, Repsol-YPF es más poderosa que Esso y Shell. Ella posee:

58,8 % de las reservas comprobadas de petróleo;

49,5% de las reservas comprobadas de gas natural;

50,5% de la producción de petróleo;

64,7% de la disponibilidad de gas natural;

40% de la producción de GLP;

53,8% de la capacidad de refinación;

49,8% de las estaciones de servicio;

56,4% de las ventas de gas oil; y

54,0% de las ventas de motonaftas.

Pero a escala internacional es un actor menor, por lo que la coordinación con los gigantes estadounidense y angloholandés es completa.

En una nueva prueba de la cartelización contra el interés económico general, mientras la ciudadanía confiaba que se cumpliera la expectativa que creaba el gobierno de que “Repsol-YPF no aumentara sus precios, la realidad de nuestra imputación de que se está violando la Ley de Defensa de la Competencia no se hizo esperar y los combustibles han sido aumentados maquinada y concertadamente a niveles que los están llevando nuevamente a la cabeza de los precios internacionales.

La ley y los decretos de desregulación y privatización petrolera, según la misma fuente, en la última década invocaron siempre la libre competencia y la más eficiente asignación de recursos por el mercado. Sin restricciones estatales los precios locales reflejarían los valores internacionales.

Nada de esto sucedió, porque “cuando no regula el Estado regulan los monopolios”. O, como en este caso, el oligopolio formado por Repsol, Esso y Shell, con algunos otros actores secundarios.

Ellos disponen de las áreas centrales y marginales y el resto de los activos que eran propiedad de YPF. Son empresas controladas por ellos las que integran los consorcios que se adjudicaron los segmentos en que se dividieron Gas del Estado, Agua y Energía, Hidronor y Segba.

Esto dio como resultado un mercado energético muy concentrado y de alta integración vertical y horizontal. Los mismos intereses participan en los distintos eslabones de la cadena energética: generación y/o transporte y/o distribución y/o comercialización de gas natural, petróleo y energía eléctrica.

Según el mismo origen, “entre Repsol, Esso y Shell, concentran el 90 por ciento de la oferta local de petróleo y gas. También controlan los ductos, la capacidad de almacenamiento y la comercialización mayorista.

Además, han conseguido bloquear el acceso de cualquier eventual competidor, ya que sólo pueden importar quienes el año anterior hayan comercializado no menos de cien mil metros cúbicos y acrediten un patrimonio no menor a 25 millones de dólares.

Las consecuencias de todo esto son que los precios de los combustibles en el mercado argentino nunca se alinearon con los internacionales.

Por el contrario, sólo los incrementos en el precio del crudo se trasladan aquí íntegros a los precios en surtidor. Las rebajas no.

YPF fue la empresa petrolera de mayor rentabilidad en todo el mundo en la década de 1990, duplicando y triplicando los márgenes de ganancias de las demás empresas del sector, algo que no se relaciona con la evolución del precio internacional sino con la rigidez del oligopolio local.

Las principales empresas petroleras ya licuaron pasivos por casi 500 millones de dólares, gracias al decreto del 3 de febrero que dispuso la pesificación 1 a 1 de sus deudas en dólares con el sector financiero local.

Pero además, (mismo informe) “emitieron Obligaciones Negociables en el mercado internacional, que a fines de 1997 ascendían a 5.300 millones, para las que ahora reclaman un seguro de cambio”.

Por ello, efectuamos el siguiente

 

PETITORIO:

Se tenga por interpuesto el presente en legal tiempo y forma;

Por adjuntado el Anexo;

Oportunamente se ordene a las denunciadas el cese de las conductas aquí imputadas y se retrotraigan los valores de los combustibles al día anterior en que se produjo la devaluación de nuestra moneda;

Sin perjuicio de lo anteriormente expuesto, se apliquen -como se pide- las máximas sanciones previstas por la ley contra las denunciadas.-

 

Tener presente lo expuesto y proveer de conformidad, que

SERA JUSTICIA.-

 

Lic. MARCELO FERNÁNDEZ GRASSI Dr. RICARDO L. NASIO

Secretario Presidente

ANEXO:

Los artículos transcriptos corresponden en su totalidad al Diario La Nación.

(07/02/02) Reunión de gabinete

Se quiere evitar el aumento del combustible

Respecto a un posible incremento en las tarifas de los combustibles, Capitanich dijo que las compañías petroleras manifestaron su voluntad de "no trasladar al precio final el impacto de la devaluación" y de "reducir a cero el 8 por ciento de incremento del precio del gasoil" que ya habían aplicado.

(10/02/02) Amadeo: "No es cierto que aumentarán los combustibles"

El vocero presidencial desestimó así una eventual suba del 20% en el precio de la nafta, el gasoil y el GNC

El vocero presidencial, Eduardo Amadeo, desestimó hoy una eventual suba del 20 por ciento en el precio de los combustibles.

"No es cierto que aumentan los combustibles", afirmó Amadeo, que reveló haber mantenido conversaciones en las últimas horas con representantes de dos empresas destiladoras, quienes le desmintieron la versión de un posible aumento en el precio de la nafta, el gasoil y el GNC.

En declaraciones a una radio porteña, el portavoz oficial atribuyó el rumor a sectores que buscan la suba para lograr mayores ganancias.

YPF negó un aumento de combustible

Un vocero de la empresa Repsol YPF negó ayer que sus combustibles fuesen a aumentar. "Por ahora no estamos pensando en ningún aumento", dijo a LA NACION.

Sin impacto

El titular de la FEC explicó que el impacto de la devaluación no debería trasladarse completamente al precio, ya que a pesar de que la depreciación de la moneda podría superar el ciento por ciento actual (de la convertibilidad al 2 a 1), el aumento "tendría que estar en el 15 ó 20 por ciento", porque la mano de obra y ciertos insumos de petroleras, refinerías y estaciones siguen estando en pesos.

 

(16/02/02) Creen que los combustibles subirán hasta un 20%

Los directivos de estaciones de servicios estiman que van a incrementarse los precios de las naftas y el gasoil si el Gobierno no reduce los impuestos que gravan la actividad

Pese a que continúa hasta el lunes próximo la tregua acordada para no concretar aumentos en combustibles, desde las estaciones de servicios se estima que los precios podrían aumentar hasta un 20 por ciento si no se impone, desde el ámbito oficial, la decisión de realizar una merma en la carga impositiva vigente.

El presidente de la Federación de Expendedores de Combustible (Fecra), Carlos Calabró, afirmó hoy que "se sabe que el combustible tiene que aumentar su precio dada la depreciación del peso y el efecto que esto tiene sobre los insumos importados".

García manifestó que "el incremento esperado ascendería a un 20 por ciento" ya que hay que tener en cuenta que "el precio internacional por litro es de 20 centavos de dólar, y para la Argentina sería de unos 0,40 pesos, y si se le agrega el flete y el pago de insumos, el valor por litro rondaría el 1,20 pesos".

(../02/02) En las compañías comercializadoras no descartan que se produzcan nuevos aumentos en los próximos quince días

Hasta ahora, los incrementos no superaron el 6 por ciento Pero las empresas aseguran que no podrán seguir absorbiendo el impacto de la devaluación Puja por el valor del crudo

Mercado aerocomercial

Con una inflación agazapada, el Gobierno tiene una pesadilla: que se produzcan nuevos aumentos en el precio de los combustibles, factor clave en la evolución del índice de precios. Y en el sector petrolero, que todavía trata de recuperarse del shock de la devaluación, no descartan nuevos incrementos en los próximos quince días.

"La industria petrolera está fuertemente dolarizada, y antes de devaluar se tendría que haber analizado la situación de cada actividad -repiten a coro los empresarios del sector, en estricto off the record .- Con este dólar, es inevitable que los precios sigan aumentando."

Es que el mercado de hidrocarburos tiene como referencia principal el precio del petróleo, un bien transable que se cotiza internacionalmente en dólares. Con una devaluación superior al 100% (el dólar cerró el viernes último a $ 2,25), ese valor se duplicó.

Los aumentos tan temidos

Lo cierto es que, tras la devaluación de principios de enero, las compañías refinadoras y comercializadoras de combustibles mantuvieron sus precios congelados. ¿La razón?, tras el anuncio del gobierno de Eduardo Duhalde de la aplicación de un impuesto a las exportaciones petroleras, se iniciaron negociaciones para cambiar las retenciones por un adelanto de fondos para financiar el plan de ayuda social.

En el sector estiman que el factor desencadenante de la medida fue la denuncia presentada por el abogado Ricardo Monner Sans para investigar la demora en la aplicación de las retenciones.

Irritadas, las comercializadoras de combustibles comenzaron entonces a definir sus nuevas políticas de precios, tomando en cuenta la devaluación. Y se habló de aumentos del 20 por ciento.

De nada valió la advertencia del presidente Duhalde de que no permitiría incrementos en los precios de los combustibles. El lunes 18 de febrero, Shell abrió el juego con subas del 3 al 5% en las naftas.

El día siguiente fue el turno de Esso, que aplicó incrementos del 5 al 6% en naftas y también en gasoil.

Los aumentos de Repsol YPF, que por su posición en el mercado actúa como un orientador de precios, no llegaron al 2 por ciento.

Lo mismo pasó con la cadena Eg3, ahora en manos de la brasileña Petrobras, que tiene un convenio de suministro de crudo con Repsol YPF como parte del acuerdo de intercambio de activos.

Esta actitud molestó al resto de las comercializadoras que no producen petróleo en el país, y que tienen espaldas más chicas para absorber el encarecimiento del insumo.

"Está claro que nuestra posición fue dar una señal de moderación y de cautela, para acompañar la actual situación de crisis -dijo Fabián Falco, director de Relaciones Externas de Repsol YPF.- Si nuestro cálculo hubiera sido estrictamente matemático, seguramente el ajuste hubiera sido otro."

Advertencia

Lo que está claro es que la evolución del precio de los combustibles está atada a la suerte de un dólar que el Gobierno no logra dominar. La luz de alerta la encendió Tomás Hess, vocero de Esso, que la última semana admitió que se producirían nuevos aumentos.

Aunque no quieren decirlo públicamente, algunos empresarios aseguran que, de tomarse en cuenta el valor actual del dólar, se debería aplicar un aumento del 17 al 18 por ciento.

Especialistas del sector, en cambio, no admiten subas superiores al 13 por ciento. "En realidad no queda mucho por reajustar", dijo un consultor.

El nuevo escenario económico desató además una dura interna en el sector petrolero. Los protagonistas son, por un lado, los productores de petróleo (fundamentalmente empresas como Pecom, ex Perez Companc, y Pan American Energy, ya que es poco lo que Repsol YPF les vende a las refinerías locales), y por el otro, las productoras y comercializadoras de combustibles sin crudo propio en el país, como Shell y Esso.

En el centro de la disputa están los contratos para la venta de crudo, que en su mayor parte vencen entre abril y mayo próximo. Como quedó establecido en la ley de emergencia económica, si no hay acuerdo entre las partes, todos los convenios quedan pesificados.

Se descuenta que a partir del vencimiento de los contratos, y de no mediar un acuerdo entre las empresas y el Gobierno, el valor del petróleo se fijará según la cotización del dólar en el mercado.

Durante enero último, las productoras vendieron tomando como referencia una cotización del dólar de $1,20. Durante los primeros quince días de febrero, esa cifra subió ligeramente, a 1,2250 peso. Y del 15 al 28 de febrero se estableció en 1,40 peso. Según fuentes del mercado, ahora las petroleras exigen un dólar a 1,60 peso, pero las refinadoras se niegan a pagar ese precio.

Consultado por LA NACION, Juan José Aranguren, vicepresidente de Shell, no quiso dar detalles sobre la marcha de las negociaciones. "La forma de salir de esta situación no es brusca, sino vía un consenso, para tratar de restablecer la demanda lo más rápido posible -dijo-. El Gobierno tiene que entender que el sol no se puede tapar con las manos."

Hess, vocero de Esso, tuvo la misma opinión. Y aprovechó para desmentir los rumores de que la compañía está pensando en dejar el país.

Oscar Vicente, presidente de la Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH) y ejecutivo de Pecom, dijo que "somos conscientes de que el Gobierno quiere ser cuidadoso con el impacto de la devaluación sobre los combustibles. Los petroleros también vamos a serlo."

Por Laura Suárez Samper

De la Redacción de LA NACION

Línea de largada

El 18 de febrero último, la anglo-holandesa Shell anunció aumentos del 3 al 5% en sus naftas; la siguió Esso, con incrementos del 5 al 6% que incluyeron al gasoil; las subas de Repsol YPF, que por su posición en el mercado actúa como un orientador de precios, no llegaron al 2 por ciento, y lo mismo pasó con la cadena Eg3, ahora en manos de la brasileña Petrobras.

(../02.02) Habría subas del 30%; podrían trasladarse a los pasajes

El alza en el combustible golpea a las líneas aéreas

Sin respiros ante una recesión que les hace perder sumas millonarias desde hace tiempo, las aerolíneas se encontrarán en los próximos días con un nuevo golpe que puede, en muchos casos, dejarlas muy cerca del knock out: el aumento en los combustibles.

Los representantes de los principales proveedores de JP1 -el derivado del petróleo de alto octanaje que utilizan los aviones-, como Repsol YPF, Esso y Shell, les anticiparon a estas empresas que los incrementos podrían alcanzar el 30% y que muy probablemente se darán a conocer esta semana.

La cuestión tiene, además, un inconveniente obvio: cualquier aumento podría ser trasladado a las tarifas. "En algún momento esos costos se van a aplicar en los precios finales. Es probable que ya empiecen a llegar facturas más caras en los próximos días, pero hasta el momento no hubo ninguna comunicación oficial", dijo Fernando Dozo, titular de la Junta de Representantes de Compañías Aéreas (Jurca).

En las compañías tampoco tuvieron información concreta desde las petroleras, más allá de que se hicieron varios contactos la semana última. "Nosotros les compramos a Repsol YPF, Shell y Esso, pero ninguna nos dijo nada hasta el momento", explicó Julio Scaramella, vocero de Aerolíneas Argentinas, empresa de capitales españoles.

Así, cualquier escenario de aumentos sería una nueva distorsión para esta industria, que revivió en los últimos días la controversia por las bajas de tarifas que introdujo Aerolíneas Argentinas hace cuatro meses, con el objeto de tomar una mayor porción de mercado después de una prolongada parálisis operativa, antes de ser adquirida por el holding español Marsans.

(18.02/02) Tensión en el sector petrolero

Definen hoy el nuevo precio de la nafta

Esta semana, los aumentos no superarían el 10% para todos los combustibles; se completarán después

Los empresarios se reunirán con el Gobierno Insistirán en un plan alternativo para evitar las retenciones

Todos coinciden en que las subas son inevitables

Las compañías petroleras empezarán a delinear esta noche a cuánto llegará el aumento de los precios de la nafta, el gasoil y el gas natural comprimido, luego de una reunión que mantendrán por la tarde los principales empresarios del sector con funcionarios del Gobierno, en la Casa Rosada.

Se estima que el incremento, que podría ser inferior al 10% esta semana, no se aplicará inmediatamente, sino algunas horas después. Por un lado, porque Repsol YPF, Esso, Shell y las otras firmas consideran aún que existe, aunque escaso, cierto margen de negociación. Y por otro porque, si fracasa el diálogo, sería desprolijo aplicar un alza que fuera vista más como represalia que como medida destinada a adecuar los efectos de la devaluación, la razón de fondo del incremento, según declaran las petroleras.

"Lo vamos a hacer con inteligencia. No podemos aplicar un aumento irracional en este momento", dijo el director de una de las entidades líderes. En principio, si no cambia la relación con el Gobierno, las empresas elegirán durante las próximas semanas el momento para completar estas subas, que podrían ubicarse en el 20%. "Absorbimos toda la diferencia de la devaluación desde enero, con un drenaje de caja impresionante. Más no podemos hacer. Nadie trabaja para perder dinero", agregaron desde otra compañía.

Reunión difícil

Pero el antecedente más cercano no es alentador: las negociaciones fueron ásperas el viernes, cuando se los convocó a la Casa Rosada. Los principales ejecutivos se sintieron defraudados al ver que el único anfitrión oficial era el secretario de Defensa del Consumidor, Hugo Miguens. "Vinieron presidentes y vicepresidentes nuestros y no hay ni siquiera un ministro", se quejó uno de ellos.

Con todo, con la hipótesis del aumento de precios en la manga, algunos empresarios hicieron su propuesta. "Podrían bajarnos el impuesto hídrico o el vial, ya que en este momento no se hacen ni canales ni caminos", resumieron. "Déjenme transmitirlo. Denme 72 horas", dijo Miguens, tras recordar los problemas de caja que tiene el Estado.

¿Cuáles serán las posturas? El Gobierno intentará convencerlos de que el aumento tenga el menor impacto posible en los consumidores. Ya golpeó primero con la medida, y puede ofrecer cualquier paso atrás como elemento de negociación.

Los empresarios insistirán en que el impuesto del 8% recaudaría lo mismo que las retenciones, pero sin distorsionar la producción. Y para ellos el principal punto de coacción será el nivel de aumento. "El Gobierno necesita que el incremento sea menor", se esperanzaban ayer.

Por Francisco Olivera

De la Redacción de LA NACION

Gran concurrencia en las estaciones

La inminencia de los aumentos en los combustibles provocó ayer una mayor afluencia en las estaciones de servicio, y se espera que la situación se repita hoy. Algunas estaciones, incluso, tuvieron que demorar el suministro por la alta demanda, que llegó a duplicarse en las últimas horas.

(19/02/02) Cuarto intermedio en las negociaciones

Duhalde dijo que no permitirá aumentos en los combustibles

El Presidente señaló que durante mucho tiempo "las petroleras han obtenido grandes ganancias y que en este momento tienen que entender la situación argentina"

El presidente Eduardo Duhalde afirmó que se mantendrá la pretensión de su gobierno de recaudar los 500 millones de pesos previstos en el Presupuesto, y que debe aportar el sector petrolero, ya sea por vía de retenciones a las exportaciones de hidrocarburos o por algún otro mecanismo fiscal alternativo.

También sostuvo: "No vamos a permitir que se concreten" los aumentos que preanunciaron los medios periodísticos para el caso de los precios finales de los combustibles en el mercado interno.

"He hecho saber a las empresas de extracción, refinerías y venta de nafta que durante mucho tiempo las petroleras han obtenido grandes ganancias, y que en este momento tienen que entender la situación argentina", dijo.

En ese sentido, añadió que el sector empresarial "está pendiente de las gestiones en el Parlamento para incorporar modificaciones a la ley de Emergencia Pública".

El sector petrolero había anunciado una fuerte merma en la actividad, que derivaría en el despido de trabajadores, en caso de prosperar la norma que analiza el Congreso que impondría retenciones a las exportaciones de hidrocarburos.

(19/02/02) Política económica / Declaraciones desmentidas por los hechos

El deseo de Duhalde cayó en saco roto

Al mediodía dijo que "el Gobierno no permitirá un aumento" en los combustibles

Con el argumento de las "grandes ganancias" que tuvieron las petroleras, justificó la necesidad de su aporte Capitanich llamó a hacer "un gran esfuerzo" ante las necesidades fiscales

El funcionario dijo que "existe otra alternativa que están considerando las provincias productoras y las empresas del sector, como es la aplicación de un impuesto a la producción de hidrocarburos del orden del 8 por ciento".

Capitanich dijo en un seminario que el Gobierno no aceptará presiones de las empresas de combustibles y que el Estado "no está en condiciones fiscales de absorber ningún incremento" de precios.

"Nosotros tenemos que ser absolutamente austeros en la ejecución del presupuesto 2002, tenemos dificultades para obtener recursos derivados de la recaudación impositiva; consiguientemente, tenemos que hacer un gran esfuerzo para atender la problemática social del país en estos momentos", explicó el funcionario.

En la conferencia en la quinta de Olivos, Duhalde también se ocupó del conflicto planteado por los trabajadores petroleros, que amenazaron con realizar un paro por tiempo indeterminado en rechazo de las retenciones que, aseguran, generarán cerca de 10.000 despidos.

"De ninguna manera vamos a permitir que algún sector esté en contra de las decisiones del gobierno nacional en cuanto a lo que las empresas petroleras deben aportar", aseguró el primer mandatario.

En ese sentido, el vicepresidente de Shell, Juan José Aranguren, dijo lo siguiente: "Durante un mes y medio hemos estado en conversaciones con el Gobierno para evitar retenciones sobre las exportaciones de hidrocarburos y la semana pasada éste las aplicó en un 20% en exportaciones de petróleo crudo y 5% en las exportaciones de productos".

En ese sentido, Aranguren afirmó que el aumento de precios de los combustibles "está exclusivamente relacionado" con el impacto que tiene la devaluación sobre los costos de la compañías que refinan y comercializan.

El ejecutivo dijo que un incremento de los combustibles "dependerá exclusivamente de cuál sea el efecto sobre la demanda".

A primera hora de la tarde, en una conferencia de prensa sobre los resultados de la reunión de presidentes del Mercosur, Eduardo Duhalde fue categórico: "El Gobierno no permitirá un aumento de precios en los combustibles", sostuvo.

Pocas horas después, en las estaciones de una de las petroleras líderes la nafta dejó de valer lo mismo. Las declaraciones del Presidente no alcanzaron y dejaron de tener sentido al final del día.

"He hecho saber a las empresas de extracción, refinerías y venta de naftas que durante mucho tiempo las petroleras han obtenido grandes ganancias y que en este momento tienen que entender la situación argentina", dijo Duhalde.

 

(19/02/02) La petrolera Esso aumentó los precios

A través de un comunicado, la empresa anunció un incremento en sus naftas de alrededor del 5 por ciento

La compañía petrolera Esso anunció un incremento del valor de su gama de combustibles del un 5 por ciento promedio.

A través de un comunicado, la empresa difundió los siguientes aumentos:

Energy 98 octanos, subió 5,6 %

Energy 96 octanos, 6,3 %

Energy 86 octanos, 3,4 %

Energy Diesel, 4,9 %

Los nuevos valores rigen desde la 0 de hoy

Comenzaron los aumentos en la nafta

Shell subió los precios entre un 3 y un 5%, aunque excluyó el gasoil; el resto de las firmas lo hará en las próximas horas

El Gobierno podría dar marcha atrás con las retenciones del 20% La reunión con los petroleros se postergó para hoy El litro de nafta súper de Shell cuesta ahora $ 1,062

Luego de una semana de fricciones entre el Gobierno y el sector petrolero comenzó ayer el aumento en los precios de la nafta. La compañía Shell fue, esta vez, la encargada de tomar la iniciativa que imitará el resto de las firmas en las próximas horas: aplicó un alza de entre el 3,4% y el 4,9% en sus productos. Por el momento, excluyó al gasoil de la medida.

Así, el litro aumentará de $ 0,877 a $0,907 en la nafta común, de $ 1,012 a $ 1,062 en la súper y de $1,122 a $ 1,172 en la V-Power. El argumento, que se extenderá a todas las petroleras, fue que deben ajustar gradualmente los costos que les produjo la devaluación.

La decisión de la compañía sorprendió incluso a muchos empresarios que tenían previsto decidir los aumentos esta noche, luego de enterarse de que el Gobierno había postergado para hoy por la tarde la reunión programada para ayer con representantes del sector. "Es ridículo anunciar ahora una suba si mañana nos reunimos con el Gobierno", explicaban anoche en otra de las firmas líderes. Con todo, volvieron a reconocer que los incrementos son inminentes y que se darán a conocer esta semana.

La otra razón que tuvo la mayoría de las entidades -Repsol YPF, Esso y Pecom, entre otras- para no hablar de alzas fue que el Gobierno dejó entrever ayer la posibilidad de no aplicar los impuestos a las exportaciones de crudo y derivados que tanto irritan a los principales ejecutivos.

"Se está discutiendo la modalidad del impuesto. Nos interesa el ingreso fiscal, más allá de si se grava a boca de pozo o se hace una retención a las exportaciones", dijo Duhalde tras la reunión de presidentes del Mercosur, en lo que fue recibido por los petroleros como un bálsamo. Capitanich fue más concreto: "Existe otra alternativa que están considerando las provincias productoras y las empresas del sector, que es la aplicación del impuesto del 8 por ciento a la producción de hidrocarburos".

Desencuentros

De todos modos, se vivió otro día convulsionado. Con escasez de combustible en muchas estaciones de servicio, lo único que abundaron fueron desencuentros y fallidos anuncios oficiales.

Un ejemplo, del que ayer fue testigo LA NACION: Manuel García y Carlos Calabró, titulares de las cámaras expendedoras de combustible, llegaron a la Casa Rosada minutos antes de las 18, hora del encuentro pactado con Capitanich y el flamante secretario de Energía, Alieto Guadagni. "No hay ninguna reunión", les dijeron en la recepción de Balcarce 50. "Es en el Ministerio de Economía, con Remes Lenicov", agregaron. Ambos cruzaron la calle Hipólito Yrigoyen y se presentaron en el Palacio de Hacienda, donde les informaron que no estaban enterados del encuentro.

Pero la verdadera consigna fue ganar tiempo. Las comisiones de las cámaras legislativas se reunirán hoy por la mañana y serán consultadas por el Gobierno. Allí se diseñará la propuesta para intentar evitar lo que más teme Duhalde: un feroz aumento en los combustibles que termine por disparar los precios de toda la economía.

Francisco Olivera

Piden control

El bloque de diputados del Frepaso, encabezado por Darío Alessandro, presentó ayer un proyecto de ley que establece que cualquier alza en el precio de los combustibles debe requerir de la autorización previa y expresa del Poder Ejecutivo, a través de la Secretaría de Energía. El fundamento es que sólo cuatro firmas controlan el 85% del mercado, por lo que existe cierto grado de oligopolio.

(20/02/(02) Tensión en el sector petrolero

Continúan los aumentos en los combustibles

Esso aplicó ayer alzas de hasta el 6,3% en la nafta y el gasoil

Ya son dos las compañías que fijaron nuevos precios esta semana y el resto se sumará hoy Fracasaron los encuentros del Gobierno con los empresarios para evitar más incrementos

El aumento del precio de los combustibles tuvo ayer su segundo capítulo después de la devaluación del peso: la petrolera Esso aplicó alzas de entre el 3,4% y el 6,3% que incluyeron, esta vez, al gasoil. Así, la medida de la empresa norteamericana se suma a la que tomó anteayer la anglo-holandesa Shell, que incrementó en hasta un 5% los precios de sus naftas.

Era la noticia que no quería escuchar el Gobierno. Porque un nuevo precio para el gasoil corre el riesgo de repercutir en toda la economía, por el impacto que genera en el transporte y en algunas usinas energéticas.

El motivo de la decisión empresarial volvió a ser el costo que provocó la devaluación del peso, que obliga a las petroleras a vender el combustible, en términos de dólar, por debajo de lo que lo hacen en el resto del mundo.

"Esso tiene que salir al mercado a comprar el crudo -explicó Tomás Hess, vocero de la compañía-. No trasladamos totalmente el precio, pero debemos mantener la viabilidad del negocio. No se hace para ganar más dinero. Más del 70% de los costos de refinación y comercialización son en dólares. De ese porcentaje, dos tercios corresponden al petróleo crudo."

Así, el litro de nafta Esso tiene ahora estos valores: Energy 8000 (97 octanos) subió de $ 1,110 a $ 1,172 (+5,6%); Energy 5000 (95 octanos), de $ 0,999 a $ 1,062 (+6,3%); Energy 3000 (común), de $ 0,877 a $ 0,907 (+3,4%); Energy Diesel, de $ 0,569 a 0,597 (+4,9%), y el gasoil, de $ 0,564 a $ 0,592 (+5%).

Vía libre para nuevas alzas

A partir de ahora, entonces, el resto de las empresas -que querían evitar, por una cuestión de imagen, ser las primeras en aumentar el precio del gasoil- tendrá el camino allanado. Podría ser hoy por la noche y en un nivel menor al 7%, según adelantaron desde algunas empresas.

El de ayer volvió a ser un día de desconciertos para el sector. Capitanich tenía previsto reunirse primero con los productores de petróleo y después con los refinadores. La principal razón de ambos encuentros era continuar con la negociación para evitar más alzas.

Pero se cumplió a medias con las conversaciones, y no fue demasiado lo que se avanzó en la relación. El primer encuentro, al que asistieron los directivos Ramón Blanco y Miguel Angel Remon Gil (Repsol YPF), Adrián Pérez (Panamerican Energy) y Oscar Vicente (Pecom), se extendió más de lo que se esperaba y no dio tiempo a concretar la segunda reunión.

Entonces, el grupo de los refinadores y expendedores -Hess (Esso), Juan José Aranguren (Shell) y Manuel García (Asociación de Estaciones), entre otros- esperó por casi dos horas, y debió conformarse con contarle sus propuestas y quejas sólo al secretario de Energía, Alieto Guadagni, que había asumido pocas horas antes.

"Nos dejaron plantados", dijo con bronca García, cuando se retiraba del edificio de la ex Somisa, donde queda parte del personal de la Jefatura de Gabinete, ubicado ahora en la Casa Rosada.

Por lo demás, tampoco hubo nuevas propuestas durante el diálogo con los productores, que volvieron a reclamar los inconvenientes que les generarán las retenciones del 20% a la exportación aplicadas la semana última. "Necesitamos que no aumenten los precios por esos impuestos", fue el concepto del Gobierno, que se topó, indefectiblemente, con la explicación más repetida en estos días por los petroleros: "El aumento no tiene nada que ver con las retenciones: es por la devaluación".

Pero la cuestión tributaria volvió a tratarse. "A nadie le convienen las retenciones", dijeron los empresarios, a lo que Capitanich contestó que era una decisión tomada y que revocarla tendría un costo político enorme para el Gobierno en estos momentos.

El funcionario dejó abierta, de todos modos, la posibilidad de cambiar, mediante una ley del Congreso, esa medida por un gravamen del 8% a toda la producción.

Otra razón que dieron los empresarios fue que los yacimientos petroleros tienen actualmente una declinación de entre el 10 y el 12% por año. Se necesita, entonces, hacer nuevas perforaciones, algo que dificultan las retenciones, dijeron. Los empresarios volverán a encontrarse hoy con el secretario de Energía para seguir la negociación.

"Estamos con mucha bronca -explicó uno de los que estuvieron con Capitanich-. Todo sigue igual. Van, vienen; van, vienen. Hablamos con uno, dice una cosa; hablamos con otro, dice lo contrario. El gobierno de De la Rúa no hacía nada, pero por lo menos respetaba las reglas. Estos están todo el día que sí, que no, que sí, que no."

Francisco Olivera

Precios máximos

Un grupo de diputados del PJ presentó ayer un proyecto de ley para establecer precios máximos en el mercado de combustibles por un plazo de 180 días. El proyecto propone que se mantengan durante ese período los precios de los combustibles derivados del petróleo y del gas natural "vigentes para el consumidor final al 1° de enero de 2002". La iniciativa fue firmada por los diputados justicialistas Jorge Daud, Héctor Cavallero, Alicia Narducci, Roberto Basualdo y José Falú. Los precios de las naftas comenzaron a aumentar anteayer.

(20/02/02) Presentación judicial contra las petroleras por el aumento de precios

El abogado Ricardo Monner Sans denunció a las empresas por el incremento "artificial e injustificado" de sus productos

Las empresas petroleras que recientemente aumentaron el precio de los combustibles fueron denunciadas esta mañana ante la Justicia por la elevación "artificial e injustificada" del precio de sus productos, se informó hoy en tribunales.

La demanda fue presentada por el abogado Ricardo Monner Sans -denunciante original en la denominada Causa Armas- y recayó en el juzgado en lo penal economico a cargo del magistrado Bernardo Vidal Durán.

(20/02/02) Duhalde pedirá a las petroleras que dejen sin efecto la suba de precios

El primer mandatario señaló que el Gobierno aplicará retenciones a las exportaciones del sector

El presidente Eduardo Duhalde se declaró esta mañana partidario, "en principio, de una acción de persuasión" con las empresas petroleras que aumentaron los precios de sus combustibles esta semana para que los dejen sin efecto, al tiempo que ratificó la decisión de su Gobierno de aplicar retenciones a las exportaciones del sector.

Duhalde dijo que los precios "van a tener que volver hacia atrás". "Ayer llamamos a las empresas, incluso a las que no han aumentado, y les dijimos que tenemos mecanismos como la Ley de Defensa de la Competencia y otras que nos permiten a nosotros fijar precios", señaló.

Asimismo, el primer mandatario dijo que "quiero persuadir en primer lugar, porque esto de fijar precios máximos nunca ha dado buenos resultados en la Argentina, porque después el Estado no puede controlar".

Además, Duhalde ratificó que dichas compañías "no solamente deben pagar retenciones (a las exportaciones) sino que necesitamos que las paguen anticipadamente y al contado".

"Le he pedido a las empresas que no solamente paguen esas retenciones, sino que las paguen anticipadamente y al contado, porque la situación de los sectores más postergados de la sociedad argentina requiere hoy de fondos que no tenemos", señaló Duhalde en declaraciones a una radio porteña.

"Las empresas que han ganado tanto dinero en los últimos años deben saber que también hay épocas en que se puede perder algo, sobre todo cuando nos va tan mal a todos los argentinos en medio de esta crisis", remarcó.

En tanto, funcionarios del gobierno encabezados por el secretario de Energía, Alieto Guadagni, y directivos de las petroleras continuarán hoy con sus conversaciones.

(22/02/02) Duhalde exhortó a las petroleras a no incrementar el precio de los combustibles

En un comunicado de prensa, el primer mandatario manifestó que "además de inaceptable sería virtualmente impracticable en el actual momento que vive el país"

El presidente Eduardo Duhalde exhortó esta tarde a las empresas del sector petrolero a "no incrementar el precio de los combustibles" en un nivel superior al ya aplicado por dos de las tres firmas que controlan el mercado local.

En un comunicado de prensa distribuido en la sala de periodistas de la Casa de Gobierno por la Secretaría de Medios de la Presidencia, Duhalde salió al cruce de las versiones periodísticas que indican que esos sectores podrían producir un aumento en los combustibles que rondaría entre un 20 y un 40 por ciento.

"Un aumento de esas características, además de inaceptable sería virtualmente impracticable en el actual momento que vive el país", sostuvo el jefe del Estado.

Por ello el presidente pidió a esas empresas "no incrementar el precio de los combustibles más de la cifra conocida en estas últimas horas y que redondea el 4 por ciento de aumento promedio".

Ayer, el jefe del Estado había relativizado las recientes subas de combustibles aplicadas por las empresas Shell y Esso, al afirmar que "fueron muy pequeñas y manejables".

En tanto, el Gobierno sigue adelante con las negociaciones reservadas con las petroleras por el conflicto suscitado por la decisión de la Nación de aplicar un 20 por ciento de retenciones a las exportaciones de hidrocarburos.

(../02/02) Repsol-YPF modera la suba de precios de sus combustibles

A partir de esta medianoche, la empresa petrolera se suma a los incrementos dispuestos por Shell y Esso

La empresa petrolera Repsol-YPF anunció hoy un incremento del 2,5 por ciento promedio en el valor de sus combustibles, a partir de esta medianoche.

De esta forma, Repsol-YPF, que concentra la mayor parte del mercado de ventas de naftas y gasoil, se suma a los incrementos dispuestos por las firmas Shell y Esso.

La empresa distribuyó un comunicado en el cual aclara que "debido a la devaluación YPF modera la suba de precios de sus combustibles".

"Consciente de la difícil situación que atraviesa el país la empresa argentina-española Repsol-YPF decidió moderar la corrección del precio de los combustibles al público, con impuestos incluidos, en valores promedio de 2,5 por ciento", indica la nota.

La empresa, que tiene el 31 por ciento del mercado local de combustibles, indicó que "a partir de la hora 0 de mañana sábado 23 de febrero, en la red de estaciones de servicio YPF de la ciudad de Buenos Aires el precio de la nafta Normal pasa de 0,878 a 0,899; la nafta Super XXI de 0,993 a 1,019; la nafta Fangio XXI de 1,104 a 1,134 y la Ultradiesel de 0,569 a 0,584 peso por litro".

"Con este limitado ajuste de precios Repsol-YPF realiza un esfuerzo particular para evitar que se vea afectada la economía doméstica", agrega el comunicado.

El incremento se produjo en medio de las discusiones que mantiene el sector petrolero con el Gobierno en torno de los valores para los combustibles del mercado interno y sobre la aplicación de un impuesto especial.

(03/03/02) Repsol YPF dispuso aumentar el precio de sus naftas desde hoy

Al público subirán 2,5% en promedio

La empresa de capitales españoles decidió "moderar" el alza "ante la difícil situación por la que atraviesa el país"

Se sumó a Shell y Esso También subió el gasoil

Repsol YPF anunció ayer que dispuso un aumento promedio del 2,5% en los precios de los combustibles para la venta al público en todas sus estaciones de servicio. La empresa comunicó, sin embargo, que decidió "moderar" los incrementos "ante la difícil situación por la que atraviesa el país" y a pesar de que el peso ha perdido más de la mitad de su valor frente al dólar desde que se anunció la devaluación, a principios del mes pasado.

El grupo argentino-español se sumó así a la suba de precios dispuesta por sus dos principales competidoras, Shell y Esso, que días atrás anunciaron aumentos de entre 3,4 y 6 por ciento para los distintos tipos de nafta que ofrecen al público. Repsol YPF, igual que Shell, incluyó el gasoil en la lista de incrementos.

El anuncio ocurrió luego de que el presidente Eduardo Duhalde exhortó a las empresas del sector, mediante un comunicado oficial, "a no incrementar el precio de los combustibles más de la cifra conocida en estas últimas horas, que redondea el 4 por ciento". De esa forma, el Presidente había enfrentado versiones periodísticas que anunciaban la intención de las petroleras de trasladar aumentos de entre el 20 y el 40% al precio de los combustibles. "Un aumento de esas características, además de inaceptable, sería virtualmente impracticable en el actual momento que vive el país", afirmó Duhalde.

Otro frente de conflicto en este sector de la economía surgió cuando el Gobierno impuso retenciones del 20% a la exportación de petróleo y del 5% a los derivados, pese a que había negociaciones en curso para reemplazar esa tasa por un gravamen único a todo el sector.

Repsol YPF, que tiene el 31% del mercado de combustibles, comenzó a aplicar los aumentos a partir del primer minuto de hoy.

El litro de nafta normal pasó a costar $ 0,899; la Súper XXI, $ 1,019; la Fangio XXI, $ 1,134, y la Ultradiesel, $ 0,584.

"Con este limitado ajuste de precios, Repsol-YPF realiza un esfuerzo particular para evitar que se vea afectada la economía doméstica", explicó la compañía en un comunicado.

La noticia, sin embargo, repercutió duramente en el Gobierno, que esperaba que Repsol-YPF no aumentara sus precios y, de ese modo, quebrar la unidad de las empresas petroleras, forzando a las restantes a retrotraer sus aumentos.

El incremento se produjo además mientras continúan las discusiones entre el sector petrolero y el Gobierno en torno de los valores para los combustibles del mercado interno y sobre la aplicación de un impuesto especial.

Hace un par de días, el titular de Repsol YPF, Alfonso Cortina, había expresado la necesidad de que la empresa incrementara los precios debido a las modificaciones cambiarias producidas por el Gobierno.

Una semana de lides

El miércoles pasado, Duhalde arremetió contra las empresas del sector de hidrocarburos que aumentaron el precio de los combustibles, advirtiéndoles que "deberán volver atrás" en los incrementos de tarifas.

Al día siguiente moderó, sin embargo, sus afirmaciones. Consideró que la angloholandesa Shell y la estadounidense Esso habían aplicado "cifras muy pequeñas de aumentos", al referirse al ajuste en los combustibles de entre 3,4 y 6,9% que dispusieron ambas compañías.

Ese mismo día, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, afirmó durante una exposición en el Congreso que "la retención (del 20%) a las exportaciones se mantiene".

Esto hizo que, además de aumentar el precio de los combustibles, las petroleras amenazaran con despidos masivos para intentar que el Gobierno diera marcha atrás en el gravamen y planteara un plan alternativo.

(03/03/02) La evolución de un factor clave para contener la inflación 03.03

Debido a la cotización internacional del crudo y a la estructura de costos de las petroleras, el precio del combustible está atado a la suerte del dólar

En las compañías comercializadoras no descartan que se produzcan nuevos aumentos en los próximos quince días

Hasta ahora, los incrementos no superaron el 6 por ciento Pero las empresas aseguran que no podrán seguir absorbiendo el impacto de la devaluación Puja por el valor del crudo

Con una inflación agazapada, el Gobierno tiene una pesadilla: que se produzcan nuevos aumentos en el precio de los combustibles, factor clave en la evolución del índice de precios. Y en el sector petrolero, que todavía trata de recuperarse del shock de la devaluación, no descartan nuevos incrementos en los próximos quince días.

"La industria petrolera está fuertemente dolarizada, y antes de devaluar se tendría que haber analizado la situación de cada actividad -repiten a coro los empresarios del sector, en estricto off the record .- Con este dólar, es inevitable que los precios sigan aumentando."

Es que el mercado de hidrocarburos tiene como referencia principal el precio del petróleo, un bien transable que se cotiza internacionalmente en dólares. Con una devaluación superior al 100% (el dólar cerró el viernes último a $ 2,25), ese valor se duplicó.

En el caso de los combustibles, el crudo significa -junto a aditivos y otras materias primas, también dolarizados- el 38% del precio final al consumidor. La carga impositiva del 42% actúa como un atenuante del impacto devaluatorio.

Otro argumento esgrimido por compañías de combustible para justificar los últimos aumentos es que el 75% de los costos de las refinerías son en dólares.

El escenario cambió radicalmente en la noche del 13 de febrero, cuando el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, anunció que el Presidente había reglamentado por medio de un decreto los derechos de exportación a los hidrocarburos incluidos en el artículo 6 de la ley de emergencia económica. Así se fijaron reintegros por cinco años del 20% para el crudo y del 5% para sus derivados (combustibles, lubricantes, solventes, etcétera). El gas quedó afuera.

"Nosotros aguantamos 40 días sin aumentar los precios, ningún otro sector hizo lo mismo -se quejó un petrolero de fluidos contactos con los despachos oficiales.- Pero el Gobierno no respetó su compromiso."

En el sector estiman que el factor desencadenante de la medida fue la denuncia presentada por el abogado Ricardo Monner Sans para investigar la demora en la aplicación de las retenciones.

Irritadas, las comercializadoras de combustibles comenzaron entonces a definir sus nuevas políticas de precios, tomando en cuenta la devaluación. Y se habló de aumentos del 20 por ciento.

De nada valió la advertencia del presidente Duhalde de que no permitiría incrementos en los precios de los combustibles. El lunes 18 de febrero, Shell abrió el juego con subas del 3 al 5% en las naftas.

El día siguiente fue el turno de Esso, que aplicó incrementos del 5 al 6% en naftas y también en gasoil.

Los aumentos de Repsol YPF, que por su posición en el mercado actúa como un orientador de precios, no llegaron al 2 por ciento.

Lo mismo pasó con la cadena Eg3, ahora en manos de la brasileña Petrobras, que tiene un convenio de suministro de crudo con Repsol YPF como parte del acuerdo de intercambio de activos.

Esta actitud molestó al resto de las comercializadoras que no producen petróleo en el país, y que tienen espaldas más chicas para absorber el encarecimiento del insumo.

"Está claro que nuestra posición fue dar una señal de moderación y de cautela, para acompañar la actual situación de crisis -dijo Fabián Falco, director de Relaciones Externas de Repsol YPF.- Si nuestro cálculo hubiera sido estrictamente matemático, seguramente el ajuste hubiera sido otro."

Advertencia

Especialistas del sector, en cambio, no admiten subas superiores al 13 por ciento. "En realidad no queda mucho por reajustar", dijo un consultor.

El nuevo escenario económico desató además una dura interna en el sector petrolero. Los protagonistas son, por un lado, los productores de petróleo (fundamentalmente empresas como Pecom, ex Perez Companc, y Pan American Energy, ya que es poco lo que Repsol YPF les vende a las refinerías locales), y por el otro, las productoras y comercializadoras de combustibles sin crudo propio en el país, como Shell y Esso.

En el centro de la disputa están los contratos para la venta de crudo, que en su mayor parte vencen entre abril y mayo próximo. Como quedó establecido en la ley de emergencia económica, si no hay acuerdo entre las partes, todos los convenios quedan pesificados.

Se descuenta que a partir del vencimiento de los contratos, y de no mediar un acuerdo entre las empresas y el Gobierno, el valor del petróleo se fijará según la cotización del dólar en el mercado.

Durante enero último, las productoras vendieron tomando como referencia una cotización del dólar de $1,20. Durante los primeros quince días de febrero, esa cifra subió ligeramente, a 1,2250 peso. Y del 15 al 28 de febrero se estableció en 1,40 peso.

Oscar Vicente, presidente de la Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH) y ejecutivo de Pecom, dijo que "somos conscientes de que el Gobierno quiere ser cuidadoso con el impacto de la devaluación sobre los combustibles. Los petroleros también vamos a serlo."

Mientras tanto, la próxima semana el Ejecutivo definirá si reemplaza las retenciones a las exportaciones por un impuesto a la producción de crudo en boca de pozo, como piden las petroleras.

En ese caso, será imprescindible un acuerdo entre el Gobierno y las compañías. Es que las retenciones, al abaratar el petróleo en el mercado interno (con un barril a US$ 20 el precio quedaría en US$16), actúan como un contenedor de precios.

Línea de largada

El 18 de febrero último, la anglo-holandesa Shell anunció aumentos del 3 al 5% en sus naftas; la siguió Esso, con incrementos del 5 al 6% que incluyeron al gasoil; las subas de Repsol YPF, que por su posición en el mercado actúa como un orientador de precios, no llegaron al 2 por ciento, y lo mismo pasó con la cadena Eg3, ahora en manos de la brasileña Petrobras.

(03/03/02) Mercado aerocomercial

El alza en el combustible golpea a las líneas aéreas

Habría subas del 30%; podrían trasladarse a los pasajes

Sin respiros ante una recesión que les hace perder sumas millonarias desde hace tiempo, las aerolíneas se encontrarán en los próximos días con un nuevo golpe que puede, en muchos casos, dejarlas muy cerca del knock out: el aumento en los combustibles.

Los representantes de los principales proveedores de JP1 -el derivado del petróleo de alto octanaje que utilizan los aviones-, como Repsol YPF, Esso y Shell, les anticiparon a estas empresas que los incrementos podrían alcanzar el 30% y que muy probablemente se darán a conocer esta semana.

La circunstancia puede agravar considerablemente el panorama en un mercado que, durante la primera quincena del mes último, y en relación con el mismo lapso de 2001, perdió el 23,82% de los pasajeros de cabotaje y el 56,18% del tráfico internacional, lo que supone una caída del 59,32% de las ventas totales de todo el sector.

La cuestión tiene, además, un inconveniente obvio: cualquier aumento podría ser trasladado a las tarifas. "En algún momento esos costos se van a aplicar en los precios finales. Es probable que ya empiecen a llegar facturas más caras en los próximos días, pero hasta el momento no hubo ninguna comunicación oficial", dijo Fernando Dozo, titular de la Junta de Representantes de Compañías Aéreas (Jurca).

En las compañías tampoco tuvieron información concreta desde las petroleras, más allá de que se hicieron varios contactos la semana última. "Nosotros les compramos a Repsol YPF, Shell y Esso, pero ninguna nos dijo nada hasta el momento", explicó Julio Scaramella, vocero de Aerolíneas Argentinas, empresa de capitales españoles.

También desde la semana última las aerolíneas tienen pedida una reunión con el secretario de Energía y Minería, Alieto Guadagni, para conversar sobre el tema. "Creemos que el Gobierno debería mediar. Es cierto que este aumento que afecta al transporte aéreo no tiene una incidencia masiva en el resto de la economía, como puede ocurrir, por ejemplo, con la suba en el gasoil. Pero puede plasmarse en las tarifas y retraer más la demanda", dijo Dozo.

Se espera que las reuniones con Guadagni no tengan una respuesta inmediata. El Gobierno intenta, desde hace casi un mes y con desenlace incierto, que las compañías petroleras no apliquen más alzas en los precios finales de la nafta y el gasoil, que alcanzaron el 6 por ciento. Las líneas aéreas afirman que tienen entre un 50 y un 60% de los insumos en dólares. Y el combustible significa alrededor de un 25% del costo operativo de cada firma.

Así, cualquier escenario de aumentos sería una nueva distorsión para esta industria, que revivió en los últimos días la controversia por las bajas de tarifas que introdujo Aerolíneas Argentinas hace cuatro meses, con el objeto de tomar una mayor porción de mercado después de una prolongada parálisis operativa, antes de ser adquirida por el holding español Marsans.

(08/03/02) El valor de las naftas

Shell, Esso y Repsol-YPF anunciaron nuevos aumentos

Las petroleras informaron sobre incrementos en los precios de sus productos; las subas en algunos casos superan el 5 por ciento

Las compañías petroleras Shell, Esso y Repsol-YPF anunciaron hoy los nuevos precios sugeridos al público de sus combustibles, que acusan aumentos que van desde el 2,3 al 5,3 por ciento.

Los incrementos comenzarán a regir a partir de esta medianoche en el caso de Shell, en tanto Esso informó en un comunicado que las modificaciones en los valores están vigentes "a partir del día de la fecha".

Estos son los cuadros tarifarios de Esso y de Shel, con los precios los nuevos y la diferencia porcentual. Repsol-YPF informó que el alza de sus precios es del 3 por ciento.

Shell

Nafta V-Power: $ 1,199 (+2,3%)

Nafta Super: $ 1,089 (+2,5%)

Nafta Común: $ 0,929 (+2,4%)

Pura Diesel/Fórmula Diesel: $ 0,619 (+5,1%)

Gasoil: $ 0,599 (+5,3%)

Esso

Nafta Energy 8000: $ 1,219 (+4,0%)

Nafta Energy 5000: $ 1,109 (+4,4%)

Nafta Energy 3000: $ 0,939 (+3,5%)

Energy Diesel: $ 0,626 (+4,9%)

(09/03/02) Política económica

"Inevitable" aumento en tarifas aéreas

Las aerolíneas picaron en punta y, al menos hasta el momento, son las únicas empresas de transporte que anunciaron que van a trasladar a sus tarifas el aumento en el precio de los combustibles.

El último jueves, el presidente de Aerolíneas Argentinas, el español Antonio Mata, reconoció que el incremento en los tickets aéreos "es inevitable" y que los destintos cortos de cabotaje serán los más perjudicados.

Tradicionalmente, Aerolíneas, al ser la líder del mercado, es la empresa que marca el rumbo en materia de tarifas. Por esta razón no sorprendió que poco después de que la firma controlada por el grupo español Marsans confirmara la suba en las tarifas, sus competidores anunciaran que planean seguir sus pasos.

Cartel petrolero

En el caso de ARG (la ex LAPA), el titular de la empresa, Guillermo Francos, sostuvo que la tarifa de referencia del mercado aerocomercial -establece que los precios no pueden situarse ni por debajo ni sobre una variación del 35 por ciento de esa cifra- debería incrementarse un 76 por ciento.

Por su parte, en Southern Winds reconocieron que también habrá aumentos, aunque todavía no precisaron en qué nivel.

En el momento de anunciar la inevitabilidad de las subas, Mata no ahorró críticas contra las empresas petroleras, a las que acusó de haberse unido para aplicar un doble aumento en los precios de los combustibles.

"Las petroleras actúan en este momento como un cartel", sostuvo.

Suben los combustibles hasta el 5,3%

Las empresas justificaron el segundo aumento de precios de las naftas y del gasoil en menos de un mes por el alza del dólar

El incremento del 0,56% al 5,3% impactará en los costos del transporte de pasajeros y cargas El Gobierno negocia una rebaja a cambio de reemplazar las retenciones a las exportaciones

Los automovilistas llenarán más caro sus tanques después de que las compañías petroleras aumentaron otra vez, a primera hora de hoy, los precios de sus combustibles, incluidas naftas y gasoil. Al compás de la suba del dólar, que ayer cerró a 2,28 peso para la venta, las distribuidoras remarcaron entre el 0,56% y el 5,3%, entre uno y cuatro centavos, lo que impulsará los costos del transporte de pasajeros y cargas. El efecto final puede repercutir en los valores de artículos de consumo masivo.

El precio de los combustibles, que durante años varió de acuerdo con la cotización del barril de crudo o la carga impositiva, ahora empezó a oscilar con el dólar. En enero pasado, el primer mes de la devaluación, los valores se mantuvieron estables, mientras el dólar cotizaba a $ 1,40. La estampida de la divisa a $ 2 en febrero provocó la primera remarcación generalizada, de hasta el 6 por ciento.

El vocero de Esso, Tomás Hess, justificó el alza porque el 75% de sus costos está en dólares. El barril de crudo WTI (de referencia en Estados Unidos) cerró ayer a US$ 23,4, cuando empezó el año a menos de $20.

Pero el precio de la nafta está poco dolarizado. El 60% corresponde a impuestos (a la transferencia de los combustibles, tasa hídrica, IVA e Ingresos Brutos), que mantuvieron sus niveles; alrededor de 10% va al bolsillo de los dueños de las estaciones de servicio, y el resto depende de las comercializadoras de combustibles.

Las mayores exportaciones corren por cuenta de las productoras de crudo (Repsol YPF, Pan American Energy, Perez Companc, Chevron y San Jorge, entre otras). Esso y Shell sólo refinan el petróleo y comercializan los combustibles en la Argentina, por lo que se enfrenten con más dificultades para moderar sus valores. En la actualidad, ambas negocian con las compañías extractoras para fijar un tipo de cambio que impacte en menor medida en los surtidores.

"El aumento de los precios sirve para atemperar el impacto de la devaluación en nuestra empresa", dijo Hess. Alegó que el alza se decidió en defensa de sus "2200 empleados, los 15.000 trabajadores de las estaciones de servicio y las 2000 Pyme proveedoras". Los expendedores de combustibles, no obstante, despotrican porque aducen que el incremento pulveriza su rentabilidad.

"Pasamos del 12 por ciento a nada", aduce el titular de la Asociación de Estaciones de Servicio, Manuel García. La nafta premium subió cuatro centavos, el 3,5%, hasta $ 1,17 en las estaciones de la española Repsol YPF. En la norteamericana Esso se elevó cuatro centavos, el 4%, a $ 1,21. En tanto, la angloholandesa Shell aumentó dos centavos, el 2,3%, a $1,19.

YPF, que controla el 31% del mercado, incrementó cuatro centavos el precio de la nafta súper, hasta $ 1,05, lo que supone un 3,93% más. "Con este aumento aún seguimos por debajo del nivel de precios de la competencia", se encargaron de subrayar en la petrolera española.

Esso (13% de la torta) la aumentó cuatro centavos, por lo que quedó en $ 1,10, un 4,4% más. En Shell (18% del mercado) la suba fue de dos centavos, el 2,5%, a $ 1,08.

La nafta común se encareció en un centavo en YPF, el 0,56%, hasta alcanzar los $ 0,90. Esso la elevó tres centavos, el 3,5%, a $ 0,93, mientras que Shell remarcó dos centavos, el 2,4%, hasta $ 0,92. El gasoil, el combustible más usado en el sector del transporte, subió dos centavos, el 3,08%, a $0,60 en YPF. En Shell se elevó tres centavos, el 5,3%, a $ 0,59. En tanto, en Esso costará tres centavos más, $ 0,62, lo que supone un alza del 4,9 por ciento.

 

(09/03/02) La crisis económica: remarcaciones de las tres grandes petroleras

Aseguran que los combustibles seguirán aumentando

Los empresarios de compañías petroleras y de estaciones de servicio coinciden en afirmar que la suba de los precios "es inevitable"

Empresarios de compañías petroleras y de estaciones de servicio afirmaron hoy que la suba de precio en los combustibles "es inevitable" y anunciaron que continuará hasta alcanzar un valor de equilibrio con la devaluación del peso respecto del dólar.

Desde el primer minuto de hoy, Repsol YPF subió el precio al público de los combustibles en un promedio del 3 por ciento, en tanto que Shell y Esso lo hicieron entre el 2,3 y el 5,3 por ciento.

Por su parte, el director de Asuntos Públicos de Esso, Tomás Hess, explicó que para paliar el impacto de la devaluación "es preciso llegar a un tipo de cambio moderado que no incida en el precio final de los combustibles".

Las compañías que no producen petróleo, sino que deben adquirirlo, como Esso y Shell, manifestaron la imposibilidad de manejar los precios de los combustibles dado el encarecimiento en la compra del crudo que les significó la devaluación.

(11/03/02) Advierten que no permitirán una nueva suba del combustible

Representantes de las entidades gremiales y empresarias del transporte dijeron que harán todo lo necesario para que las empresas petroleras depongan su actitud

Representantes de las entidades gremiales y empresarias del Transporte Automotor de Cargas le expresaron hoy al presidente Eduardo Duhalde que no están dispuestos a aceptar "ningún aumento más" en el precio de los combustibles, en tanto que advirtieron que si las empresas petroleras continúan por este camino van a "luchar enérgicamente" hasta que depongan su actitud.

El titular de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas, Luis Morales, afirmó que tanto los empresarios como el gremio del transporte harán "todo lo que sea necesario" para que no se produzcan más aumentos que, según sus estimaciones, están en el orden del "12 ó 17 por ciento acumulativo" en el último tiempo.

En la reunión con Duhalde participó también el titular del gremio de los camioneros, Hugo Moyano y los integrantes de las entidades empresarias Catac, CNTA.

(12/03/02) Política económica

Petrobras también aumentó el precio de todos sus combustibles

Aplicó un alza de entre 1,66% y 3,88% en la nafta y el gasoil

La compañía brasileña Petrobras se acopló ayer a los aumentos en los precios de los combustibles que dispuso la mayoría de las empresas petroleras el fin de semana: aplicó un alza de entre el 1,66% y el 3,88% para todos sus productos Eg3. Mediante un comunicado, la empresa señaló que la modificación tarifaria se había hecho "en función de las condiciones en que opera el mercado argentino".

El incremento dispuesto por la firma brasileña se suma a los de hasta el 5,3% aplicados el sábado último por Repsol YPF, Esso y Shell, en lo que fue el segundo aumento de los combustibles en dos semanas, como consecuencia de la devaluación, según explicaron desde las empresas.

Así, los precios de Eg3 quedaron fijados de la siguiente manera: el litro de nafta súper 97 octanos subió de $ 1,144 a $ 1,184 (+3,49%); el de nafta súper 95 octanos, de $ 1,029 a $ 1,069 (+3,88%); el nafta de común, de $ 0,899 a $ 0,914 (+1,66%), y el del gasoil, de $ 0,589 a $ 0,609 (+3,39).

Las subas se dan en un contexto de desacuerdo en las empresas con la última medida tomada por el Gobierno respecto del sector: la aplicación de un impuesto del 20% a las exportaciones de petróleo y de un 5% a los derivados.

Reclamo de transportistas

Los aumentos volvieron ayer a generar el rechazo del sector transportista de cargas, alarmado por las modificaciones en el gasoil, un insumo que puede disparar al resto de los precios de la economía. Los empresarios de las cámaras de esa actividad se reunieron en la Casa Rosada con el presidente Eduardo Duhalde y le plantearon las dificultades que estas medidas podrían generar.

Le pidieron al jefe del Estado una intervención para que las petroleras dejen sin efecto los incrementos. Participaron del encuentro el titular de la Confederación Argentina de Transporte Automotor de Cargas (Catac), Rubén Agugliaro; el presidente de la Federación Argentina de Entidades Empresarias de Autotransporte de Cargas (Fadeeac), Luis Alberto Morales, y el de la Confederación Nacional del Transporte Argentino (CNTA), Pedro Piermattei.

"El presidente Duhalde se comprometió a analizar una serie de ocho puntos que le hemos dejado, y va a dar las instrucciones para que los funcionarios que corresponda comiencen a trabajar en ellos", dijo Morales al término de la reunión.

"Las empresas multinacionales les están torciendo el brazo al Presidente y a todos los argentinos, porque están generando aumentos de los combustibles que van a llevar a una explosión", agregó Agugliaro.

Los dirigentes reclamaron también la instrumentación del registro único del transporte de carga y el mantenimiento del fondo fiduciario para la construcción de rutas.

Por otra parte, los transportistas, junto con los representantes sindicales, dijeron que no están dispuestos a aceptar otro aumento en los combustibles y que lucharán para evitar más cambios en las tarifas.

 

(18/03/02) Mercado aerocomercial

Se estima una suba de entre 10 y 20 % para los pasajes aéreos

Los destinos más perjudicados serán los de cabotaje; las ventas cayeron un 60%

Las compañías aéreas podrían aumentar esta semana los precios de los pasajes en un nivel que oscilará, en una primera etapa, entre el 10 y el 20%. Mucho dependerá, en concreto, del desenlace que tengan las negociaciones con las empresas petroleras, que ya aplicaron alzas en las tarifas de combustible, decisión que se convirtió en el disparador principal del incremento en los tickets aéreos.

"Vamos a tratar de que el impacto sea el menor posible. No decidimos todavía los nuevos precios. Lo van a definir las conversaciones con las petroleras", dijo Julio Scaramella, vocero de Aerolíneas Argentinas. Repsol YPF y Shell, las principales proveedoras, aplicaron alzas hace siete días. La empresa española lo hizo en un 7%, y Shell, en un 40%, lo que obligó a las aerolíneas a hacer nuevas cuentas. Ahora, la prioridad del sector es lograr mejores condiciones. Por ejemplo, que algunos insumos no se cobren al dólar libre.

Hasta aquí, las intenciones. Pero la otra parte dependerá de la decisión que tome Aerolíneas Argentinas, la firma que tiene la mayor parte del mercado y la que instaló, hace cinco meses, la controversia por los precios bajos. Aunque aún no dio detalles ni números de su nueva estrategia, la entidad del grupo español Marsans prevé aumentar entre un 12 y un 15% en los destinos de cabotaje, para atenuar el impacto en los internacionales.

Por lo demás, continúan las negociaciones del resto de las empresas para cambiar la regulación de precios. La Asociación de Líneas Aéreas de la Argentina (Alara) le pidió la semana última al secretario de Turismo, Daniel Scioli, la ampliación de la tarifa de referencia, que establece que los precios no pueden excederla ni situarse por debajo en un 30%. Sin embargo, todavía no han recibido respuesta.

¿Pasajeros en riesgo?

Southern Winds, en tanto, ya aplicó algunas subas por cambio de temporada, y calcula alzas de entre el 10 y el 20% para los próximos días.

Por Francisco Olivera

De la Redacción de LA NACION

Crisis en el aire

Cabotaje: el tráfico aéreo dentro del país cayó casi un 24% durante el primer bimestre de este año, en relación con el mismo lapso de 2001.

Internacional: los vuelos desde y hacia el exterior disminuyeron casi un 55% en el mismo período.

Precio en dólares: según las líneas aéreas, la tarifa promedio de un tramo de cabotaje es, en estos momentos, de US$ 35. Antes de la devaluación era de US$ 120.

Costo: el 60% de los costos operativos de una empresa aérea se abona, según las compañías, en dólares. Este es el principal argumento que exhiben para trasladar a las tarifas el impacto de la devaluación.

(20/03/02) Continuarán las subas en los combustibles

Las empresas lo decidirán en pocos días

Las compañías petroleras continuarán con los aumentos de combustible en los próximos días. Ninguna de ellas decidió todavía en qué nivel, pero todas tienen la certeza de que no pasarán demasiados días antes de que se vuelva a anunciar el tercer incremento del año en la nafta y el gasoil.

Por otra parte, el presidente Eduardo Duhalde confirmó ayer que las retenciones a las exportaciones de crudo bajarán del 20 al 10% durante 2003. "Pero les he pedido que adelanten, por lo menos, $ 240 millones para fines de abril", dijo. Ayer, el Ministerio de Trabajo prolongó por 15 días más la conciliación obligatoria entre los empresarios y los trabajadores del sector.

Repsol YPF subió el 4% la nafta y el gasoil 23.03.02

Los surtidores de las estaciones de servicio YPF dejaron de ser los menos caros en la competencia entre las grandes petroleras. Por lo menos por el momento. Hoy, a la 0, comenzó a regir un aumento del 4%, hasta cinco centavos, en el precio de los combustibles de la compañía española Repsol YPF.

El director de Relaciones Institucionales de la empresa, Fabián Falco, dijo que el incremento no se debe al alza del dólar de ayer a más de tres pesos por divisa. Por la devaluación del peso en las semanas anteriores se preveían remarcaciones paulatinas, según manifestó Falco. "El Gobierno estaba informado", añadió.

"Los combustibles iban a subir la semana próxima, pero se adelantó la decisión unos días por el fuerte incremento en el costo de la materia prima", advirtió el vocero local de Repsol YPF. El barril de crudo WTI (de referencia en Estados Unidos) cotizaba a principios de año a 19 dólares y ahora está en 25.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que dominan los productores de Medio Oriente y Venezuela, advirtió recientemente que dejará de despachar crudo hasta que el barril alcance los 28 dólares. Durante los años de la convertibilidad las compañías locales bajaban y elevaban los precios alegando modificaciones en el valor del petróleo, aunque las organizaciones de expendedores alertaban que las subas siempre superaban a las disminuciones.

Al alza de crudo se sumó ahora la depreciación del peso para fogonear un encarecimiento de los combustibles. Falco condicionó un futuro aumento de precios a la evolución del dólar: "Hay que ver si queda en 3,10 pesos. Si es así, supongo que subiría más. No sé si el dólar o el crudo tocaron su techo".

El director de Repsol YPF advirtió, no obstante, que el precio del gasoil mayorista para el transporte cuesta menos que hace un año: "Porque venía bajando desde septiembre último". El directivo concluyó que por eso el nivel del gasoil no debería impactar, por ahora, en los precios del transporte de cargas y pasajeros ni en los de las mercaderías en general.

La nafta Fangio XXI (ultra) se encareció cinco centavos a $ 1,22, un centavo más cara que en la norteamericana Esso, tres más que en la angloholandesa Shell y cuatro más que la brasileña EG3. La súper de YPF escaló otros cinco centavos hasta $ 1,10, igual que en Esso, dos más que en en Shell y cuatro más que EG3.

La común de la empresa española se elevó cuatro centavos a $ 0,94, uno más que en Esso, dos más que en Shell y tres más que en EG3. El gasoil de YPF fue remarcado dos centavos a $ 0,62, el mismo nivel que Esso, dos más que EG3 y tres más que Shell.

Tomás Hess, director de Relaciones Institucionales de Esso (filial de Exxon Mobil), confirmó nuevos aumentos. "Vamos a ver cómo queda el dólar, pero así como está las subas son inevitables e insignificantes en relación con la devaluación", opinó Hess, que aduce que el 75% de los costos de la refinación de crudo está en dólares.

Una fuente de Shell admitió que el impacto de la depreciación del peso aún no se trasladó completamente al valor de los combustibles. "Se estudia la situación. Todavía desconocemos si subiremos los precios o no", aclaró.

Un vocero de EG3, subsidiaria de Petrobras, afirmó que por el momento la compañía no tomó la decisión de remarcar los tableros de las estaciones.

"Hoy (por ayer) no se analizó", declaró. Pero la apreciación del dólar en un 210% y del crudo en 25% desde principios de años marcan el ritmo.

(01/04/02) Por la devaluación: es el cuarto aumento del año

Repsol YPF subió un 4% el gasoil

Todas las petroleras admiten que los incrementos continuarán aplicándose de manera paulatina

Desde que empezó el año la firma de capitales españoles aplicó un 15% de alza en el gasoil Quejas de los expendedores Continúa incierto el desenlace de las retenciones

La compañía petrolera Repsol YPF aumentó el viernes último un 4% el precio del gasoil como consecuencia de los costos ocasionados por la devaluación del peso. Así, el litro de ese combustible pasó de 0,626 a 0,655 peso y acumula un alza del 15% desde principios de año.

Según la compañía, la nueva modificación en las tarifas -la cuarta desde que el Gobierno decidió devaluar el peso- se hizo porque su rentabilidad es aún negativa.

"En febrero el volumen de ventas de combustible nuestro cayó un 4,4% respecto del mismo mes del año anterior. Y aun así ganamos casi dos puntos de mercado. Eso indica que hubo otras compañías que sufrieron una caída más fuerte. Todavía tenemos los precios más bajos del mercado, pero estamos vendiendo volumen a pérdida. Los ajustes son inevitables, aunque tratamos de que impacten lo menos posible", dijo Fabián Falco, director de Relaciones Externas de la firma de capitales españoles.

Quejas de expendedores

Repsol YPF volvió ayer a afirmar que durante Semana Santa el suministro de gasoil se había desarrollado con normalidad, al contrario de lo que habían afirmado en las empresas de colectivos.

Manuel García, titular de la Asociación de Estaciones de Servicio Independientes (AESI), se quejó del nuevo aumento de la entidad española: "Esto sucedió cuando nadie lo esperaba, y más durante el viernes santo. Y se guardaban el combustible porque estaba el aumento en puerta. Esto sugiere una posición especulativa de la empresa, que prefirió guardar el combustible para llenar tanques con el nuevo precio. Así se generó un problema de desabastecimiento, algo que es negado por la empresa", dijo a la agencia de noticias DyN García, que encabeza una entidad que agrupa a 1200 estaciones independientes, comúnmente llamadas "de bandera blanca".

A pesar de las quejas, los combustibles de todas las compañías continuarán aumentando en los próximos días, según adelantaron en los últimos días ejecutivos de las distintas firmas. En las empresas consideran que deben recuperar las pérdidas generadas por la depreciación del peso y el incremento del barril de petróleo crudo desde enero. Sin embargo, todas coinciden en que las modificaciones deberán aplicarse de manera paulatina para evitar conflictos.

"La carne aumentó un 50%, pero no se produjo todo de golpe, porque eso provocaría problemas. Nosotros vamos a hacer lo mismo", afirmaban anoche en una de las compañías líderes que operan en el país.

Incertidumbre

Mientras tanto, en el sector continúa la incertidumbre respecto de las decisiones del Gobierno. Hace diez días todas las petroleras descontaban que el presidente Eduardo Duhalde firmaría, inmediatamente de regresar de Monterrey, México, el decreto que reducía a la mitad las retenciones a las exportaciones de crudo, que hoy pagan un 20%. La medida contemplaba, además, un adelanto de 240 millones de pesos desde los privados.

Pero las urgencias de caja y el alza del dólar cambiaron de cuajo el panorama horas después. Así, no sólo jamás se firmó aquel decreto, sino que la nueva normativa es apenas un esbozo en papel que genera discusiones dentro del propio Gobierno.

Desde el Palacio de Hacienda se intenta subir del 10 al 20% las retenciones del resto de las materias primas y dejar sin efecto las referidas rebajas en el crudo. Duhalde, en cambio, considera que un aumento impositivo no es viable desde el punto de vista político.

Hay funcionarios de Economía que quieren, además, gravar con un 10% la venta externa del gas licuado de petróleo (que se vende en garrafas y tubos), un producto que no está afectado por ese tributo. Sin embargo, en un principio, la promesa de Duhalde a los petroleros había sido exceptuarlos de esa medida. "El espíritu es no gravar el GLP. Pero puede pasar cualquier cosa", decían ayer en una de las empresas.

/01/04/02) Eg3 anunció el aumento de sus naftas y gasoil

La compañía petrolera Eg3 aumentó desde hoy los precios de sus combustibles entre el 0,4 por ciento para las naftas y el 4,7 por ciento para el gasoil, de acuerdo con lo señalado por fuentes de la empresa.

De este modo, Eg3 se suma al resto de las compañías que en las últimas semanas ajustaron los precios de sus productos, principalmente por el efecto de la devaluación del peso.

Las tarifas, con los precios anteriores y los actuales

Súper 97 SP+: de 1,229 a 1,234 (0,4%)

Súper+: de 1,114 a 1,129 (1,3%)

Normal 86+: de 0,949 a 0,954 (0,5%)

Diesel+: de 0,634 a 0,664 (4,7%)

Habrá más subas esta semana en las naftas

Eg3 aumentó ayer hasta un 4,7%

02.04.2002 | sección Economía

Difícil situación de Central Puerto

Podría dejar de generar energía

02.04.2002 | sección Economía

Desde esta madrugada circulan los colectivos

Fin de la protesta por falta de combustible

02.04.2002 | sección Inf. General

Shell sube sus precios a partir de la medianoche

La petrolera incrementará sus naftas el 3,6 % y su línea diesel y gasoil 6,2 %

02.04.2002 | sección Economía

Shell volvió a subir los precios de sus naftas

Esso aplicaría esta noche más alzas

03.04.2002 | sección Economía

Desde hoy, la nafta de Esso es hasta un 4,2% más cara

Se suma así a las subas de Shell y Eg3

04.04.2002 | sección Economía

Repsol YPF volvió a subir 5% sus precios

Justificó la medida por la devaluación y el alza del crudo
06.04.2002 | sección Economía

Economía descarta bajas impositivas
08.04.2002 | sección Economía

Repsol YPF y Shell elevaron otra vez los precios de los combustibles; la nafta subió hasta el 4%
13.04.2002 | sección Economía

La compañía petrolera anunció subas promedio del 4,5% en las naftas y del 5,7% en el gasoil
12.04.2002 | sección Economía

Según los expendedores, el 35% de las estaciones de servicio tiene problemas de abastecimiento
12.04.2002 | sección Economía

En declaraciones a LA NACION LINE , el presidente de la Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina consideró que la situación es alarmante y pidió la fijación por parte del Gobierno de un precio del crudo para el mercado interno

13.04.2002 | sección Economía

Reducción de servicios y paros en el transporte

17.04.2002 | sección Economía

Propuso a las firmas productoras fijar el valor del crudo y compensarlas con menos retenciones

17.04.2002 | sección Economía

 

Como corolario, creemos atinado transcribir las expresiones del Vice Ministro de Economía de la Nación don Jorge Todesca, aparecidas en el diaio Ambito Financiero del 06-03.0231 "La modificación en el tipo de cambio introduce modificaciones en los costos de las empresas privatizadas, pero no significa que todo eso vaya a repercutir en modificación de tarifas".

 

Volver a Retrospectiva